Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 3 DE FEBRERO DE 2017 abc. es internacional INTERNACIONAL 29 MONNET CO. JOSÉ M. DE AREILZA Refugiados Queremos que quienes vengan quieran nuestros valores, no que nos odien Religión La libertad religiosa está amenazada, y la vamos a proteger EL PODER DE LOS NUEVE Obama cometió el error de no renovar a los miembros del Tribunal Supremo L REUTERS se estrenara en el cargo, el nuevo inquilino de la Casa Blanca se expresó de esta manera: EE. UU. es un país de creyentes. Si tenemos a Dios con nosotros, nunca estaremos solos Sin embargo, ni siquiera en un acto tan fraternal, quiso Trump obviar algunos de sus más sonados enfrentamientos. Y volvió a demostrar que la humildad no es su mayor virtud. El arranque del acto sirvió para que, en tono jocoso pero convencido, se mofara de Arnold Schwarzenegger, su su- cesor como presentador del programa televisivo El Aprendiz Desde su marcha, recordó, el exitoso programa que lanzó a la fama nacional a Trump, además de servirle para sembrar de dudas la probada americanidad de Obama, ha caído en picado en audiencia Por eso, bromeó, os pido que recéis por la estrella de cine que me sustituyó y que ha llevado los índices de audiencia a un desastre total La respuesta del actor llegó minutos después en forma de grabación, distribuida por las redes sociales: Arnold reza por que Trump puede empezar a mejorar sus índices de aprobación, que son los peores de la historia para un presidente Tras lo que añadió: Te propongo un cambio de puestos: yo voy a la Casa Blanca y tú vuelves a la televisión, para que la gente pueda dormir tranquila Videoanálisis del discurso de Trump en el Día de la Oración AUSTRALIA El presidente abronca a un primer ministro aliado M. ERICE WASHINGTON No todas las llamadas telefónicas que mantiene el nuevo presidente de Estados Unidos con los mandatarios mundiales están cumpliendo las básicas normas de la cortesía. Lejos de querer sumar amistades tras su irrupción en el tablero internacional, Donald Trump ya ha mantenido encontronazos con algunos de ellos. Según se supo ayer, el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, firme aliado de EE. UU. recibió un verdadero re- paso el pasado sábado, cuando el ocupante del Despacho Oval le recriminó su último acuerdo con Obama sobre inmigración: Es el peor acuerdo de la historia Trump se refería al compromiso que suscribió el pasado año el jefe del Gobierno australiano con Barack Obama, por el cual Estados Unidos se comprometió a acoger a 1.250 refugiados procedentes de Australia, en concreto de la isla de Papúa Nueva Guinea, al norte del país. Para el actual man- datario norteamericano se trata de un acuerdo tonto Por si a Turnbull no le había quedado claro el malestar de su interlocutor telefónico, Trump le precisó que, tras hablar antes con otros cuatro gobernantes, era la peor llamada del día, que apenas duró veinticinco minutos, en lugar de la hora de duración prevista en la agenda presidencial, según The Washington Post El periódico estadounidense confirmó su versión con fuentes oficiales del Gobierno australiano, que calificaron la conversación de robusta y reconocieron que terminó de forma abrupta. Sin embargo, la Casa Blanca dijo después que cumplirá el acuerdo, aunque precisó que luego aplicará las normas de acogida a los refugiados de la nueva Administración. a nominación de Neil Gorsuch al Tribunal Supremo es la más importante de las decisiones que ha tomado Donald Trump en sus primeros días de ruido, furia y caos. Barack Obama cometió el error temerario de no renovar a fondo a los nueve justos de la República. Lo procuró sin mucha fe tras el fallecimiento de Antonin Scalia, el influyente jurista conservador. Podría además haber invitado a retirarse a a los jueces del Supremo ya en avanzada edad, más afines a los valores del presidente. Llama la atención que el prometedor profesor de Derecho Constitucional que fue Obama dejara pasar esta oportunidad. El Supremo americano es incomparable en poder, autoridad y fama a ningún otro órgano judicial del mundo. Reescribe y actualiza la breve Constitución de 1787. Normalmente se acerca mucho al consenso social de cada momento, pero también toma decisiones controvertidas sobre el derecho a la vida, los límites del poder presidencial o la financiación privada de campañas electorales. Los presidentes saben que al proponer candidatos al Supremo están prolongado su legado. Con ocho miembros y una vacante, hoy se encuentra dividido en dos mitades ideológicas aparte de la escisión entre los que estudiaron en Harvard y en Yale Simulando un concurso de televisión al comunicar su decisión, Trump ha escogido a un juez federal joven y con las mejores credenciales universitarias y profesionales, discípulo de Scalia. Lo que irrita profundamente a los demócratas es el bloqueo republicano a su último candidato al Tribunal, Merrick Garland, otro buen jurista de Harvard, al que el Senado ni siquiera dio audiencia. Su argumento era que América debía escoger al siguiente miembro del Supremo. Pero las elecciones han mostrado un país dividido en dos mitades y no han dado un mandato a Trump comparable al que, por ejemplo, tuvo Reagan. Con la debida hipocresía, los republicanos ahora argumentan que el proceso de confirmación de Gorsuch no debe politizarse y sopesan alterar las reglas de la nominación del noveno juez para acelerar el proceso. Trump, entusiasta de todo lo que huela a conflicto, ha incitado a pulsar este botón nuclear