Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 17 DE FEBRERO DE 2017 abc. es espana madrid MADRID 85 Uno de los atacantes del doctor Frade fue también juzgado por asesinar a un urólogo Nosotros trabajamos por encargo dijeron a la Policía Juan el Barbó y su compinche CARLOS HIDALGO MADRID Juan de Dios Rueda González, español de 64 años, está considerado por los investigadores el más peligroso de los atacantes del doctor Ignacio Frade, el suceso que ocupó titulares el pasado abril cuando entró, junto a su compinche, Juan José Mata Pina, de 70 años, en la casa y la clínica del cirujano plástico. Tras la detención de ambos, ABC desveló esta semana que Rueda González, apodado Juan el Barbó había sido condenado a 50 años de cárcel por matar a un hombre en el bar La Parada de Hortaleza y herir gravemente a otro a tiros. En esa misma época, verano de 1991, este delincuente fue arrestado por su supuesta participación en la muerte del urólogo Eugenio Rivero, también en Madrid. Se le señaló como el sicario contratado por el cirujano Dionisio Ballesteros, jefe del equipo médico que trató al alcalde Enrique Tierno Galván. Por aquella conspiración para matar también se sentaron en el banquillo la pareja de El Barbó Pilar Sánchez (encubridora) y los hermanos Merinero. La trama se había montado en torno a los celos del doctor Ba- llesteros, que señalaba al urólogo como el amante de su mujer. Lo mataron de un tiro en la nuca. La investigación de Homicidios (que duró nueve meses) y los informes iniciales de la Fiscalía eran demoledores; de hecho, llegaron a pisar la cárcel, de manera preventiva, tanto el denominado entonces inductor del crimen, como el pistolero y su novia. Sin embargo, en mayo de 1994, llegó la sorpresa: la acusación particular, ejercida por la familia de la víctima, retiraba los cargos contra los cinco reos, en plena vista oral. Y todos quedaron libres. Las especulaciones por el giro que tomó la situación, como resulta evidente, fueron de lo más variopintas. La explicación oficial fue la siguiente: Creo que las posibilidades de éxito son muy pocas y ya no tengo elementos para continuar argumentaba el abogado de la familia, Carlos Teixidor Al retirarse la acusación, no existe posibilidad alguna de seguir adelante La Fiscalía, poco antes, también se había retirado del caso, al no hallar pruebas concluyentes. Si El Barbó hubiese sido sentenciado culpable, se podría ironizar con que su especialidad criminal son los médicos. Un urólogo y, 25 años después, un cirujano estético, el doctor Frade. Sobre su implicación en este suceso, tanto El Barbó (que residía en San Martín de la Vega pero fue detenido en San Blas) como su consorte, Mata Pina, que vivía en Torremolinos (Málaga) demostraron que son perros vie- El doctor Ignacio Frade, el pasado abril en el portal de su casa JAIME GARCÍA Autoría material El cirujano y su asistenta han reconocido por fotos a los dos imputados sin ningún género de dudas Juicio fantasma El Barbó y el resto de acusados por el crimen del urólogo quedaron libres tras retirarse la acusación jos. Se negaron a declarar ante la Policía. Se limitaron a pedir un abogado y a espetar: Nosotros trabajamos por encargo Ya están en prisión. Pero los investigadores tienen clarísimo que fueron los autores materiales del asalto al médico. Este y la otra víctima del suceso, su asistenta, los han señalado sin género de dudas en un reconocimiento fotográfico. La autoría intelectual, sin embargo, será muy complicada de probar, aunque el propio Frade señala a dos de sus exparejas y el móvil económico. Usera Intervienen 660 kilos de alimentos mal conservados M. J. ÁLVAREZ MADRID mismo sucedía con otros productos, como mariscos y crustáceos, apelmazados entre el hielo acumulado, a causa de la reiterada ruptura de la cadena del frío. Entre los pescados había percas de más de cinco kilos cada una. Seiscientos sesenta kilos de pescado, carne y marisco en pésimo estado de conservación. Todo ese género, parte del cual estaba expuesto para su venta, fue decomisado por la Policía Municipal en un supermercado regentado por un comerciante oriental, situado en el distrito de Usera. La mayoría de los alimentos, de dudosa procedencia, carecían del correspondiente etiquetado y los que lo tenían, llevaban hasta dos años con la fecha de caducidad sobrepasada. El encargado del negocio, que se enfrenta a la comisión de un presunto delito contra la seguridad alimentaria, explicó a los agentes que él saca- ba el género durante un periodo indeterminado de tiempo y que, si no le daba salida y comenzaba a deteriorarse, lo congelaba, para volver a repetir la operación una y otra vez. Así lo indicó una portavoz del Cuerpo. El asunto se descubrió el pasado miércoles durante una de las inspecciones rutinarias que realizan los agentes del Área de Consumo. En vista de la situación, decomisaron en el establecimiento, situado en el número 5 de la calle de Nicolás Sánchez, toda esa mercancía. La que no estaba expuesta al público se encontraba almacenada en grandes congeladores. Por si no fuera suficiente, la Policía Municipal halló tam- Grave riesgo Los agentes intervinieron y precintaron el género, repartido en tres arcones, debido al grave riesgo que la comercialización de estos productos representa para la salud de los ciudadanos. Además, el establecimiento también vendía decenas de botellas de alcohol de alta graduación sin el precinto de las bebidas sujetas a impuestos especiales y el de sanidad. La mercancía fue puesta a disposición de los técnicos de Sanidad y Consumo, a la espera de su valoración e informe. El supermercado sigue abierto al público aunque ya no vende productos frescos. El pescado decomisado PM bién carne (la mayoría, de ave) descongelándose en varios cajones, a temperatura ambiente, sin ningún tipo de refrigeración. Otros alimentos estaban en bolsas en el suelo o sobre electrodomésticos sin enchufar. Lo