Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA Lucha contra el yihadismo VIERNES, 30 DE DICIEMBRE DE 2016 abc. es espana ABC Hay que matar a los incrédulos Kokito de Castillejos se radicalizó en Ceuta y atrapó a su mujer con las redes sociales L. L. CARO P. MUÑOZ MADRID Hay que matar a los incrédulos, ya sean de origen musulmán o de origen ateo Quizá este sea el mejor resumen del pensamiento de Mohamed Hammaduch, alias Kokito de Castillejos o Abu Tasnim El Magrebí, como también se hacía llamar, entre otros nombres. Así se lo dijo, en una conversación a través de una red social, a José María Gil, experto en terrorismo yihadista del Observatorio de Seguridad Internacional, quien mantuvo largos contactos con este monstruo radicalizado en la barriada de El Príncipe de Ceuta y que murió a principios de noviembre de 2015 en Alepo, en un combate en el que también perdió la vida su compañero de katiba (comando) Mourad Kadi. Dejaron viudas a sus mujeres, Asia Ahmed y Fatima Akil Laghmich, y huérfanos a sus hijos de corta edad, con los que fueron detenidos el pasado miércoles por las autoridades turcas cuando pretendían regresar a Europa. Kokito había nacido en julio de 1986 en Castillejos, junto a Ceuta, a cinco minutos en coche de la Ciudad Autónoma con la que a diario hay un trasiego enorme de personas. Estudió en el colegio Abi Rabi Sabti un centro al que asistieron algunos otros jóvenes que acabaron en las filas de Daesh. Sin embargo, no fue en el liceo donde se radicalizó; al joven le gustaba frecuentar a algunos imanes muy radicales de Ceuta, que fueron quienes comenzaron a meterle en la cabeza sus ideas de muerte, y acabó por ser captado definitivamente nada menos que por Mustafá Maya Omaya, un viejo in- Kokito sonríe mientras sujeta la cabeza de un hombre y tiene otras cuatro a sus pies válido, prácticamente ciego y que sin embargo ha sido uno de los mayores captadores de muyahidines para Estado Islámico hasta su detención por la Comisaría General de la Policía. ABC Camarero y dependiente Kokito fue camarero y trabajó en una tienda de su ciudad natal antes de abandonar todo para viajar a Siria. Su salto a la fama se produjo al difundirse una fotografía (en la imagen) en la que se le ve en la parte trasera de un camión sujetando una cabeza decapitada y con otras cuatro a sus pies. Cuando José María Gil le preguntó si él había hecho esa salvajada, lo admitió sin problema. Aunque añadió que solo se las había enviado a un ami- De captado, a reclutador Su fama de sanguinario fue el trampolín para que muchos se decidieran a unirse a la yihad go, pero no para que las publicara. Éste lo hizo y acabó siendo detenido. Esa imagen de sanguinario que le rodeaba sirvió a muchos otros como estímulo para dar el salto al territorio de yihad. También cautivó a su mujer, Asia, quien entró en contacto con él después de que uno de sus hermanos, el Esponja muriera en combate. Primero se casaron por poderes su marido, como dote, le regaló un cintu- rón de explosivos y luego ella viajó a Siria a través de Marruecos para reunirse con él en el campamento de Al Atarib, formalizar la boda y acompañar a su pareja en su carrera de muerte. El hijo de ambos nació en la segunda quincena de marzo de 2014. Su vida ha estado marcada por el horror. Cuando José María Gil le preguntó sobre el cinturón de explosivos el terrorista le explicó que se lo regaló a su mujer porque es lo que me pidió Y al ser interrogado sobre si era para una acción de martirio, afirmó: Estamos listos para una acción así Su sueño era volver a Marruecos o a España para conquistarlos Afortunadamente, murió antes. Su mujer sí hizo el camino de regreso, pero fue detenida. EL PADRE ES OTRO TERRORISTA MUERTO La mujer de Kokito está embarazada de ocho meses S. E. MADRID Asia Ahmed, de 26 años EFE Asia Ahmed Mohamed, de nacionalidad española, vecina de Ceuta y detenida el miércoles en la frontera turca cuando intentaba regresar a España con una compañera y los hijos menores de ambas, tiene 26 años y el odio metido en las entrañas. El padre de su criatura era Kokito de Castillejos uno de los terroristas más sanguinarios, cuya afición era hacerse fotografías con las cabezas cortadas de sus enemi- gos. El terrorista murió en combate en Alepo y ella se volvió a casar, al parecer obligada por Daesh, con otro yihadista no menos criminal que igualmente murió en combate y del que ahora espera un hijo. Está embarazada de ocho meses. Para los investigadores resulta complejo saber la verdadera razón de esa vuelta y determinar si obedece a una huida de la guerra o si regresan para ser utilizadas operativamente por el Estado Islámico. Esta es ahora la principal línea de investiga- ción, informa Efe. Resulta muy difícil atravesar el territorio sirio sin ayuda de Estado Islámico, un dato que tienen muy en cuenta los investigadores. Tanto Asia Ahmed como Fatima Akil Laghmich, ésta de 21 años, comparecieron ayer por primera vez ante un juez, que confirmó sus identidades y les informó de la reclamación de España en su contra. Las autoridades judiciales de Turquía ordenaron su internamiento junto a los niños, de corta edad, mientras se tramita la extradición. Así, las dos mujeres, arrestadas en aplicación de una Orden Europea de Detención (OED) permanecerán en territorio turco durante las próximas semanas y solo después serán trasladadas a España.