Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 30 DE DICIEMBRE DE 2016 abc. es ABCdelOCIO 55 Desvelos de los bellos durmientes PASSENGERS Director: Morden Tyldum. Con: Chris Pratt y Jennifer Lawrence OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE Jennifer Lawrence Lo más difícil fue transmitir la soledad de mi personaje L. LÓPEZ a actriz Jennifer Lawrence encarna a Aurora, una joven escritora con un sueño muy ambicioso: dejar marcado su nombre en la Historia. Me identifico en muchas cosas, pero lo más difícil de interpretar de este personaje ha sido transmitir la soledad que ella siente confiesa, ya que Aurora, pese a tener todo lo que una chica podría desear, no se siente realizada. Para conseguir su meta, decide embarcarse en la nave Avalon durante 120 años en un sueño profundo para llegar a un nuevo planeta, uno que nadie antes ha visto y cuya historia aún no está escrita (algo que quiere hacer ella) Me encanta la idea de exploración espacial, pero no estoy muy entusiasmada con ir a Marte contesta la actriz ante la similitud del viaje de su personaje con el que emprenderá un grupo de personas en 2030. Parece que el clima es malo, no creo que las condiciones sean las mejores... Suena como un bonito planeta, pero tiene pinta de hacer demasiado viento bromea. Eso sí, tiene claro el libro que se llevaría con L ella a los confines del universo: Sinceramente, la saga completa de Harry Potter confiesa. eso cambió totalmente la energía del set confiesa la actriz. Pese a haber interpretado a más de un personaje solitario, la idea de la soTrabajo duro ledad que sienten le es muy lejana. Me Passengers es el resultado de un es muy difícil de imaginar ese sentiduro trabajo que ha durado poco me- miento confiesa Lawrence. Sobre qué nos de dos años. Tuvimos que traba- le deparará el futuro a una de las acjar muchísimo, quince o dieciséis ho- trices del momento, sigue siendo un ras al día, unos seis días a la semana misterio: No me gusta pensar en qué revela su coprotagonista Chris Pratt. papeles haré en un futuro. Nunca imaTanto esfuerzo se hizo notar en el set. gino nada que vaya a pasar dentro de Me quedo con el momento que cam- tanto tiempo, creo que es una pérdida bió todo. Nunca he visto a un actor to- de tiempo reflexiona. Jamás habría mar las riendas de un rodaje de esa imaginado interpretar a una escritomanera. Estaba cansado, como todos, ra en el espacio y mírame ahora. Creo pero tenía tanta energía... Dio un dis- que la clave para que diga que sí a una curso muy emotivo. Valoró el trabajo película es que me de ganas de verla tan duro que todos y cada uno estába- al leerla o que me haga cuestionarme mos haciendo comenta si soy capaz o no de hacerla versión más tierna de lo añade. Lawrence. No recuerdo Todos estos requisitos las palabras exactas que los tuvo Passengers Ha utilizó, pero nos recordó La clave para sido el mejor guión que he cuánto nos entusiasmaba leído hasta ahora. Cuando que diga sí a el proyecto, lo orgullosos una película es lo cogí por primera vez que estábamos de formar sentí la necesidad de seque me den parte de él y lo que nos aleguir leyendo. Una página ganas de ir a graríamos al ver cómo más pensaba... hasta que verla quedaría en la pantalla, y lo acabé concluye. o más atractivo del argumento de esta película futurista es el modo fascinante en que nos plantea el porvenir de la especie humana cuando tenga que buscar su supervivencia más allá de su espacio natural, la Tierra. Y ahí comienza la trama, en el fastuoso interior de una gran nave espacial que transporta a varios centenares de pasajeros, alojados en sus cámaras de sueño, hacia un planeta lejano al que llegarán un siglo después, y en la que una desafortunada avería en la nave hace que uno de ellos (Chris Pratt) se despierte noventa años antes de lo previsto. O sea, una vida en vuelo. El director, Morten Tyldum, controla muy bien los dos nudos de esa trama, el primero adornado con una magnífica puesta en escena, con unos interiores de la nave tranquilizadores y tan apetitosos como una estancia en un hotel de lujo, y el segundo, de índole ético y dramático, que explora en los efectos de la soledad del hombre, su bíblica necesidad de compañía y cuánto de su propia dignidad y ética está dispuesto a renunciar por obtenerla. Mucho más elaborada su parte visual (gran trabajo de ambientación y gran fotografía de Rodrigo Prieto) que su parte moral y dramática, que podría haber sido infinitamente más retorcida, aunque ambas están bien ensambladas para que el completo nunca pierda sus intrigas cinematográficas en el interés del espectador, que la gozará sin grandes problemas. Sus tres protagonistas son un perfecto imán para la mirada, Chris Pratt y Jennifer Lawrence, porque están esculpidos con tantas gracias y mercedes que provocan salivación. Y Michael Sheen, porque interpreta a un barman robotizado que dan ganas de llevárselo a casa sin envolver. Y a pesar de que haya algo de recuelo en todo su apartado de acción y aventura y en sus soluciones de intriga y peligro, la película es un catálogo de atractivos, desde la nave a sus protagonistas, desde los dilemas del viaje hasta su área romántica y desde lo provocativo de algunas de sus sugerencias hasta la música de Thomas Newman. Mejor verla que vivirla. L