Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA Deriva secesionista en Cataluña JUEVES, 2 DE FEBRERO DE 2017 abc. es espana ABC Las competencias actuales Tributos propios La Generalitat tiene competencias para establecer sus propios tributos (algunos de los cuales recurridos por el Gobierno) impuestos sobre grandes superficies, tasa turística, emisiones de la aviación comercial, de CO 2, pisos vacíos, prestadores de comunicaciones electrónicas o canon del agua. en tributos como Patrimonio (recaudación cedida al 100 Transmisiones (100 IRPF (50 Hidrocarburos (58 Juego (100 IVA (50 e impuestos sobre fabricación: 58 en tabaco y alcohol, y 100 en electricidad. A lo que aspira el Gobern Recaudación plena De entrada, y sin que ello implique rebasar el actual marco estatutario, la Generalitat quiere asumir la recaudación de todos los impuestos propios y cedidos. Más allá, y en el supuesto de una hipotética independencia, el Gobierno catalán pretende tener capacidad tributaria plena (IRPF, IVA, especiales... Generalitat asegura que la base de datos fiscal de la que dispone se nutre de fuentes legales. Es más, en una hipotética secesión, se apunta, no haría falta esa base de datos en tanto que la misma la proporcionarían las propias empresas. Quién recauda Impuestos como el de Sucesiones o el de Transmisiones los recaudan ahora en Cataluña los registradores de la propiedad, del mismo modo que la recaudación ejecutiva la asume la Agencia Tributaria estatal. Duplicar plantilla Para desarrollar sus planes, la Generalitat prevé llegar a la veintena de oficinas de Hacienda y alcanzar en verano una plantilla de unas 800 personas, el doble de la actual. Tributos cedidos Aunque de titularidad estatal, la Generalitat y el resto de CC. AA. tienen competencias limitadas Con qué instrumentos Enmendando lo afirmado por el exsenador Santiago Vidal, la La Generalitat presume de tener ya plena capacidad tributaria En verano dispondrá de un sistema que le permitiría recaudar todos los impuestos ÀLEX GUBERN BARCELONA Listos para lo que haga falta. Al igual que sucede con el resto de lo que la Generalitat define como estructuras de estado la administración tributaria catalana estará preparada a partir del 1 de julio para lo que pueda venir. Este es el mensaje que desde el Gobierno catalán se lanzó ayer, en plena escalada de tensión con el Gobierno y cuando sigue abierta la polémica sobre los supuestos métodos ilegales que habría empleado para dotarse de una base de datos fiscal de los catalanes, según reveló el exsenador Vidal (ERC) Aunque será la Fiscalía la que investigue si lo que afirmó Vidal entra en el campo de lo fantasioso o responde a la realidad, lo cierto es que la administración autonómica, de manera especial desde que Oriol Junqueras (ERC) asumiese la cartera de Economía, no ha parado hasta armar lo más parecido a la administración tributaria de un estado independiente. Lo detalló ayer el secretario de Hacienda catalán, Lluís Salvadó, que confirmó que la hacienda propia estrenará en verano un nuevo sistema informático con capacidad, si se diese el caso, para gestionar impuestos estatales como el IRPF o el IVA, además lógicamente de los tributos propios. Por el momento, y como pasa con otras competencias de la Generalitat, se trabaja al menos aparentemente dentro del marco estatutario, sin que eso impida, se desliza, que en un futuro pueda rebasarse. El nuevo sistema informático, por ejemplo, se aplicará para la recaudación de los impuestos propios, comenzando por el de bebidas azucaradas y siguiendo con la tasa turística, grandes superficies o el de activos no productivos (cesión a la CUP) El nuevo sistema, esta es la diferencia, está diseñado además para impuestos periódicos, de grandes censos de contribuyentes y, en definitiva, para recaudar cualquier tipo de impuesto La capacidad está instalada, vino a presumir en RAC 1 Salvadó, Por el momento, y como ha explicado la Generalitat, su primer objetivo es desarrollar toda la capacidad impositiva que le otorga el Estatuto, y que los anteriores gobiernos de CiU no hicieron. Por ejemplo, la recaudación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones y el de Transmisiones Patrimoniales, que ahora realizan los registradores de la propiedad. También, y de manera significativa, la recaudación ejecutiva (embargo cuando el contribuyente no paga) algo que otras comunidades ya realizan y que en su momento Cataluña delegó en la Agencia Tributaria estatal. La pretensión es que en otoño el Govern ya pueda gestionar y liquidar todos los impuestos propios y cedidos. Lo que pueda venir después ya depende de otros factores. Sin colaboración del Estado En este campo, y más allá de la voluntad de llegar a asumir todos los impuestos, la pregunta que se plantea después de lo afirmado por el exsenador Vidal es si la Generalitat tiene la capacidad y los datos para ello. Es decir, si ya cuenta con la famosa base de datos fiscal que el exjuez presumía de haber obtenido ilegalmente. La postura del Gobierno catalán es que sí, que tiene capacidad, pero no por la colaboración que pueda prestar el Estado en caso de secesión no nos entregarán un pendrive se reconoce sino por el cruce de datos de múltiples fuentes legales, se apunta. Es más, reconoció ayer el propio Salvadó, la colaboración del Estado no sería ni necesaria para conformar dicha base de datos. Así la Generalitat apunta que, en realidad, si quisiera recaudar el IRPF, el IVA, Sociedades y los impuestos especiales, no necesitaría la base de datos española, sino que tendría suficiente con que las empresas le pagasen las cotizaciones de los trabajadores. Será una base de datos que se construirá a partir de las declaraciones que harán las empresas que, en definitiva, son las que pagan los grandes impuestos que ahora recauda el Estado. No necesitaremos una base de datos específica afirmó. Que las empresas se decidan a pagar sus impuestos a la Hacienda catalana solo dependerá de que en el referéndum de independencia el sí gane por amplia mayoría. Pensamiento mágico. La CUP indigna al Gobierno catalán por unos carteles El Gobierno catalán criticó ayer unos carteles elaborados por la asociación Endavant, integrada en la CUP, en los que se publicita una protesta en el Hospital Parc Taulí de Sabadell contra los recortes en Sanidad. En los carteles sale la imagen de una enfermera pegando al consejero de Salud, Toni Comín. ABC