Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 SOCIEDAD VIERNES, 10 DE FEBRERO DE 2017 abc. es conocer ABC Claves para una alimentación saludable Comer cereales integrales acelera el metabolismo y ayuda a perder peso El consumo de trigo, avena o centeno puede ayudar a reducir cien calorías diarias y prevenir la obesidad JOSEFINA G. STEGMANN MADRID S i quiere bajar de peso y está cansado de las dietas porque no le funcionan, puede intentarlo con otra alternativa: comer cereales integrales. Un nuevo estudio, publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition sugiere que introducir en la dieta granos enteros (o, lo que es lo mismo, cereales integrales) en lugar de refinados, puede ayudar a perder calorías. Esto es así porque aceleran el metabolismo y ayudan a reducir aquellas calorías que el organismo retiene al hacer la digestión. Los cereales integrales (trigo, avena, cebada, centeno, maíz, amaranto, arroz, mijo, etcétera) son todos aquellos que contienen las tres partes que los componen intactas. A saber: salvado, endospermo y germen. El salvado es la capa externa del grano que aporta fibra, vitaminas y minerales. El endospermo es la parte media y la que contiene carbohidratos y proteínas, y, por último, el germen, la parte interna del grano, es la que tiene antioxidantes y fitonutrientes. Por el contrario, los cereales refinados son aquellos a los que se les ha quitado la parte externa, es decir, el salvado y la que aporta la fibra necesaria para acelerar el metabolismo y bajar de peso. Este estudio puede ser una puerta para la prevención de la obesidad. No tanto para el tratamiento de la misma, pero sí para evitarla explica Miguel Ángel Martínez Olmos, del Centro de Investigación Biomédica en Red de la Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (Ciberobn) Los mitos más comunes No es light La harina integral aporta solo 25 calorías menos por 100 g de producto que la harina refinada. Para ser light debería tener un 30 menos de valor energético que el producto de referencia. Integral no es ecológico La mayoría de cereales cultivados a nivel mundial no son ecológicos, por tanto, la mayoría de la harina que existe en el mercado tampoco lo es. Harina enriquecida Es una harina blanca a la que se le añade hierro y vitaminas, pero no contiene todos los nutrientes que lleva la harina integral. No siempre es marrón Un alimento refinado edulcorado puede ser de color marrón sin ser integral en su elaboración y composición. Es aconsejable leer la información nutricional de las etiquetas antes de comprar. No es con o sin gluten Tanto las harinas integrales como refinadas contienen gluten. Los granos integrales que no lo contienen son arroz, maíz, quinoa, teff, mijo, amaranto, sorgo, trigo sarraceno, etc. Distinta cantidad La cantidad de fibra de los alimentos integrales depende del porcentaje de grano que se utilice. La harina de grano entero tiene un grado de extracción del 98 es decir, que para hacer ese producto se utiliza el 98 del peso del grano. Menos sanos pero atractivos Además, añade, el estudio nos viene a decir que tenemos que volver a una alimentación tradicional, más natural y sana concluye Martínez Olmos. La industria quita la parte externa de los granos para mejorar la apariencia del producto, se hace desde un punto de vista organoléptico, es decir, sin la cáscara son más atractivos, pero son menos sanos Aparte de ayudar a bajar de peso, los cereales integrales se asocian con una mayor longevidad, según concluyó en 2015 un estudio de la revista Jama Internal Medicine Para el estudio, los investigadores midieron el peso, la tasa metabólica, la glucosa en sangre, las calorías fecales y el hambre de un total de 81 personas durante ocho semanas. En un periodo inicial de dos semanas, a todos los participantes en el estudio se les dio el mismo tipo de comida. Después de esas dos semanas, los partici- pantes fueron elegidos de forma aleatoria para comer una dieta con cereales integrales y otra con cereales refinados. El estudio fue monitorizado por el Laboratorio de Metabolismo Energético del Centro de Envejecimiento e Investigación Nutricional Jean Mayer (HNRCA, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Tufts (Boston, Estados Unidos) De acuerdo con los resultados, aquellos que comieron granos enteros perdieron un extra de cien calorías por día debido al incremento de la tasa metabólica, así como mayores deposiciones fecales, en comparación con el grupo cuya dieta estaba basada en granos refinados. En otras palabras,