Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 SOCIEDAD SÁBADO, 7 DE ENERO DE 2017 abc. es conocer ABC SANTIAGO MARTÍN LA UNIDAD DE LA IGLESIA Si es pecado la eutanasia, ¿por qué hay obispos que permiten que comulguen los que la piden? L a Iglesia católica tiene, además de esa característica que le da nombre, otras tres. Es una, santa y apostólica. Son las cuatro notas que definen la Iglesia. Sin las cuatro, dejaría de ser la auténtica Iglesia fundada por Cristo, en la que se mantiene la plenitud de la revelación hecha por el Señor, tal y como enseña el Catecismo. Es decir, perder la unidad, por ejemplo, afectaría a la esencia de la Iglesia y, por lo tanto, a su naturaleza, a su misma catolicidad. Lo que está en juego en este momento es precisamente eso: la unidad. No quiero entrar ahora en cuál de los dos bandos tiene razón o tiene más razón. Sólo quiero constatar el grave peligro de que la unidad de la Iglesia desaparezca. Pongamos ejemplos. En Canadá, un grupo de obispos permite que los que han solicitado la eutanasia comulguen y reciban la unción de enfermos antes de morir, mientras que otros dicen que no se puede dar la comunión a quien está dispuesto a cometer un pecado mortal. En Estados Unidos, un grupo de obispos permite dar la comunión a los divorciados vueltos a casar, en función de sus circunstancias, mientras que otro grupo dice que eso sólo lo pueden hacer si viven en castidad. En Austria, al menos un obispo ha dicho que la conciencia no puede ser la norma absoluta de moralidad, mientras que otro ha dicho justo lo contrario. En medio están los fieles, que ven preocupados este triste espectáculo. ¿Cómo es posible que en la misma Iglesia se pueda comulgar siendo divorciado en esta diócesis y a cinco kilómetros ya no se pueda? Si es pecado solicitar la eutanasia, ¿por qué hay obispos que permiten que comulguen los que la piden? y si no es pecado, ¿por qué hay obispos que lo prohíben? Esto es sólo el principio. Hasta ahora se está hablando de la primacía de la conciencia como norma última de moralidad en cuestiones relacionadas con las relaciones sexuales o la bioética. ¿Cuánto tardará en ampliarse el debate al racismo, la violencia de género, el terrorismo? ¿Por qué hay pecados en los que hay que tener en cuenta las circunstancias y en otros no? Roma, tenemos un problema. Francisco muestra uno de los 50.000 libros de bolsillo que regaló ayer a los fieles en la plaza de San Pedro ABC Reyes Magos son los que no dejan que se les anestesie el corazón El Papa pide no dejarse cegar por las luces del espectáculo, el dinero y el éxito JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL EN EL VATICANO En la fiesta de los Reyes Magos, el Papa Francisco los presentó ayer viernes como la imagen de todas las personas que en su vida no dejan que se les anestesie el corazón Esos tres personajes se sentían impulsados por una santa nostalgia de Dios, que nos permite tener los ojos abiertos frente a todos los intentos reductivos y empobrecedores de la vida A lo largo de su homilía en la basílica de San Pedro, Francisco explicó que esa nostalgia de Dios lleva a rebelarse ante tantos profetas de desventuras y a ponerse en marcha en la dirección correcta. Según el Papa, una conciencia cauterizada En un fue esa nostalgia la que empujó al hijo diagnostico aplicable a otras persopródigo a salir de una actitud de de- nas, el Papa considera que Herodes rrota y buscar los brazos de su padre no pudo adorar a Jesús porque no quio la que el pastor sintió en su cora- so dejar de rendirse culto a sí mismo. zón cuando dejó a las noventa y nue- No pudo adorar porque buscaba que ve ovejas en busca de la que estaba per- lo adorasen Poco después, en el rezo dida Y fue también la del Ángelus ante 35.000 que experimentó María personas, el Santo Padre Sus reyes Magdalena la mañana del invitó a no dejarse cegar domingo para salir co- Francisco regaló por las luces del espectárriendo al sepulcro y en- 50.000 libros de culo, el dinero y el éxito bolsillo en los contrar a su Maestro resuy a no caer en los baches que se narra citado del pesimismo, que apriEn una homilía positisionan la esperanza cómo la va y esperanzadora, Fran- misericordia de El Papa sorprendió a los cisco ha afirmado que ese fieles con un regalo de ReJesús puede sentimiento de nostalgia cambiar la vida yes, aunque falten los capor volver a Dios nos saca mellos Se trata, según exde nuestros encierros deplicó, de un libro de bolsiterministas, esos que nos llevan a pen- llo, Imágenes de la Misericordia El sar que nada puede cambiar En con- librito narra en pocas páginas el modo traste con la actitud dinámica y de bús- en que la misericordia de Jesús se conqueda de los Reyes Magos, el rey tagia a seis personajes del Evangelio Herodes dormía bajo la anestesia de y les cambia la vida. La Caixa Trabajadores que ceden su tiempo a los demás I. ZAMORA MADRID El voluntariado es uno de los pilares sobre los que se sustenta el trabajo de Obra Social La Caixa La entidad ha atendido en los últimos años a más de un millón de personas en riesgo de exclusión social gracias a la labor desinteresada de muchos de sus trabajadores, quienes no dudan en participar cada mes en las distintas actividades solidarias que la fundación bancaria lleva a cabo en nuestro país. Tan solo durante el último año, según datos de la Fundación Bancaria, los voluntarios de La Caixa colaboraron en más de cinco mil acciones altruistas, tales como la promoción del deporte y la cultura entre la infancia, el acompañamiento a mayores y enfermos hospitalizados o acciones solidarias en favor de personas en situación de pobreza. El perfil de estos trabajadores desinteresados es variado y no entiende de edades ni obligaciones. Nuestros voluntarios se han convertido en el vivo ejemplo de la vocación social con la que fue fundada nuestra entidad para estar junto a los que más lo necesitan. Si la fundación es el alma de La Caixa los voluntarios son, sin duda, su corazón afirma Isidro Fainé, presidente de la Fundación Bancaria La Caixa En los últimos once años La Caixa ha fomentado el voluntariado entre sus más de 32.000 empleados con el fin de beneficiar a una sociedad que, además de requerir bienes y servicios reclama a las empresas un comportamiento responsable, en línea con los valores de la solidaridad explican a ABC desde la Obra Social.