Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 ABCdelOCIO VIERNES, 10 DE FEBRERO DE 2017 abc. es ABC C ine Moonlight La cocina del infierno bajo las palmeras El director Barry Jenkis se sumerge en los barrios bajos de Miami para rodar un filme que es una de las sensaciones del año JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Figura atrapada en tres tiempos MOONLIGHT Dirección: Barry Jenkins. Con: Trevante Rhodes, Mahershala Ali remiada en todos los festivales por donde ha pasado, Mooonlight es una de las tres películas que acaparan todas las portadas para los Oscar. Su palmarés camino del evento cinematográfico del año es espectacular: nominada en ocho categorías, es además la ganadora del Globo de Oro en su versión drama (en la comedia ganó su gran rival La La Land cuatro premios Gotham Awards (incluyendo mejor película) y el premio del Sindicato de Actores al mejor actor de reparto para Mahershala Ali, que es el máximo favorito para ganar el Oscar en esta categoría. La película de Barry Jenkins es ambiciosa. Trata del recorrido de un personaje por los barrios bajos de Miami en tres etapas: de niño, adolescente y hombre maduro. Jenkins lo hizo con tres actores distintos, con la dificultad que ello conllevaba para que el trío mantuviera la misma actitud. La mayor dificultad fue encontrar a los niños que interpretasen al protagonista en esa edad, incluido el mismo protagonista. Jenkins, que nació en Miami, encargó la tarea a la directora de casting de Los Ángeles, Yesi Ramírez. Ambos se patearon las calles de Miami y al final encontraron lo que buscaban. Tanisha Cidel lleva regentando una Escuela de Artes Escénicas que comenzó su andadura en 1985 y de la que es directora desde hace 16 años. El obje- P tivo era sacar a los niños de los barrios bajos de Miami para intentar que se involucren en el teatro, cine, y cualquier clase de arte. Se pretende que aprendan a tener disciplina, pero también a ser críticos y escuchar a los demás señala Cidel. Jenkins encontró la escuela y decidió hacer un casting a todos los chicos del centro. Fue donde encontró a Alex Hibbert (12 años) que encarna a Chiron en su primera etapa. Jaden Piner, de 13 años, también fue elegido como compañero de Chiron, y ambos se embarcaron con ilusión en el proyecto. Sin embargo, el que se lleva la palma en cuanto a actuación en el filme es el actor de cine y teatro, Mahershala Ali, que encarna a Juan, un mafioso del barrio que acoge bajo sus alas protec- OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE na película aparentemente de esquina que se ha colocado en el centro gracias a su irrupción en los próximos Oscar en las mejores candidaturas, y que puede dar la sorpresa en alguna precisamente por su tamaño y la enorme sensibilidad de lo que cuenta. Moonlight es el segundo largometraje de Barry Jenkins y contiene dos grandes peculiaridades: de personaje y de lugar. La cámara acecha tanto el envoltorio como el relleno de un personaje en tres épocas cruciales de su (cualquier) vida, durante su infancia de chico negro especial en los arrabales de Miami, durante su adolescencia sufrida U y con todos los clichés de su infancia ya enquistados en él, y durante su madurez, cuando ya es dueño de su personalidad (clichés) y tiene recursos para manejarla. Sorprendentemente, Jenkins es capaz de controlar por completo todo ese recorrido y las diversas conmociones que produce el disparo del guión a su personaje: un niño que vive en un avispero (en casa, con su madre, con la droga, en el colegio, con el bulling en su barrio, para el que es definitivamente blando un adolescente que asume su homosexualidad y que, aún desarmado, intuye la necesidad de una costra y una reacción. La película consigue aclimatar todas las penosas circunstancias sociales que le rodean a su proyección o progresión como individuo, y le sustrae al espectador (podría considerarse un hallazgo) los detalles de su transformación: es curiosa la naturalidad con la que uno acepta las elipsis, y no es preciso ver el camino de sus metamorfosis, sin duda durísimo, para entender sus variaciones físicas y psicológicas, y una mutación mezcla de sí mismo y de aquel personaje de su infancia que lo ayudó (personaje que interpreta Mahershala Alí, por el que es candidato a un Oscar secundario) Es una película dura e imantada, de narración y cámara precisas, y que probablemente viene, más que a criticar situaciones sociales y existenciales, a proponer un inevitable consenso entre ti mismo y tu entorno. Chiron en edad adolescente