Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE JUEVES, 2 DE FEBRERO DE 2017 abc. es ABC François Fillon, ayer, al salir de su domicilio en París REUTERS Le Pen comparte apuros éticos con Fillon Francia, donde en todas partes cuecen habas François Fillon lo niega todo. Tras el registro policial de las oficinas de la Asamblea y el Senado de Francia en busca de pruebas de la contratación fantasma (y muy productiva) de su esposa, Penélope, el candidato del centro- derecha no solo proclamó que no piensa retirarse de la contienda de las presidenciales de mayo, sino que dijo ser víctima de un golpe de Estado institucional Fillon pidió ayer a su partido que aguante quince días, tiempo en el que cree que concluirá, con su exoneración, la investigación abierta por la Fiscalía para aclarar los pagos a su esposa por trabajos que, según se sospecha, no realizó y que le valieron casi un millón de euros en una década. Con el socialismo en galopante proceso de autodestrucción y los conservadores capeando como pueden el Penelopegate quien se frota las manos pensando en las urnas es la candidata del Frente Nacional, Marine Le Pen. Al menos hasta ayer, cuando el Parlamento Europeo comenzó a congelarle la sonrisa: le exige que devuelva de manera inmediata 300.000 euros cobrados indebidamente por contratar de forma irregular a asesores en Bruselas. En Francia, mires a donde mires, cuecen habas. INTERNACIONAL REUTERS Marine Le Pen, a su llegada ayer al Salón Empresarial de la capital francesa