Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 2 DE FEBRERO DE 2017 abc. es cultura CULTURA 51 Gone Baby Gone La adaptación de Desapareció una noche el cuarto caso de la serie protagonizada por Kenzie Genaro, supuso el debut de Ben Affleck como director. En el reparto destaca su hermano Casey Vivir de noche La segunda entrega de la trilogía protagonizada por Joe Coughling acaba de llegar al cine de la mano de un Affleck que se desdobla en actor y director. Es fantástica sentencia Lehane El escritor Dennis Lehane, fotografiado ayer en un hotel de Barcelona INÉS BAUCELLS todo lo que está ocurriendo ahora mismo en su país? -Estoy muy preocupado, claro. Cualquiera que haya leído alguno de mis libros sabrá que estoy en profundo desacuerdo con la dirección que están tomando las cosas, pero tengo mucha fe en el marco de referencia que nos dejaron los padres fundadores. Thomas Jefferson era un tipo realmente listo. Los americanos estamos construidos para manejar los errores, así que si dentro de dos años los votantes están insatisfechos, cambiarán el Senado; y si dentro de cuatro años siguen así, cambiarán al presidente. Mentiría si dijera que ahora mismo no estoy muy preocupado, pero tengo que agarrarme a eso para seguir creyendo en el sistema. Carvalho y el carpintero que lleva dos décadas sin leer novela negra Dennis Lehane recibirá esta tarde en el Salón de Ciento del Ayuntamiento de Barcelona el premio Carvalho instituido en memoria de Manuel Vázquez Montalbán, pero cuando se le pregunta por el escritor barcelonés, no puede más que echar mano de la franqueza y reconocer que no lo ha leído. Sé que es un autor con un estatus legendario, pero me avergüenza el poco género negro que he leído en las últimas dos décadas confiesa. Es más: el autor de Mystic River reconoce que lo que le pide el cuerpo últimamente es mantener una distancia prudencial con la ficción. Así como un carpintero no llega a casa y sigue trabajando en los tablones, lo último que me apetece después de pasarme el día escribiendo es leer ficción. Por eso casi todo lo que leo ahora mismo es no- ficción explica. -De hecho, alguna vez ha dicho que se considera un escritor político. -Oh, no, eso es un error de traducción. Yo me considero un escritor social, y para mí eso implica abordar temas universales de clase, raza... La política para mí tiene que ver con escribir sobre el presente inmediato, y nunca he sido demasiado bueno en eso. ¿Y qué es lo que le da el género negro como escritor? -Me gusta porque permite abordar todos estos temas. Desde un punto de vista histórico, la novela negra, al menos la americana, siempre ha tenido que ver con la gente que vive en los márgenes y con subrayar no aquello que se tiene, sino lo que no se tiene. Eso hace que inmediatamente te lleve a preguntas sobre clase, raza y justicia social. Supongo que tiene que ver con el hecho de crecer en una familia de clase trabajadora, yo siempre he visto la novela negra como la tragedia de la clase trabajadora. En una tragedia shakesperiana o griega, los héroes caen desde gran altura; en la novela negra caen desde el bordillo, pero la caída es igual de trágica. -Su colega Richard Price suele decir que escribir para el cine y la televisión le permite ganar dinero y así seguir haciendo las novelas que le vienen en gana. ¿Ocurre lo mismo en su caso? -Diría que son dos casos diferentes, ya que a Richard le pagan mejor su trabajo para televisión y a mí probablemente me pagan mejor como novelista. Hemos trabajado juntos y él es una influencia capital. En cualquier caso, lo veo como dos asuntos completamente diferentes: ahora mismo estoy trabajando en una serie basada en una novela de Stephen King y puedo escribir un guión en cualquier sitio. Para un libro, sin embargo, tengo que encontrarme en una habitación tranquila. -Una última curiosidad: Ese mundo desaparecido se abre con un verso de Stolen Car de Bruce Springsteen, y hace años ya escribió un relato basado en la canción State Trooper ¿Ve alguna conexión entre sus universos creativos? -Es una influencia gigante. Lo descubrí con 14 años y me cambió la vida. Richard Price, Bruce Springsteen y Martin Scorsese son las tres personas que más me han influido. Luego vienen todos los demás. Además, los conocí a todos el mismo año, así que no puedo quejarme demasiado de la vida que llevo.