Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 7 DE ENERO DE 2017 abc. es estilo GENTESTILO TV 67 Medina Sidonia Antecedentes Según la demandante, su madre servía en una de las propiedades de la familia cuando quedó embarazada Intentos fallidos Pilar y su hermano Javier se ofrecieron para someterse al test y evitar la exhumación tonces el presunto padre no era mayor de edad y la empleada de hogar era una mujer que le llevaba algunos años y, según se explica en la demanda, tras quedarse embarazada la despidieron por lo que tuvo que dejar a la criatura al cuidado de sus padres y marcharse de Sevilla en busca de trabajo Cinco años mas tarde, contrajo matrimonio con otro señor por el gran amor que sentía por su hija a la que llamó Rosario, pero nunca le ocultaron la auténtica identidad de su padre y de ahí que en el pueblo donde se crió todos la llamaban la condesita Álbum de familia DUQUESA Y ALREDEDORES ÁNGEL ANTONIO HERRERA ¿Por qué ahora? Lo que Pilar Medina Sidonia no comprende es que si Bermudo ha argumentado que no comenzó los trámites hasta que murió su padre (oficial) como muestra de respeto, lo podía haber hecho en vida del mío, ya que el suyo falleció en noviembre de 1981 y el mío en el año 2008. Podía haber pedido este test en vida de mi padre y así nos hubiéramos ahorrado un proceso tan desagradable argumenta. A esto añade que tampoco ha podido demostrar que no sea hija de su padre (oficial) y eso tendría que haber sido antes que todo dice. En otros casos similares así es como se ha procedido. Si los Medina Sidonia no quisieron someterse en un primer momento a un test de ADN fue porque ante las pocas pruebas que había, nos parecía todo un despropósito. Pero en cuanto vimos que el juez daba vía libre a esa orden de exhumación, mi hermano Javier y yo nos ofrecimos añade desolada. Según el letrado FerEFE nando Osuna, han seguido adelante porque el Instituto Toxicológico exigía que se hicieran el test los cuatro hijos y si no estaban todos, no lo daban por válido de ahí que se hayan rechazado esas ofertas. E Leoncio Alonso Luisa Isabel Álvarez de Toledo con su primogénito, Leoncio, en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) en 1996. Él es el XXII duque de Medina Sidonia El patrimonio En la nota de prensa enviada por los abogados ya se aclara que han investigado y saben que Álvarez de Toledo tenía un gran patrimonio. Lo cierto es que su herencia se repartió entre sus cuatro hijos, siendo Pilar heredera universal; el resto de sus hermanos recibieron la legítima. No quiero adelantar acontecimientos. Ahora estamos en este proceso y ya veremos cómo acaba, porque ha habido otros casos muy sonados que tras exhumar los cadáveres, las pruebas han resultado negativas anuncia Pilar. Lo que pase con la herencia, en caso de que el resultado sea positivo, será otra batalla también larga y complicada, dado que ni las valoraciones sobre el patrimonio que se hicieron hace nueve años son las mismas que hoy, ni los bienes que se repartieron seguirán intactos tras el paso de estos años. n su lecho de enferma irre- sarse con un jinete de estampa, Leonparable, con 71 años, malhe- cio González de Gregorio y Martí, rida de cáncer, diez horas an- de la nobleza castellana. Aquello duró tes del último suspiro, Luisa un soplo de eternidad, entre 1955 y Isabel Álvarez de Toledo se casó in 1958, rato arriba, rato abajo. En cualarticulo mortis con Liliane Dahl- quier caso, cuando nació el tercer mann, nacida en Alemania, pero cria- hijo, el citado Gabriel, ya Isabel y da en Barcelona, a la que siempre ha- Leoncio estaban separados. bía presentado como su secretaria. Acababa así de nombrar a Liliane La cárcel y el exilio nueva presidenta de la Fundación La duquesa conoció la cárcel, y conoCasa de Medina Sidonia. Acababa así ció el exilio, en París. Allí pilló una de dejar a sus tres hijos, Leoncio, Pi- buhardilla de estrechez donde dicen lar y Gabriel, al margen de los bie- que cabían todas las libertades. En el nes transmitidos de generación en palacio de los Guzmanes, en Sanlúgeneración, desde antañazo. Decar de Barrameda, residencia hisjaba viuda, en fin, y alredetórica de los Medina Sidonia, PARÍS dor una familia de cabreo, tenía un laboratorio de paAllí, Luisa que reclamó por la vía jupeles, donde trabajaba Isabel vivió en dicial sus derechos ante como un soldado insomuna buhardilla la viuda beneficiada. ne, y ahí recibía a veces, donde cabían La cosa se aclaró a fapor rachas, a una tribu de todas las vor de estos a finales del frikis, para echar el rato libertades 2015, cuando un juez les redándole a la botillería de firconoció como herederos lema. Si miramos el árbol geneagales, aunque el reparto anuncialógico de la duquesa, nos sale, al do fuera desigual, privilegiando al fondo, Alonso Pérez de Guzmán el mayor, Leoncio, por su condición de Bueno, héroe de la defensa de Tarifa, heredero universal en el testamento, allá en el siglo XIII. Gabriel Maura otra fuente de conflictos, por cierto, Gamazo, miembro de la Real Acadeentre los hermanos. mia de la Historia y de la Real AcadeLuisa Isabel Álvarez de Toledo es mia Española, fue su abuelo materuna ausente presentísima, en esta fa- no, y la tuteló en los primeros esbomilia de alcurnia. Gabriel, el menor, zos literarios o históricos. El archivo ha puesto a veces cruda síntesis a su de la casa ducal, donde hay más de indignación arterial: Mi madre era seis millones de documentos, es uno una mala persona Pudiera ser, el de los archivos más importantes de suyo, uno de los retratos a la contra Europa. Luisa Isabel lo donó íntegro de Luisa Isabel Álvarez de Toledo, la a la fundación, en invierno del 90, que duquesa roja según acuñación de se convertía así en su legado al munesquina de cuando fue una joven tu- do, en un tesoro personal. Liliane lo multuosa de lucha antifranquista. La ha venido custodiando, mientras haduquesa tuvo una época, en la juven- blaba poco, o nada. Enfrente, una fatud, de aristócrata al uso, y llegó a ca- milia de litigio. Que no cesa. CORDON Gabriel El más pequeño de los hijos de Leoncio González de Gregorio y Martí, en una imagen de archivo tomada en Madrid Manuel Sánchez Arcas, Mary Clarke, la duquesa y Enrique Líster, en 1966 EFE