Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA MIÉRCOLES, 15 DE FEBRERO DE 2017 abc. es espana ABC Montoro activa con el PNV la negociación de los Presupuestos El ministro de Hacienda ha llamado ya al portavoz vasco en el Congreso ABC MADRID Sin presupuestos no habrá oferta de empleo público El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se reunió ayer con los sindicatos de los funcionarios (CSI- F, UGT y CC. OO. para abordar posibles mejoras en sus condiciones laborales. En el encuentro Montoro señaló que si no hay nuevos presupuestos no habrá oferta de empleo público para 2017, ya que no tiene encaje legal, señalan fuentes presentes en la reunión. De cara a la posible subida salarial, los sindicatos no son optimistas: Montoro estuvo abierto a negociar pero siempre que se cumpla el déficit este año. Como fuere, el objetivo del Gobierno es presentar las cuentas a finales de marzo. De hecho, Hacienda publicó ayer en el BOE la orden con las normas para elaborar los Presupuestos de 2017. Entre ellas figura que los ministerios deberán remitirle antes del 3 de marzo sus partidas presupuestarias. Con los nuevos Presupuestos casi terminados, al menos en su redacción inicial, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha llamado por teléfono al portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, para comenzar a negociar el apoyo de este grupo a las nuevas cuentas. La conversación, desvelada por el político vasco ayer en el Congreso, tuvo lugar la semana pasada y durante el transcurso de la misma Montoro solo le planteó su intención de organizar una reunión para explicarle la posición del Gobierno ante las nuevas cuentas. Con cara de satisfacción, Esteban explicó a la prensa que estuvo de acuerdo en celebrar ese encuentro aunque aseguró que aún no tiene fecha. Hemos quedado en vernos uno de estos días dijo. No hablaron de puntos concretos de la negociación ni Esteban avanzó si el PNV acabará ablandando su postura y apoyando las cuentas. Hasta ahora, el Grupo Vasco exige al Gobierno una política previa de gestos como condición indispensable para sentarse a negociar. Entre ellos, la retirada de contenciosos judiciales contra leyes vascas, lo que hasta ahora solo se ha producido parcialmente. Aitor Esteban (PNV) ayer en el Congreso con José Luis Ayllón (PP) ABC Objetivo difícil El Gobierno admite la dificultad de alcanzar un acuerdo amplio, pero lo intentará con el PSOE aliados de investidura, con los que ya ha hablado. El PP sabe que dentro del Hemiciclo hay causas perdidas como Podemos, ERC o Bildu. También el PSOE. Según su portavoz en el Congreso, Antonio Hernando, Montoro debería dar la vuelta a los Presupuestos como a un calcetín para poder llegar a un acuerdo. Algo que ni el ministro de Hacienda ni el Gobierno están dispuestos a hacer. Como adelanto del marco de negociación, el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, subrayó que el margen de negociación es muy pe- Los contactos Con esta llamada, esperada por el PNV desde finales del año pasado, Montoro da el pistoletazo de salida al inicio de las conversaciones que el Gobierno desea mantener con todos los grupos de la Cámara para lograr el máximo consenso posible, más allá de Ciudadanos y Coalición Canaria, sus queño por el elevado coste social comprometido en partidas como las pensiones, y por el techo de gasto acordado por los grupos para seguir cumpliendo la senda de estabilidad presupuestaria. Las contrapartidas económicas que podrá recibir el PNV no van a poder ser tan amplias como hace algunos años remachó el del PP. Fuentes del Gobierno admitieron la dificultad de esta negociación y afirmaron en el Congreso que con los cinco votos del PNV el Gobierno ya podría frenar todas las enmiendas a la toalidad que se presenten. El objetivo es garantizarse un acuerdo para toda la tramitación parlamentaria, que podría acabar antes del verano, y evitarse así más de un susto. El presidente Rajoy ya ha expresado su intención de buscar la negociación también con el PSOE, pese al rechazo previo de este partido: Vamos a intentarlo Cristóbal Montoro CHISPAS CURRI VALENZUELA LA MALDICIÓN DEL PSOE C uando Susana Díaz proclamó el pasado fin de semana en Madrid tengo ganas, ilusión y me encanta ganar no dijo toda la verdad. De haber sido franca, tendría que haber añadido que también tiene miedo. Miedo a que cuando se presente como candidata a la secretaría general del PSOE se cumpla la maldición de su partido, cuyas bases siempre han proclamado ganador al que se enfrenta al aparato oficial. Ganó Josep Borrell a Joaquín Almunia; José Luis Rodríguez Zapatero a José Bono y Pedro Sánchez a Eduardo Madina. Ese es el resultado de las tres primarias celebradas hasta la fecha y en los tres casos el perdedor era visto por los afiliados como el candidato que más apoyo había recibido del aparato de Ferraz y de los veteranos del partido, lo que se ha demostrado perjudicial a la hora de que las bases expresen sus preferencias en voto secreto. Por esa regla de tres, Susana Díaz lo tiene crudo frente a Pedro Sánchez. Ella es vista por los militantes como la candidata de la gestora que actualmente controla el PSOE; él, como la víctima de una maniobra de los pata negra del partido para apearle sin miramientos ni respeto a las normas democráticas. Las cuentas no le salen aunque, como se rumorea, llegue a un acuerdo con Patxi López para frenar al adversario común. Pese a lo cual, la presidenta andaluza anunciará su candidatura este mes de marzo, una vez que haya presidido, en plan institucional, las festividades del Día de Andalucía el 28 de febrero. Ha adquirido de- masiados compromisos, embarcado a demasiada gente en su proyecto como para ahora dar marcha atrás. La fecha más probable del anuncio es la del 4 del mes siguiente, donde tiene convocado un acto del PSOE en Sevilla. Mientras piensa en Ferraz, Díaz no pierde de vista el avance de los populares en Andalucía. La última encuesta del CIS andaluz pronostica que estos ganarán tanto las próximas elecciones generales como las autonómicas. Ella tratará de compaginar ambos cargos, si es que vence la tradicional maldición, pero el PP la aguarda a la vuelta de la esquina. A nosotros nos viene bien que se vaya a Madrid afirma un dirigente regional y si pierde las primarias, sería lo más