Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE SÁBADO, 7 DE ENERO DE 2017 abc. es ABC REUTERS Matanzas en las cárceles de Brasil Hay otro camino JOSÉ LUIS RESTÁN La situación es insostenible en numerosas cárceles brasileñas, y seguramente sucede lo mismo en otros países de América Latina. Las matanzas de los últimos días en los presidios de Manaos y Boa Vista suman la trágica cifra de 89 asesinados, víctimas de la lucha entre bandas y de horrendos ajustes de cuentas. No se trata de acontecimientos aislados, sino del precipitado de un caldo de cultivo que supone una enmienda a la totalidad del sistema penitenciario de un país. En este caso, de un país que aspiraba hasta hace poco a los puestos de liderazgo en el mundo. La repetición frecuente de estos acontecimientos (en Boa Vista se produjeron matanzas ya el pasado octubre) denota un sistema quebrado e inviable sin una profunda reforma. Pero además sería impensable sin contar con la desidia de la autoridad penitenciaria y de las Fuerzas de Seguridad. No solo eso. La escasa reacción social ante semejante horror apunta a la extensión de una mentalidad social que considera las cárceles como lugares de desecho, en el contexto de una convivencia violenta y fracturada. Los obispos brasileños han reclamado, en un severo comunicado, una investigación a fondo de lo sucedido y que se afronten de una vez los problemas estructurales de los centros penitenciarios. También se han REUTERS hecho eco de las palabras del Papa Francisco, en las que recordaba que las cárceles deben estar orientadas a la reeducación y la reinserción social de los reclusos, y deben garantizar en cualquier caso condiciones de vida conformes a la dignidad de toda persona. El propio Brasil conoce una experiencia penitenciaria, pequeña en dimensiones pero muy significativa, llevada a cabo por la asociación cristiana APAC, con el apoyo de algunos jueces y del Estado de Minas Gerais, con un protagonismo fundamental de los propios internos. La novedad que supone esa experiencia en términos de reinserción y mejora de la convivencia indica que no es imposible encontrar alternativas al horror de estos días. INTERNACIONAL Arriba, familiares de las víctimas de la cárcel de Monte Cristo (Roraima) cuyas instalaciones se muestran sobre estas líneas