Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 17 DE FEBRERO DE 2017 abc. es ENFOQUE 5 Francesc Homs charla con Juan Ignacio Zoido, ayer, en el Hemiciclo del Congreso de los Diputados JAIME GARCÍA Secesión y vida institucional Diálogo sotto voce HUGHES Interesante foto. De un lado, el ministro Zoido, del que ayer se pidió la comparecencia por la desaparición de informes capitales. También se desbloqueó la comisión por las escuchas ilegales. Zoido hereda un ministerio que carga una especie de rémora de impureza, como pecado original del 78. Cloacas abajo se llegaría a Cataluña. Homs, que será juzgado en unos días por el Supremo, hace vida parlamentaria y la foto representa la evidencia de un diálogo, real, más allá de la operación Diálogo de Soraya, que tanto recuerda a veces a la Operación Mata Hari de Gracita Morales. Por debajo de la teatralización hay una realidad de cohabitación institucional a un nivel mínimo, agonizante quizás (los presupuestos, por ejemplo) pero que pudiera durar mucho tiempo. El diálogo trae sus perversidades. Una es esa cómoda dilación. El otro es un desplazamiento semántico en el conjunto del país. Para empezar, la progresiva aceptación del término derecho a decidir artefacto para endulzar el de autodeterminación. No solo se acepta, sino que se entra a discutir. Derecho a decidir sí, pero de todos se ha llegado a decir, cuando la nación no es votable, ni opinable, aunque sí fracturable. Otro aspecto sujeto a una creciente confusión es el de los delitos que cometen los implicados en el 9 N. En ningún caso aparece la secesión, pero secesión parece. El no llamar a las cosas por su nombre es parte del asunto. Es como añadir a la conllevancia de Ortega el trastocamiento semántico enloquecedor instaurado en tiempos de ZP. La ruptura en Cataluña no se trata con palabras reales, no se dice con claridad. Cataluña obligaría a una renovación íntegra y radical del país de la que se huye mediante la aceptación de una desquiciante cadena de eufemismos. De fondo, como analgésico y última razón, el 155 (el lobo de la Constitución) cuyo uso y profundidad no están tan claros para el conjunto de los expertos. La vida institucional está obstaculizada por Cataluña, problema y síntoma (tan constitucionales son los unos como los otros) Y España se acostumbra a un ir tirando como si de alguna forma se contagiara de los ritmos del, así llamado, procés y el procesisme como se conoce en Cataluña, fuera ocupando la vida nacional. ESPAÑA