Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 CULTURA VIERNES, 10 DE FEBRERO DE 2017 abc. es cultura ABC Negociación Si un productor quiere vender hoy una película en Europa, negocia país por país. Si fuera un mercado único, lo haría un operador. A quién beneficia la liberalización ¿Qué ventajas tendrá para los usuarios? Los productores, contra un acuerdo de la UE que favorece a Netflix Europa quiere crear un Mercado Único Digital para la industria audiovisual FERNANDO MUÑOZ MADRID Las ventajas serían, sobre todo, a nivel económico y de acceso. La liberalización permitirá que pueda disfrutar del contenido contratado en su país de origen en el resto de Europa. En cuanto al precio, se supone que, al aumentar la oferta, el coste disminuirá. Aunque según apuntan desde Fapae, esto beneficiaría a los usuarios de países con mayor renta. Los de menos recursos verán fragmentada la oferta. Acuerdo. Otra barrera digital retirada Con estas palabras, la presidencia de turno de la Unión Europea celebraba un nuevo pacto alcanzado por las tres grandes instituciones comunitarias (Consejo, Parlamento y Comisión) el pasado martes. El objetivo del pacto es crear un Mercado Único Digital en el que los usuarios de aplicaciones como Netflix, HBO o Spotify puedan seguir disfrutando del servicio fuera del país donde lo contrataron. Esto es, que nunca más, durante un viaje por Europa, el cliente tenga restricciones por ubicación o que no pueda acceder al catálogo de origen. El plan, que parece positivo para el usuario, ha sido criticado por la patronal del cine en nuestro país. Desde Fapae (Confederación de productores audiovisuales españoles) consideran que esto derivará en productos audio- visuales de peor calidad, en la desaparición de productoras pequeñas y medianas y en contenidos homogeneizados en todo el mundo. Aunque el plan está dando sus primeros pasos, se espera que para finales de este año pueda estar listo. El responsable del Mercado Único Digital, Andrus Ansip, así lo ha dicho. Y esto no gusta a los productores españoles. Puede suponer una rebaja al consumidor, pero a medio y largo plazo no habrá fondos disponibles para la producción por falta de retorno Gran salto adelante Mabel Klimt, secretaria general de Fapae, asegura que el objetivo es la liberalización total No paga igual un noruego que un griego, así que o subirá el precio o se fragmentará la oferta. Al tiempo se reducirá el número de producciones porque las pequeñas y las experimentales desaparecerán La UE tiene informes económicos que dicen que entre el 40 y el 60 por ciento de la industria audiovisual, tal y como la conocemos, no se podrá recuperar del impacto. Pero consideran que el beneficio del espectador debe prevalecer por encima del sufrimiento de la industria Ese beneficio, ade- más de una posible bajada en el precio que aprovechen los usuarios de los países con mayores rentas, está en que se puede ir a Berlín y seguir disfrutando el catálogo que se pagó en Madrid. Entre las desventajas está que ahora, cuando una productora vende su película en el mercado extranjero, negocia país por país. Con el nuevo modelo que ahora asoma la venta será en bloque: habrá un operador que comercializará el contenido en toda Europa, con lo que el productor no decidirá cómo será la explotación ni el precio a pagar asegura Mabel Klimt. La UE pretende dar un puñetazo en la mesa y cambiar el tablero del juego. Quieren dar un salto de 50 años y hacerlo ya explican desde Fapae, donde aseguran que las grandes majors están con ellos. Este domingo se reúnen en la Berlinale para celebrar la Asamblea General de la Federación Internacional de Asociaciones de Productores y valorar la situación. La gestión de los derechos de autor es otro punto afectado por el acuerdo. A este respecto, Egeda, que los gestiona en España, considera que no se puede tratar igual a la mús ica que al audiovisual. Hay que proteger los mercados nacionales defienden. ¿Cómo afecta a los productores? Ahora las productoras que venden su película en el extranjero negocian país por país (desde el precio hasta si va a cines o televisión, e incluso hasta si se dobla) Si entra en vigor el acuerdo, la venta será en bloque: habrá un operador que comercializará el contenido en toda Europa. ¿Se perderá diversidad y calidad en las obras? Esta pérdida de poder negociador provocará falta de fondos por falta de retorno, según Fapae. Esto llevará a productos de peor calidad y a que producciones de nuevos realizadores, experimentales o contenidos muy locales, por ejemplo, no puedan competir en un mercado global a nivel europeo, por lo que tenderán a desaparecer. Esto implicará una tendencia a la homogeneización de contenido y menos calidad. Cine Trump, invitado invisible a una Berlinale con pocas estrellas DAVID MARTOS BERLÍN ternacional decía la hermana del también actor Jake Gyllenhaal. Quiero que todo el mundo sepa que hay mucha gente en mi país que está preparada para resistir Diego Luna y los muros Sobre el papel, la edición número 67 de la Berlinale olía a indie Las estrellas que vendrán a la alfombra roja son escasas, y en el catálogo abundan las películas pequeñas que se plantean los problemas de Europa. Recordemos que aquí, hace exactamente un año, ganó el Oso de Oro el documental Fuego en el mar Iba a ser una Berlinale de las causas, sí, pero de bajo perfil... De esas Berlinales a las que les cuesta llegar a las portadas de los periódicos o a los titulares de los telediarios. Pero se nos había olvidado Donald Trump. Y que en el jurado, bajo la presidencia de Paul Verhoeven, estarán una actriz norteamericana Maggie Gyllenhaal y un actor mexicano Diego Luna que suelen decir con claridad todo lo que piensan. Siento que es un momento extraordinario para ser una americana en un festival inMinutos antes, Diego Luna decía: Estoy aquí para investigar cómo se derriban los muros. Aparentemente hay muchos expertos en eso. Quiero llevar la respuesta hasta México. Yo cruzo esa frontera tres o cuatro veces al mes, tengo tantas historias de amor en Estados Unidos... que no voy a dejar que ningún muro se interponga entre ellas concluía, antes de recibir un aplauso cerrado de la sala de prensa de la Berlinale. Diego Luna AFP