Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL Nuevo Gobierno en EE. UU. Primeras medidas económicas MARTES, 24 DE ENERO DE 2017 abc. es internacional ABC El presidente rompe los grandes acuerdos comerciales exteriores Desmonta el Transpacífico y renegocia el Nafta con México y Canadá MANUEL ERICE CORRESPONSAL EN WASHINGTON Investigado el asesor de Seguridad Nacional Parece el mundo al revés, pero el mandato de Trump trae episodios nunca vistos. Los servicios de Inteligencia de Estados Unidos están recopilando toda la información posible sobre las comunicaciones que ha mantenido con el Kremlin el designado por el nuevo presidente para el puesto de Asesor de Seguridad Nacional, el general retirado Michael Flynn. La operación se lleva a cabo mientras el Senado acomete el procedimiento de confirmación de los miembros del equipo del nuevo presidente, que discurre a un ritmo más lento que en anteriores ocasiones. La inquietud creada por la conexión de Flynn con Rusia ha impulsado al Congreso a demandar la máxima información posible sobre su pasado. Según diversas fuentes, los servicios secretos analizan las comunicaciones que mantuvo con Moscú, entre ellas, llamadas telefónicas que cruzó con su embajador en Washington, Sergey Kislyak, algunas realizadas a finales de diciembre. Pese a los recelos que también provocaba el nominado por Trump para dirigir el Departamento de Estado, por su amistad con Putin, Rex Tillerson recibió ayer el visto bueno del Senado, incluido el de Marco Rubio, el republicano más reticente. Como una apisonadora, Donald Trump ha dado los primeros pasos contra los grandes acuerdos de libre comercio suscritos por Estados Unidos. El nuevo presidente rompió el compromiso con el Acuerdo Transpacífico, que su antecesor, Barack Obama, había suscrito con otros once países de América y de Asia el pasado año. Aunque todavía sin ser formalizada en una orden ejecutiva, como ocurrió ayer con el anterior, la Administración Trump también ha iniciado las conversaciones políticas con Canadá y México, los dos socios de Estados Unidos en el otro gran pacto comercial, para renegociar el Nafta (Acuerdo de Libre Comercio para Norteamérica, por sus siglas en inglés) El nuevo inquilino de la Casa Blanca eligió una puesta en escena con altos ejecutivos de grandes industrias estadounidenses para comunicarles sus decisiones y transmitirles en persona la filosofía proteccionista que va a marcar su mandato. No será por falta de reiteración. Donald Trump empieza a llevar a la práctica la máxima que proclamó bajo la cúpula del Capitolio el pasado después de jurar su cargo el pasado viernes: Comprar americano y contratar a americanos Con la determinación de beneficiar a los trabajadores un mensaje paternalista que tampoco va a abandonar, Trump excluye a Estados Unidos del que iba a ser el mayor acuerdo comercial del mundo y a abrir el mercado norteamericano a Asia, un espacio que suprimía las barreras al 40 del tráfico de productos y en el que se encuentran aliados asiáticos tradicionales como Japón. En el fondo late también el combate de Trump a la competencia desleal que a su jui- cio protagoniza China. El hecho del que gigante asiático decidiera quedar fuera del acuerdo Transpacífico le otorga ventajas proteccionistas frente a EE. UU. a juicio del presidente. Minutos después, ante una docena de directivos de compañías, entre ellas Ford y Dell Technologies, el presidente reiteró con vehemencia su intención de penalizar a aquellas empresas que pretendan fabricar en el exterior, contratando a trabajadores no americanos Para ellas, como ha repetido recientemente con advertencias concretas desde su cuenta de Twitter, implantaremos un alto arancel a la importación Medidas compensatorias En un manifiesto intento de mostrar a los ejecutivos una de cal y otra de arena, por lo que suponen de pérdida de competitividad para las compañías sus medidas proteccionistas, Trump también comunicó a los directivos su intención de aplicar una masiva bajada de impuestos aunque solo cuantificó el descenso en el impuesto de sociedades, actualmente en el 35 que podía quedar en el 15 o el 20 Recalcó también su intención de proceder a una desregulación de las leyes del mercado de trabajo y dijo que reduciría esta normativa en un 75 Pese a las diferencias de criterio entre el presidente y el partido que lo sustenta, la ruptura del Acuerdo Transpacífico ha sido aceptada por los republicanos, en una primera muestra de que el partido conservador va a comulgar con ruedas de molino en algunas iniciativas de Trump, a cambio de compensaciones del presidente en otros asuntos. Es el nuevo signo de los tiempos. Las encuestas avalan hasta el fuerte cambio de opinión de sus votantes en los últimos dos años, que ya durante la pasada campaña electoral consideraban perjudiciales para EE. UU. los grandes tratados de libre comercio, con un 68 frente a un 24 (Pew Research Center, octubre de 2016) La división es mayor entre los demócratas, al 50 entre quienes apoyan y quienes rechazan estos grandes acuerdos, como se puso de manifies- Bajada de impuestos Trump prometió una masiva bajada de impuestos y desregular el mercado del trabajo to en las primarias entre Hillary Clinton y Bernie Sanders, al igual que Trump, combativo activista en contra el Acuerdo Transpacífico. Pero los republicanos renuncian a la liberalización impulsada por el gran referente del partido, el presidente Ronald Reagan (1981- 1989) Fue él quien suscribió, en 1988, el otro acuerdo de libre comercio que va a impugnar Trump, el Nafta. Aunque en este caso no para romperlo, sino para renegociarlo. Tanto el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, como el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, se han mostrado ya dispuestos a abrir el melón del pacto norteamericano de libre comercio. Trudeau dio su visto bueno el domingo por teléfono. El ministro de Exteriores de México, Luis Pactos transnacionales Acuerdo Transpacífico o TPP Nafta o Tlcan Suscrito el 4 de febrero de 2016. El acuerdo impulsado por Obama, y que rompe Trump, agrupaba a doce países de América y Asia. Además de EE. UU. estaban: Australia, Canadá, México, Perú, Chile, Japón, Malasia, Vietnam, Brunéi, Nueva Zelanda y Singapur. Iba a suprimir barreras comerciales a un mercado de 800 millones de personas. Firmado el 4 de octubre de 1988. Con la firma del presidente Ronald Reagan, agrupaba inicialmente a Estados Unidos y Canadá. Dos años más tarde, se sumó México. A finales de 1992, los tres países (con George H. W. como presidente estadounidense) suscribieron el Nafta como se conoce hoy. Trump denuncia que beneficia a México y perjudica a EE. UU. Acuerdo con la UE o TTIP Es el que Estados Unidos y la Unión Europa llevaban negociando durante más de un año, y que Obama dejó encauzado, salvo algunas discrepancias puntuales. En la práctica ya ha saltado por los aires. No sólo por el Brexit, sino porque la política de Trump va a ser formalizar acuerdos bilaterales, nunca transnacionales.