Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 30 DE DICIEMBRE DE 2016 abc. es opinion OPINIÓN 15 TRIBUNA ABIERTA Fórum Filatélico TODAVÍA HAY TELA QUE CORTAR EN LAS CLÁUSULAS SUELO POR JOSÉ MANUEL OTERO LASTRES Se ha decido judicialmente sobre los efectos de las cláusulas suelo abusivas para el cliente. Falta resolver qué efectos produce la nulidad de tales cláusulas en los derechos de los bancos concedentes del préstamo L Tribunal de Justicia de la Unión Europea (en lo sucesivo TJUE) en su recientemente sentencia de 21 de diciembre de 2016, sostuvo que era contraria al Derecho de la UE la interpretación que realizó nuestro Tribunal Supremo en su sentencia del 25 de marzo de 2015, en la cual fijó los efectos restitutorios de las cláusulas suelo abusivas a partir de la fecha de su sentencia de 9 de mayo de 2013. La sentencia del TJUE fue muy favorablemente acogida por los consumidores con préstamos hipotecarios con cláusulas suelo. Y en los medios de comunicación, bien debido a los anuncios de ciertos bufetes de abogados, bien por viñetas en las que los humoristas consideraban que a los indicados clientes les había tocado la lotería, está muy extendida la opinión de que todo lo tocante a las cláusulas suelo ya está debatido y decidido, viniendo la banca obligada a devolver, sin más, las cantidades percibidas desde la fecha de celebración del préstamo. Tanto es así que se anuncia que en la mañana de hoy el Consejo de Ministros aprobará unas medidas para la inmediata entrega de tales cantidades a los afectados a las que podrían adherirse los bancos en el marco de una especie de reglas de buenas prácticas bancarias. Pues bien, un examen detenido de la cuestión revela que no todo está resuelto y que quedan temas importantísimos por decidir. Y es que, hasta ahora, se ha decido judicialmente sobre los efectos de las cláusulas suelo abusivas para uno de los contratantes: el cliente. Pero falta por resolver qué efectos produce la nulidad de tales cláusulas en los derechos de la otra parte contratante: los bancos concedentes del préstamo. En efecto, los tribunales han decidido que las cláusulas suelo abusivas son nulas de pleno derecho y que se tienen por no puestas. Y han admitido también expresamente que tales cláusulas suelo se referían a la definición del objeto principal de los contratos de préstamo hipotecario. A saber: para el banco, la obligación de entrega de dinero por plazo cierto y a un determinado tipo de interés y para el cliente la devolución del dinero prestado con el interés pactado y la constitución de una hipoteca sobre un inmueble para garantizar el cumplimiento de su obligación de restituir la cantidad prestada y los intereses. Nuestro Código Civil establece en su artículo 1.303 que, declarada la nulidad de una obligación, los contratantes deben restituirse recíprocamente las cosas que hubiesen sido materia del contrato y el precio con los intereses. Así las cosas, es claro que está definitivamente decidido que son abusivas y, por tanto, nulas, las cláusulas suelo insertadas en contratos de préstamo hipotecario celebrados con consumidores en las que hubo insuficiencia de información. Pero ¿qué pasa con la otra parte contratante? Si, como dice el Tribunal Supremo español, el importe del préstamo y la cláusula de intereses es parte del objeto principal del contrato de préstamo, ¿habría prestado su consentimiento el banco en la hipótesis de haber sabido que eran nulas dichas cláusulas suelo? ¿Se puede sostener seriamente que un intermediador profesional en el intercambio de dinero, como es un banco, puede consentir entregar dinero a préstamo sin interés? De lo que se acaba de decir se desprende que la banca, parte contratante junto con los consumidores de los préstamos hipotecarios, todavía no ha planteado cuestiones esenciales que afectan a las consecuencias de los efectos restitutorios derivados de la nulidad de las cláusulas suelo abusivas. De hacerlo y no hay que descartarlo en absoluto podría darse el caso de que los tribunales llegasen a aplicar el citado artículo 1.303 del Código Civil, obligando también a los consumidores prestatarios a restituir lo que constituye el objeto del contrato para el banco: el dinero prestado con su interés legal. Como puede apreciarse, todavía hay mucha tela que cortar Y por si todavía hay alguien que ve en este tema una cuestión de progresismo judicial, me permito recordar que los intereses afectados en esta materia son los consumidores contratantes de préstamos con esas Una justicia lentísima es menos justicia Esperado para el arranque del año, o como mucho para la primavera, el comienzo del juicio oral de la macroestafa de Fórum Filatélico no tendrá lugar hasta el mes de septiembre. Unos 300.000 pequeños inversores afectados esperan que se les haga justicia desde hace más de una década. El elevadísimo número de estafados y el agujero que llegó a acumular esa sociedad de bienes tangibles (3.400 millones de euros) habrían requerido una administración judicial muchísimo más eficiente. Ya que la autoridades económicas no vigilaron en su día la catastrófica gestión de Fórum, al menos era de esperar una rápida actuación judicial. Ni una cosa ni otra. Y cuando ya todo parecía listo para la vista oral, el proceso se demora otros nueve meses. En todo este tiempo habrán fallecido muchos de aquellos pequeño inversores que perdieron (parte o todos) sus ahorros. Una justicia que se eterniza en resolver los asuntos es siempre menos justa. E condicionada por la puntuación que los demás les ponían con sus smartphones. Era un sistema de puntuación sobre cinco puntos, el cual restringía determinadas cosas a la población que no llegaba a cierto número, ya que eso significaba clase baja o media. Esto me hace reflexionar sobre que las nuevas tecnologías dominarán a las personas el día de mañana, ¿o ya lo están haciendo con plataformas como Instagram, en las que si no llegamos a una cantidad de likes no nos sentimos bien? ANDREA OLIVA GARCÍA MADRID MARCOS DE ANTONIO Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. cláusulas abusivas, de un lado; y los accionistas y los demás clientes de la banca no firmantes de préstamos hipotecarios, de otro. Para finalizar, y con el fin de arrojar la mayor claridad posible sobre la debatida cuestión del carácter abusivo por falta de comprensión material de cláusulas suelo, estoy en condiciones de demostrar que ante nuestros tribunales se están haciendo pasar por consumidores materialmente desinformados economistas, abogados especialistas en mercados financieros, notarios, jueces, arquitectos, ingenieros, licenciados en matemáticas, peritos mercantiles, auditores de cuentas y hasta algún jefe de grupos del Tribunal de Cuentas de España. Lo que acabo de reseñar es uno de los indeseables efectos de la llamada creación judicial del derecho propia de aquellas sentencias que parecen leyes; esto es, normas abstractas de aplicación general. JOSÉ MANUEL OTERO LASTRES ES CATEDRÁTICO DE DERECHO MERCANTIL