Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA VIERNES, 17 DE FEBRERO DE 2017 abc. es espana ABC De la sorpresa al estupor total Origen desconocido La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) presenta un informe sobre el caso Pujol basado en el contenido de un pendrive aportado por la Policía Judicial cuyo origen no acredita. Dicen que se obtuvo vía inteligencia policial pero el juez sospecha que procede de un hackeo de los ordenadores de la familia Pujol. Tiene 1.804 archivos Destruido A la vista de las contradictorias versiones de los mandos policiales sobre el origen de esta memoria informática, el juez decide abrir una pieza separada para despejar la incógnita. El inspector jefe Bonifacio Díaz, Boni un mando de la máxima confianza del ex DAO Eugenio Pino, declaró ante el magistrado que había destruido el citado pendrive. En un cajón El inspector jefe de la sección primera de blanqueo de la Brigada Central de Blanqueo y Anticorrupción de la Policía Nacional encuentra un pendrive ordenando los diferentes cajones y armarios de su despacho y es entregado al juez. La reacción de asombro es generalizada. Al volcarlo, se encuentran 868 archivos sobre operaciones de la familia. A declarar En relación al primer pendrive, el juez cita a declarar al anterior jefe operativo de la Policía (DAO) el mencionado Eugenio Pino, y al que fuera jefe de Asuntos Internos a sus órdenes, Marcelino Martín- Blas. Además convoca a dos exempleados de la agencia de detectives Método 3 a los que Pino había señalado como origen de la información bajo investigación. El ex número dos de la Policía se desliga del pendrive incierto del caso de los Pujol Pino afirma que no accedió al contenido de la memoria que amenaza la causa LUIS P. ARECHEDERRA MADRID Zoido niega presiones de los excomisarios El titular de Interior, Juan Ignacio Zoido, negó ayer que existan presiones de policías jubilados al nuevo equipo que dirige el Ministerio y limitó a unos ajustes los cambios que lidera el nuevo director adjunto operativo (DAO) del Cuerpo, el comisario principal Florentino Villabona. No me consta presiones por parte de policías jubilados. Confío en los que ahora están desempeñando sus funciones, sabrán cumplir con sus altas responsabilidades dijo en una entrevista en la Cadena Cope, en la que añadió que no se trata de hacer ningún proceso de revisión Al hilo de una pregunta, dijo no conocer al excomisario José Manuel Villarejo. El antiguo número dos de la Policía Nacional Eugenio Pino trató ayer de desvincularse de un pendrive una memoria informática incorporado al caso Pujol cuyo origen desconocido preocupa al juez de la investigación y que ha puesto en peligro la validez de parte de la causa que indaga en los negocios del clan. El comisario jubilado explicó ayer al juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ante quien declaró ayer como testigo durante dos horas que fue incapaz de acceder al contenido del pendrive cuando llegó a sus manos porque estaba encriptado, protegido por unas claves. Pino relató ante el juez que a él le entregó la memoria el antiguo jefe de Asuntos Internos de la Policía Nacional, el comisario Marcelino Martín Blas, quien declara hoy ante el magistrado por los mismos hechos. Según la versión de Pino, tras no poder abrir el pendrive, se lo devolvió a Martín Blas, quien envió una copia a la Fiscalía Anticorrupción y a la Unidad de Delincuencia Económica y Financiera (UDEF) de la Policía Nacional, informaron fuentes jurídicas presentes en el interrogatorio de Pino. Anticorrupción no lo ha recibido. Aunque su explicación fue vaga, el ex número dos y antiguo director adjunto operativo (DAO) de la Policía insinuó ayer que la memoría podría proceder de dos detectives de la agencia Método 3, también citados como tes- Eugenio Pino, ayer en la Audiencia Nacional EFE Defectos de forma El juez indaga en el origen de la memoria para evitar que un defecto de forma vicie la investigación de impedir que su origen incierto contamine alguna parte de la causa y amenace el éxito de la investigación. Este pendrive no es el único aportado a la causa de origen incierto. Un policía entregó otra memoria con datos utilizados en la causa que, según su explicación, fue hallada por el inspector jefe de la Sección Primera de la Brigada Central de Blanqueo y Anticorrupción de la Policía ordenando cajones y armarios de su despacho El juez le ha citado para declarar. Todo el clan rinde cuentas por la tigos el próximo 23 de febrero y cuya empresa fue investigada en el juzgado de instrucción número 14 de Barcelona por grabar una conversación de la antigua presidenta del PP de Cataluña Alicia Sánchez- Camacho. Los dos detectivos en cuestión son Antonio Tamarit y Julián Peribáñez. Segundo pendrive dudoso Con estos interrogatorios el juez busca aclarar de dónde proceden estas pruebas aportadas por la Policía a la investigación. El magistrado preten- fortuna familiar que ocultaron en Andorra durante más de treinta años. El juez no se cree la coartada familiar de que los fondos proceden de un herencia del abuelo Florenci que, después, multiplicó el hijo primogénito, Jordi Pujol Ferrusola, con negocios legales. Pujol Ferrusola, conocido como Junior defiende que se enriqueció por intermediar y abrir oportunidades de negocios para empresarios, que le pagaban una comisión, en muchos casos sin contrato. El dinero que invertía lo repartía luego entre los hermanos. De la Mata sospecha que el dinero se acumuló con comisiones ilegales cobradas de empresarios ligados a la contratación pública a cambio de favores políticos. La llave de la contraprestación sería el apellido familiar. Jordi Pujol presidió la Generalitat de Cataluña durante veintitrés años.