Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE VIERNES, 17 DE FEBRERO DE 2017 abc. es ABC XXV años de arte y polémicas en el Thyssen EL ESTADO CEDE VILLAHERMOSA (7- 4- 1988) El ministro de Cultura, Javier Solana, y el barón Thyssen firman la cesión del palacio de Villahermosa para albergar la colección de arte EFE EL PRÉSTAMO SE HACE OFICIAL (20- 12- 1988) EFE El nuevo ministro de Cultura, Jorge Semprún, rubrica el compromiso de préstamo de 787 cuadros de la colección del barón SOLEMNE INAUGURACIÓN (8- 10- 92) EFE NUEVAS SALAS (5- 6- 2004) ERNESTO AGUDO Los Reyes Juan Carlos y Sofía, junto a los barones Thyssen y el ministro de Cultura, Jordi Solé Tura, inauguran el museo Se abren las nuevas salas de la pinacoteca, donde se expone La exclusa obra de Constable que Carmen Cervera terminó subastando EL SHOW (28- 11- 2007) Carmen Thyssen se encadena a un árbol durante una protesta ANTONIO LÓPEZ SUPERSTAR (27- 6- 2011) Doña Sofía acude a la inauguración de la exitosa muestra dedicada a la obra de Antonio López ABC TENSIONES FAMILIARES (12- 7- 2012) A. DE ANTONIO La baronesa, junto a Francesca de Habsburgo, con la que ha tenido sucesivos roces, ante una pieza de Durero La baronesa tensa la negociación Una mujer de colección JESÚS LILLO El proceso de ampliación y diversificación que en busca de nuevas líneas de negocio y explotación de su marca llevan a cabo las primeras pinacotecas para transformarse en grandes centros de ocio y atracción turística había dejado al Thyssen sin apenas margen de maniobra espacial para dejar de ser un museo de corte decimonónico. Inaugurado por los Reyes hace ahora veinticinco años, el palacio de Villahermosa, remodelado y encajonado, no da más de sí y compite en inferioridad de condiciones con las galerías que a través de pérgolas, pirámides y contenedores mantienen el tono muscular en una carrera sensacionalista para la que, sin embargo, el Thyssen siempre ha contado con el empuje y la chispa de su patrona. Se ha encadenado a un árbol, ha subastado un lienzo de Constable para llegar a fin de mes y ahora negocia con Montoro una fiscalidad a le medida que le permita cierto desahogo. Hasta los taxis se tiene que pagar la baronesa, que ayer, inspirada y sobrada de recursos artísticos, improvisó una performance de lamentos, reproches y tasaciones. Mil millones de euros dice que valen sus cuadros. Calderilla. Si la nueva ampliación del Prado va a salir por más de treinta millones, guardarle los cuadros y pagarle los taxis a Carmen Thyssen garantizaría, por mucho menos, casi gratis, su permanencia como agitadora cultural en un museo que, entre cuatro paredes, no puede recurrir a Norman Foster para darse aire y vuelo. Carmen da guerra y problemas, pero tal y como están hoy los museos puede ser la solución. CULTURA