Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 DEPORTES Fútbol JUEVES, 2 DE FEBRERO DE 2017 abc. es deportes ABC Zozulia, víctima de la presión ultra Se marcha del Rayo tras sufrir amenazas de los Bukaneros por su supuesta ideología JESÚS SEVILLANO SEVILLA Salva Ballesta, el último precedente Febrero del año 2013. El Celta de Vigo había contratado al madrileño Abel Resino como entrenador en sustitución de Paco Herrera. Resino había pensado que el exfutbolista del Málaga, entre otros equipos, Salva Ballesta fuera su ayudante en tierras gallegas, pero no fue así porque el grupo Celtarras de ideología política de extrema izquierda, se había posicionado en contra de su contratación al considerar que el exdelantero tenía una ideología de extrema derecha, aunque el jugador había manifestado en multitud de ocasiones que lo único era que se sentía muy español Salva fue vetado en el Celta de Vigo por ello. Una camiseta ha desatado una polémica que va a terminar con un futbolista en el paro. En concreto, la que llevó en verano Roman Zozulia el día que aterrizó en Sevilla para firmar por el Betis. Entonces hubo una información periodística errónea que acusó al ucraniano de neonazi, algo que el propio protagonista desmintió en su presentación como jugador verdiblanco. Pero no fue suficiente. No ha sido suficiente. El tema de su supuesta ideología quedó aparcada en Heliópolis, pero el pobre rendimiento del delantero hizo que tanto el club bético como el jugador acordaran que lo mejor era una salida en el mercado invernal. Y ahí apareció en la tarde del martes el Rayo Vallecano. El equipo de Segunda división pensó que Zozulia podría ser un buen refuerzo para intentar mejorar, pero en cuanto salió a la luz la negociación comenzaron los problemas. Y es que los Bukaneros ultras de extrema izquierda que siguen al equipo madrileño, utilizaron las redes sociales para avisar al presidente, Martín Presa, de que no quería al ucraniano, al que seguían acusando de neonazi. El club hizo oídos sordos, pero las reacciones aumentaron ayer y los ultras, con el apoyo de otras peñas, no aparcaron su protesta. Todo lo contrario. Pintadas, pancartas y amenazas han provocado que el miedo se haya apoderado de los rectores del Rayo Vallecano y de Roman Zozulia, por lo que el delantero regresa a Sevilla para contar con el apoyo del Betis. Eso sí, no podrá volver a jugar en lo que resta de temporada. Es decir, se quedará en paro hasta el próximo verano. Zozulia llegó a Sevilla con una camiseta que desató la polémica J. M. SERRANO Salva y su saludo militar ABC Niega ser neonazi Al poco tiempo de hacerse oficial el acuerdo de cesión entre el Betis y el Rayo, Zozulia escribió una carta dedicada a los aficionados del conjunto vallecano explicando, una vez más, que no estaba vinculado a ningún grupo neonazi o paramilitar alguno. Lamentablemente, mi llegada a España estuvo acompañada de un malentendido por culpa de un periodista que conoce muy poco la realidad de mi país y mi propia trayectoria. Llegué al aeropuerto de Sevilla con el escudo de mi país, Ucrania, y unos versos del poeta Taras Shevchenko, estudiado en todas las escuelas de la Unión Soviética. Este periodista publicó que traía una camiseta de un grupo paramilitar, que se diferencia claramente del escudo de mi país, puesto que lleva una espada de gran tamaño. El Real Betis pidió la eliminación de esta noticia al periódico, que ya la retiró inmediatamente tras Tono amenazante Los ultras del Rayo, al agente del jugador: O bien os buscáis otro equipo, o bien os vais de vacaciones reconocer su error y pedir disculpas. Como ya señalé en mi presentación con el Real Betis, no estoy vinculado ni apoyo a grupo paramilitar ni neonazi alguno. He realizado una importante tarea en Ucrania colaborando con el Ejér- cito para proteger a mi país, además de ayudar a los niños y a los más desfavorecidos Una explicación que no ha servido para nada, atendiendo a los acontecimientos acaecidos, ya no solo en la noche del martes, cuando se hizo oficial la cesión, sino también al recibimiento que el delantero uruguayo y su agente, Vladímir Kuzmenko, tuvieron en la ciudad deportiva del cuadro franjirrojo. El propio Kuzmenko se detuvo unos instantes para hablar con representantes de los grupos que se posicionaron en contra del fichaje, pero no le dejaron ni siquiera explicarse. En la conversación, con un tono bastante amenazante, estos hinchas, conocidos como Bukaneros le comunicaban al representante que si él quiere rescindir el contrato, nosotros también; es lo mejor para las dos partes. O bien os buscáis otro equipo, o bien os vais de vacaciones Instantes después, interpelado por medios de comunicación presentes en la llegada de Zozulia, Kuzmenko confirmó que su representado no iba a jugar en el Rayo Vallecano.