Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE MIÉRCOLES, 15 DE FEBRERO DE 2017 abc. es ABC California rozó la catástrofe La recepción del parque Riverbend, anegada por las aguas procedentes de la presa de Oroville La lluvia pone a prueba la presa de Oroville Los desalojados pueden regresar a sus hogares La presa de Oroville, la de mayor altura de Estados Unidos, sigue aliviando agua, pero aguanta la presión. Las autoridades californianas descartan la posibilidad de un desplome catastrófico, por lo que anoche autorizaron a volver a sus casas a las cerca de 200.000 personas que habían sido desalojadas en la región desde el pasado domingo, amenazadas por la riada en la cuenca del río Feather. Evacuados de sus viviendas y atendidos por voluntarios, los habitantes de la zona han seguido por televisión la crecida del río, y han respirado aliviados cuando el sheriff del condado de Butte, Kory Honea, anunciaba que hemos concluido que es seguro reducir la orden de emergencia de evacuación a un aviso de evacuación La población deberá permanecer alerta ante la posibilidad de cambios en la situación, ya que si fuera necesario se ordenaría un nuevo desalojo preventivo. Arrojados desde los helicópteros desplazados a la zona, los sacos de piedra y gravilla han minimizado las grietas en la corona de la presa y en el aliviadero y el agua acumulada en el embalse fluye al parecer bajo control. Los daños, no obstante, han sido ya cuantiosos y el gobernador de California, Jerry Brown, ha pedido a Washington una declaración de zona catastrófica. SOCIEDAD