Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 2.2.2017 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.925 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO El silencio de las campanas Vecinos de la iglesia de San Nicolás de Valencia se rebelan contra el alcalde por prohibir los tañidos debido a la contaminación acústica ADE PALOMAR VALENCIA IGNACIO RUIZ- QUINTANO FRONTERAS Un efecto benéfico de Trump es poner a todo el mundo ante el espejo. Rajoy, nuestro Mariano, por ejemplo: No estoy a favor de las fronteras U E n el barrio de la Seu de Valencia impera un silencio inquietante que desconcierta a los vecinos desde el pasado viernes. Las campanas de la iglesia de San Nicolás, situada en una de las calles más emblemáticas de la zona, llevan sin dar ni un repique desde que el Ayuntamiento requirió al párroco, Antonio Corbí, el cese de los tañidos, bajo el argumento de que incumple la ley de Protección contra la Contaminación Acústica. El Consistorio tomó la decisión tras recibir la queja de un vecino al que le molestaba el sonido proveniente del campanario que alberga la conocida como Capilla Sixtina valenciana una de las parroquias más antiguas de la capital del Turia, construida en el siglo XIII y declarada en 1981 Monumento Histórico Artístico Nacional. La imposición del Gobierno de Joan Ribó y el consiguiente silencio de las campanas han indignado a Teresa Gascó, vecina del barrio que encabeza la recogida de firmas para que el Ayuntamiento rectifique. Nos están robando el patrimonio cultural sonoro de la ciudad. Con esta prohibición solo consiguen degradar todavía más el barrio, lleno de turismo barato y de borrachos que dejan las calles sucias por las noches explica Gascó a ABC mientras ofrece hojas de rúbricas a los vecinos que se acercan a un horno de la calle Caballeros para unirse a la demanda. En apenas 15 minutos cuatro personas entran y preguntan dónde pueden firmar. He visto el tema en Facebook y quiero participar. No es que no me molesten las campanas, sino que FOTOS: ROBER SOLSONA Recogida de firmas Sobre estas líneas, el campanario de la iglesia de San Nicolás. A la izquierda, las firmas de los vecinos me encantan Los vecinos no entienden cómo puede molestar un sonido tan armónico y complejo que tan solo suena tres veces a lo largo del día. En cuarenta y ocho horas se han recogido más de doscientas firmas y Gascó espera sumar muchas más para presentarlas al alcalde, que pidió ayer que las iglesias reduzcan el volumen del sonido de sus campanas para que puedan seguir tocando como solución de consenso tras la polémica. Por su parte, el párroco Antonio Corbí advirtió de que San Nicolás presentará alegaciones a la prohibición que cumplen desde hace seis días. Pedirá que se excluyan de la normativa los campanarios con gran valor histórico y, en concreto, el de San Nicolás, en el que sus campanas no suenan en un horario abusivo El párroco no se explica cómo es posible que el gobierno municipal ataque a la parroquia después de que la Generalitat aprobara su restauración hace año y medio. No es una cuestión acústica, sino ideológica Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Profundo, adj. Nombre que recibe un texto cuando no se entiende. no de los efectos benéficos de Trump es que pone a todo el mundo ante el espejo. Rajoy, nuestro Mariano, por ejemplo, ya ha confesado: No estoy a favor de las fronteras. Este rusonismo como del Marca todo empezó con el primer hombre que puso una valla es fantástico, y explica la pachorra mariana con las cosas de Cataluña (los payos de Mariano dicen las cosas de Cataluña como los gitanos de Borrow decían las cosas de Egipto y de paso, con el 408 del Código. Plus de Pyrenées! Ni Pirineos... ¡ni vallas de Ceuta y Melilla! porque la verja de Gibraltar es cosa de los ingleses, esos salvajes del Brexit. Genialidad mariana, que permite disolver el Ejército y poner en la calle a María Cospedal, quien podría despedirse con aquel discurso de Churchill (año 28) sobre el desarme en que cada animal declara que sus dientes son armas de defensa, mientras que los cuernos de los adversarios son armas de ataque. Café sin cafeína, leche sin lactosa, cerveza sin alcohol, libros sin lectores, milicia sin militares, casas sin puertas, cuentas sin pin, y ahora, Estados sin fronteras. Ahí está el embrollo del separatismo catalán: el gran principio del materialismo histórico, según el cual toda sociedad pasa del estado feudal al estado burgués antes de acceder al estado proletario, ha sido invertido de tal manera que la sociedad catalana pasó del estado burgués al estado proletario y se dispone a acceder al estado feudal. ¿Qué hacer? La solución estaba escrita. Si quieres que las mujeres vayan detrás de ti, ve tú delante de las mujeres, dijo Quevedo. Si quieres que los catalanes no se separen, déjalos sin fronteras, piensa Mariano, nuestro magnus homo representación clásica del Estado europeo, cuando varios magni homines sustituían en el continente a la Respublica Christiana. Pero, si un Estado es, esencialmente, un territorio cerrado y unificado, ¿qué es esto que está aquí? Pues, como yo lo veo, una máquina de extracción de impuestos.