Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 ABCdelOCIO VIERNES, 30 DE DICIEMBRE DE 2016 abc. es ABC E n escena Nochevieja Cantando bajo las uvas Entrar en el nuevo año en el patio de butacas de un teatro es una forma original de celebrar la Nochevieja, que tiene una larga tradición en los escenarios españoles. En Madrid se mantiene gracias especialmente a los grandes musicales, los únicos que abren en la última noche del año; y lo hacen todos prácicamente con idéntico ritual. El descanso de la función coincide con los minutos previos a las doce campanadas, y todos los espectadores son obsequiados con un cotillón para que celebren con los intérpretes la llegada del Año Nuevo. Para despedir 2016 y recibir 2017 hay varias posibilidades: El rey león El musical de Disney con canciones de Elton John. Teatro Lope de Vega (Gran Vía, 57) 22,30 horas. De 63 a 126 euros. Dirty Dancing El musical inspirado en la película protagonizada por Patrick Swayze. Nuevo Teatro Alcalá. 22.30 horas. Entre 49,90 a 89,90 euros. The Hole Zero Un espectáculo canalla, mezcla de circo, cabaret y musical centrado en la Nochevieja de 1979. Teatro Calderón. 22.30 horas. De 39 a 120 euros. La gran ilusión Un espectáculo del Mago Pop. Teatro Rialto. 23.00 horas. De 32 a 49 euros. El mago Pop ABC El alcalde de Zalamea Clásico imperecedero La Compañía Nacional de Teatro Clásico inauguró su nueva etapa en el recuperado teatro de La Comedia con uno de los textos fundamentales de la historia de la escena española: El alcalde de Zalamea de Pedro Calderón de la Barca. La producción, dirigida por Helena Pimenta sobre una versión de Álvaro Tato, tuvo un éxito extraordinario y colgó todos los días el cartel de No hay localidades Por eso, la CNTC la ha programado nuevamente esta temporada con el mismo reparto: Carmelo Gómez, Nuria Gallardo, Joaquín Notario, Rafa Castejón, Jesús Noguero y Clara Sanchís lo encabezan. Es difícil escribió Helena Pimenta encontrar un texto dramático que posea escenas tan emocionantes y tan perfectas. Parece una pirueta imposible el movimiento de lo cómico a lo trágico y viceversa. La respiración se detiene al avanzar de un lugar a otro, de un conflicto a su contrario, del día a la noche; y buscamos tomar aliento en los momentos no tan lógicos que nos permite esta extraordinaria concepción del espacio y el tiempo. El alcalde de Zalamea Madrid. Teatro de la Comedia. Del 3 al 29 de enero. Carmelo Gómez y Nuria Gallardo Una imagen de El lago de los cisnes ABC Ballet Imperial Ruso Entre cisnes y cascanueces El Ballet Imperial Ruso, una compañía con dos décadas de vida que dirige Gediminas Tarandá, antiguo solista del Bolshoi, vuelve a Madrid para ofrecer dos de los grandes títulos del repertorio, y ambos con la extraordinaria música de Chaikovski: Cascanueces (que ofrece en funciones matinales) y El lago de los cisnes La compañía, una de las depositarias de la excelente tradición de la escuela rusa de ballet, cuenta para las funciones de Cascanueces (el título navideño por antonomasia) con la colaboración de varias escuelas madrileñas: Nazarenco, Carmen Ocaña y Pablo Savoye, Maria Larios y Palmira. Ballet Imperial Ruso Madrid. Teatro Lope de Vega Cascanueces Hasta el 9 de enero. Teatro de la luz Philips El lago de los cisnes Hasta el 25 de enero. Marta Hazas y Carlos Sobera Crítica de teatro Una comedia de cine 5 Y... ¡ACCIÓN! Autor y director: Javier Veiga. Escenografía: Mónica Boromello. Vestuario: Montse Nieto. Iluminación: David Hortelano. Intérpretes: Javier Veiga, Carlos Sobera, Marta Hazas, Marta Belenguer y Ana Rayo. Teatro Reina Victoria. Madrid JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Un director y guionista cinematográfico con ambiciones (Javier Veiga) un productor (Carlos Sobera) que impone en el reparto a su amante, la susodicha, rubia tonta por más señas (Marta Hazas) la esposa del anterior (Marta Belenguer) y la script enamorada del primero (Ana Rayo) Son los personajes que Veiga agita en la coctelera de esta divertida comedia en la que demuestra su gran talento para el gag y los diálogos rápidos e ingeniosos. El aquí también actor y director saca buen partido a los tópicos del mundi- llo del cine en una suerte de vodevil que transcurre durante un rodaje y mezcla con desparpajo la actuación en vivo y diversas escenas filmadas, integrando todo en un continuo ir y venir de equívocos, fingimientos y situaciones cambiantes sobre los diversos planos de la escenografía de Mónica Boromello. Los intérpretes están bien sintonizados en esa clave juguetona: Carlos Sobera explora con gracia la autoparodia, Marta Hazas da la vuelta inteligentemente al prototipo de rubia de pocas luces, y Marta Belenguer y Ana Rayo bordan sus papeles.