Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 10.2.2017 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.933 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO El yate más tecnológico del mundo se hace a la mar Andrey Melnichenko, millonario ruso con una fortuna de más de 9.300 millones de euros, asombra al mundo con A un megayate de 143 metros de eslora IGNACIO RUIZ- QUINTANO MENTALIDADES La exclusividad nos viene del cordón rojo de Studio 54 en Nueva York, y en Madrid se escenifica en Pachá C Andrey Melnichenko, magnate del gas en Rusia El A símbolo de la plutocracia rusa, al que la crisis no le afecta nada a pesar de su gran coste AFP PEDRO SARDINA MADRID S olo le ha costado 422 millones de euros y lo ha construido en Alemania. Con 143 metros de eslora, cuatro cubiertas, una sala de máquinas para albergar un partido de baloncesto y tres mástiles de carbono de 90 metros cada uno (más o menos de altos como la Estatua de la Libertad) se ha convertido en el octavo megayate más grande del mundo y en el número uno en cuanto a tecnología, tanto exterior como interior. Esta semana, ha zarpado desde los astilleros alemanes de Kiel para hacer unas pruebas de navegación, antes de ser entregado a su propietario. Según los medios ingleses, se dirige al sur de España. Ya apuntaba maneras Andrey Melnichenko mediada la década de los 90 cuando iba a tomar copas y a bailar al Club de Mar Mallorca, una famosa dis- coteca de Palma, a la que llegaba embutido en un Maserati último modelo de la época acompañado de la rubia de turno e invitando a copas a todo lo que se movía. Mucho dinero le estaban dando su negocio de cabinas de cambio de monedas y su empresa de venta de ordenadores como para comprar todas las acciones del banco ruso MDM, que para los mortales puede ser un gran desconocido, pero es el que mueve las fortunas más relevantes de Rusia, como las de Román Abramóvich o de Oleg Deripaska. Más tarde, a finales de la década se asoció con Sergei Popov para hacerse con el imperio del carbón y la energía de Rusia y fundar en 2000 la TMK. Al final, después de unas pocas vueltas por los negocios del acero y del petróleo, compraron el 50 por ciento de Gazpron. Casado con Aleksandra, una modelo croata de mucho renombre en los Balcanes, Melnichenko se aficionó a la náutica a mediados de la década de los 2000, cuando apareció por Valencia con un Transpac 52 patrocinado por Gaz- pron, naturalmente, y descubrió que aparte de Abramovich había varios magnates americanos como Larry Ellison, que funcionaban con megayates. El A que así se llama este engendro de motovelero sin velas, en honor a su mujer, dicen que es un barco a prueba de bombas con unas formas muy vanguardistas que ha diseñado el prestigioso Starck, el mismo que diseña los barcos de Abramovich. Cuenta con un helipuerto, tres piscinas, cristales tintados, inhibidores de radar, sensores de movimiento y más de 40 cámaras de seguridad. Está dotado con un sistema de seguridad, tanto para acceder como para moverse por él por huellas digitales, al que solo tienen acceso sus 37 tripulantes, entre los que hay diez cocineros. Para mantener este megayate hace falta un presupuesto de 20 millones de euros al año, aparte de gastos de uso y disfrute cuando se pone en marcha. El barco, que tenía muchas papeletas para invernar en el Real Club Náutico de Valencia, se afincará en Baleares, aunque aún no se ha decidido el lugar. Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Dominar, v. tr. e intr. Vivir un escalón por encima del paisaje. uando los cubanos nos demos cuenta de que el castrismo no existe, nos vamos a caer de culo, tuitea el hijo literario de Cabrera Infante. Como los españoles, cuando nos demos cuenta de que el europeísmo de la UE no existe. La historia de las mentalidades (explicar las movidas políticas por el estado mental de las masas) la inventa en 1932 el francés Georges Lefebvre (marxista y, sin embargo, riguroso) con El gran miedo de 1789 España ingresa en la UE en el 86: Franco había muerto (en la cama) en el 75, y los políticos, para taparlo necesitan la homologación europea a cualquier precio, sin reparar en el nunca pertenecería a un club que admitiera como socio a alguien como yo de Groucho. Posmodernidad y exclusividad son la mentalidad de los 80. La posmodernidad nos viene al pelo porque se reduce a no tener que estudiar nunca más. La exclusividad nos viene del cordón rojo de Studio 54 en Nueva York, y en Madrid se escenifica en el Pachá, donde de cordón rojo hace Martín, guardia de día y portero de noche, como Helmut Kohl en la UE, más difícil de pasar que el mítico Goyo Benito, pero el premio es el Cielo de Pachá pastoreado por Marilé Zaera, donde sólo hay dos formas de alternar: ser cuentarrentista o tener tarjeta de crédito. España ingresa en la UE empeñando la casa para los gastos de notario y con tarjeta de crédito. Ahora se van del club los ingleses (miren por dónde, mi único recuerdo del Cielo de Pachá es cruzarme en la entrada con el capitán Mark Phillips, marido de la princesa Ana, que salía) los griegos aguardan en la puerta al tercer rescate y los franceses se juegan Rien Ne Va Plus! la permanencia a Marine, a quien el establishment no presta ni un euro, y a Macron, socio de la banca Rothschild, para que los Verlaines del periodismo sujeten a la elocuencia y le retuerzan el cuello. Prends l eloquence et tords lui le cou. Aquí, desde luego, la grande peur vendría con la visa, pues nos caeríamos de c...