Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 15 DE FEBRERO DE 2017 abc. es ENFOQUE 5 Íñigo Errejón y Pablo Iglesias, ayer, entrando en el hemiciclo del Congreso de los Diputados ABC La disputa Iglesias- Errejón El 37 ÁLVARO MARTÍNEZ Dijo anteayer Pablo Iglesias que la moqueta es peligrosa y no por los ácaros que pueda criar si no se persevera en su saneamiento, sino por un metafórico sentido que alude a su mullida alcurnia, por su supuesta asimilación a las altas esferas, a los poderosos, a la casta contra la que luchan los patriotas de Podemos. Nunca hubo moqueta en un descampado. Para Iglesias, quien más cerca estaba de la moqueta en el partido morado era Íñigo Errejón, que ahora debe negociar las migajas de poder que el nuevo césar le deje picotear tras el trastazo que se dio en Vistalegre. Pensaba salir por la puerta grande y salió por la de la enfermería... El 37, quiero el 37 Con el cuerpo aún magullado por la tunda, el todavía portavoz podemita en las Cortes ya se conforma con que la ejecutiva populista refleje el 37 por ciento de los votos que su lista logró en la asamblea carabanchelera del pasado fin de semana. No será fácil, pues si así fuera a ser, el mismo domingo, saliendo de la reunión y según bajaba por la calle General Ricardos, Iglesias podría haber anunciado en Twitter que trasladaría escrupulosamente el resultado de la votación a la ejecutiva. Pero no, parece que todo el poder va a ser para los soviets porque esa y no otra es la herencia ideológica, la concepción maximalista que el líder tiene en la cabeza después del susto que se ha llevado en los últimos meses con el levantisco movimiento intentado por los errejonistas. A partir de ahora, tonterías, las justas. Ayer mismo, mientras el caído en desgracia entraba y salía del hemiciclo, Irene Montero y Rafael Mayoral se dedicaban a la negociación entre escaños con otros grupos, oficio que desempeñaba Errejón desde el comienzo de la anterior legislatura y que, visto lo visto, tiene difícil volver a desempeñar. Y eso que más blando y pastueño no pudo aparecer: Estoy a la orden afirmó nada más pisar la moqueta del Congreso un Errejón al que se le está poniendo la misma cara que a Trotski camino de Kazajistán, en su primer exilio interior. Todo parece indicar que para Errejón, el único 37 será el autobús que separa Cuatro Caminos del Puente de Vallecas. ESPAÑA