Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 10 DE FEBRERO DE 2017 abc. es cultura CULTURA 45 Estados Unidos El español goza de buena salud allí y el presidente debe saberlo. A la acción habitual con México hay que añadir nuevas posibilidades Tensión con Exteriores Es un mito. Hay una muy buena relación entre los dos ministros, que comparten experiencias en Europa En Iberoamérica Nada impide enseñar el español en América, puede haber demanda allí -O coincide con la política exterior en el sentido de que tenemos un gran interés por estar presentes en América. García de la Concha ha hecho como pocos por favorecer esa política cultural desde la RAE, primero, y desde el Cervantes después. -No puede ser ya de otro modo. -Debemos ser plataforma de nuestra cultura y estar muy abiertos. También César Antonio Molina lo vio muy claro en su tiempo. Pero ¿cómo se articula eso con otras instituciones que están en el terreno y no hay demasiada sinergia? -Hay acuerdos con el instituto mexicano, y con el colombiano Caro y Cuervo... -Tienen su sede aquí en el Cervantes. Y el Inca Garcilaso de Perú está a punto de incorporarse. Vamos de la mano en el terreno educativo. El Siele es el nuevo producto que hemos creado y tiene gran éxito: ochenta universidades se han adherido a esta certificación. ¿Qué se juega España en esto? -Está el valor económico del español, programa creado por José Luis García Delgado y que concluye este lunes. Y nos jugamos ser la casa común para las repúblicas hermanas y los intelectuales de otros países. Lo he vivido en París porque hemos trabajado muchísimo en esa dirección. ¿Cómo debemos estar en América? -No hay nada que impida ofrecer clases de español en ciudades de Iberoamérica porque el idioma, tal y como lo enseña el Cervantes, puede tener demanda en esos países, por nativos o población flotante. Soy optimista. ¿Trump cataliza esa sinergia porque nos pone en buena perspectiva para valorar lo que compartimos? -En EE. UU. el español es pujante, goza de buena salud. El Gobierno norteamericano debe ser consciente de ello. La página de la Casa Blanca se volvió a poner. Florida, donde el presidente ha sido muy votado, tiene una enorme minoría hispana. Hay que continuar en nuestra acción habitual, trabajando en ese acuerdo que tenemos con México allí, el observatorio de Harvard y hay que mirar nuevas posibilidades. Juan Manuel Bonet, delante del mapamundi de su despacho, donde están marcados los centros del Cervantes JOSÉ RAMÓN LADRA -Ciudadanos ha pedido en el Congreso un centro en Washington y presencia en otras ciudades. -Hay que esperar a que cuaje, porque es el Gobierno el que tiene la palabra. Está en la mente de todos. Y en Miami hay un centro de la Aecid. Es territorio Cervantes. Ya se irá viendo. ¿Cómo será su plan de choque cultural, si tiene más dinero? -Ese plan partirá de hablar con los interlocutores, con todos los que tienen que aportar. Si logramos un mayor presupuesto para los proyectos subirá la calidad de las exposiciones. De llevar grabados a llevar pintura, por ejemplo. Es pronto para concretar, pero hay que buscar un gran consenso entre los actores, museos y fundaciones que ayude a poner en pie proyectos. -Para obtener más dinero, ¿hay algún argumento que quisiera poner sobre la mesa? -Los dos ministros respondieron bien. -Pienso en el tercero, el de Hacienda. -He tenido muy buena experiencia en la época del Reina Sofía con Hacienda. Hicimos muchas daciones en pago de impuestos. Había una labor fundamental de didáctica hacia Hacienda. Soy perfectamente consciente de ello. Pero tenemos metas muy atractivas. Está bien que el Cervantes gane dinero enseñando el español y enseñando a enseñarlo. Pero también le hace falta un poco más de dinero para hacer cultura más ambiciosa. -España no ha mirado a Iberoamérica lo que debería. Hay países con discursos anticoloniales... -Julián Marías decía que América completa al español. El roce es lo que hace el cariño. He viajado mucho y sé que hay un sector instalado en la dialéctica del genocidio, pero no es un sector central. Los intelectuales latinoamericanos saben que la relación con España y lo español es importante. -Vienen los centenarios de Cortés y Elcano... -Y añadamos el del Ultraísmo en 2019 y la llegada del joven Borges a Madrid. Hoy en día estamos en un buen momento para esa voluntad de acción conjunta con esos países. Sin perder nuestras señas de identidad como institución española. ¿Cuál es la fórmula? -Somos una institución española que busca aliados en América y se preocupa por difundir junto con ellos su cultura. El Inca Garcilaso es el primer exiliado que escribe desde Córdoba sobre su país, el primer Vargas Llosa, digamos. Esa es la cultura española que nació en América. Borges, Paz, los grandes son parte de nuestra herencia común, gente para la que fue importante vivir en España, cercana a España. Hacer un Instituto Cervantes más iberoamericano no es hacer un Instituto Cervantes menos español, sino hacerlo con la conciencia de lo que España ha aportado a América y lo que América aportó a España. Hay que ser muy centrista. Extremo centro. No podemos compartir aspectos del discurso de países donde una parte de la opinión es antiespañola.