Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 3 DE FEBRERO DE 2017 abc. es ENFOQUE 5 La plantilla del Real Betis, con Joaquín al frente, comparece para dar su apoyo a Zozulia, que deberá decidir antes del lunes si quiere jugar en el Rayo Vallecano tras ser tachado de neonazi y amenazado por los ultras del equipo madrileño JUAN JOSÉ ÚBEDA El Betis defiende a Zozulia Un país nacionalcateto HUGHES Se preguntaban estos días en EE. UU. si se le puede pegar a un nazi. Lo decían porque son muchos los seguidores de Trump a los que están calentando la carita. La conclusión, más o menos, era que sí. ¿Pero es lo mismo, por ejemplo, un nazi que un ultranacionalista? ¿Cuándo acaba el nacionalista y empieza el ultranacionalista? ¿Por qué hay tontos pero no ultratontos? Si eso pasa allí, y aquí hay cargos electos y reputados periodistas que llaman Hitler al presidente de los EE. UU. poco puede extrañar que los Bukaneros llamen nazi a Zozulia. Después del desliz de Ana Rosa, ser de extrema izquierda se ha puesto muy difícil. La cuestión para nosotros es no sólo si se le puede pegar a un nazi, sino también si se le puede dejar sin trabajo. Nos enfrentamos, primero, a la dificultad de un término que no suele usarse con precisión académica. ¿Es nazi el que haría jabón con los demás? ¿El que querría anexionarse al vecino al son de Wagner? ¿Qué catedrático les firmó un informe al respecto a los Bukaneros Pemán (otro que tampoco jugaría en el Rayo) comentaba que fascista es algo que siempre te ponen los demás. Creemos que fascista es sustantivo o adjetivo. Pero resulta que no, que es un pronombre. Nadie puede ser por sí mismo el otro, ni éste, ni aquél. Los pronombres los manejan los demás A medida que el mundo se hace complejo, facha se queda corto; y como facha aquí es cualquiera, si viene uno de Ucrania lo mínimo es llamarle nazi. Pero apetece pararse a pensar si la realidad ucraniana se nos parece tanto como para extender algunas categorías. ¿Es del todo anormal lo paramilitar cuando el país está en guerra? ¿No será que somos un poco nacionalcatetos? Vallecas pese a su poesía no es el Donbass, y lo de Ucrania no es una pelea entre mods y rockers. Zozulia probablemente no sea nazi, sino otra cosa, aunque tampoco nos importa. Mediando una relación laboral, no puede ser discriminado por supuestas ideas políticas. Los valores del club (esa cosa) no importan más que los derechos del trabajador. Así que no: no se le puede pegar a un nazi, ni puede quitársele el trabajo. El Rayo deberá lidiar con los ultras que aspiran a dirigirlo o darles las llaves y la justicia atajar, quizás, ciertas expansiones denigratorias. DEPORTES