Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL MIÉRCOLES, 23 DE NOVIEMBRE DE 2016 abc. es internacional ABC Trump dice ahora que no desea procesar a Clinton Después de prometer a los votantes un fiscal especial para incriminar a Hillary la corrupta el presidente electo de EE. UU. da marcha atrás JAVIER ANSORENA CORRESPONSAL EN NUEVA YORK May no quiere a Farage de embajador en Washington La amistad que han trenzado los populistas Trump y Farage continúa ocasionando sobresaltos a Theresa May. A mucha gente le gustaría ver a Nigel Farage representando a Gran Bretaña como su embajador en EE. UU. Podría hacer un gran trabajo escribió Trump en Twitter. El Gobierno británico rechazó de plano tal posibilidad, esgrimiendo que cuenta con un embajador excelente sir Kim Darroch, y que por lo tanto no hay ninguna vacante Farage, siempre al quite cuando surge una polémica, acusó al Gobierno de poner la aversión a su figura por delante del interés nacional El líder eurófobo, apodado Mr. Brexit en EE. UU. donde apoyó a Trump en varios mítines, dice a May que tiene que entender que el mundo ha cambiado y que estoy en una buena posición con el presidente electo para poder ayudar arte de la victoria de Donald Trump se debe a que el odio de muchos votantes hacia Hillary Clinton les llevó a votar con la nariz tapada al candidato populista o, simplemente, a no ir a las urnas. El multimillonario neoyorquino supo azuzar esa animadversión popular hacia su contrincante. Le colocó el mote de Hillary la corrupta desde el inicio de la campaña y atacó sin descanso el uso de un servidor privado de email cuando era secretaria de Estado y sus relaciones con donantes de la Fundación Clinton. El grito coreado con más fuerza en sus mítines era el de ¡Métela en la cárcel! Y para cimentar sus acusaciones, prometió nombrar un fiscal especial para el procesamiento criminal de Clinton nada más aterrizar en la Casa Blanca. Dos semanas después de las elecciones, la promesa ya es papel mojado. La que fuera directora de su campaña y una de sus asesoras más cercanas, Kellyanne Conway, confirmó ayer que no habrá una investigación criminal contra Clinton. Creo que cuando el presidente electo dice antes de jurar su cargo que no quiere presentar esos cargos es un mensaje muy fuerte, en el tono y en el contenido P dijo Conway sobre la capacidad de Trump para influir en otros republicanos sobre el posible procesamiento de Clinton. Las intenciones de Trump y las explicaciones de Conway sorprenden por dos motivos. Las mentiras y engaños de Clinton, que Trump decía en campaña que rivalizaban con el Watergate de Richard Nixon, ya no importan tanto. Está pensando en muchas cosas ahora que se prepara para ser presidente de EE. UU. y las cosas que se decían en campaña no están entre ellas aseguró Conway. Tabla rasa postelectoral. Además, que Trump decida si procesa o no a una persona vulnera la independencia de la fiscalía general y del FBI sobre su facultad de presentar o no cargos. Muchos analistas y expertos legales salieron ayer a criticar la actitud de Trump y a advertir sobre el riesgo de politizar la herramienta del procesamiento criminal. Son buena gente El entrometimiento de Trump es ya un hecho porque el FBI, que cerró sin presentar cargos la investigación sobre el uso del servidor de email privado, mantiene abierta una investigación sobre supuestas contribuciones de gobiernos y entidades extranjeras a la Fundación Clinton a cambio de favores del Departamento de Estado. Su marcha atrás era algo de lo que ya había dado pistas en la cadena CBS. No les quiero hacer daño. Son buena gente dijo sobre los Clinton. La decisión se conoció pocas horas después de que Trump publicara un vídeo en YouTube donde daba detalles sobre las acciones que ejecutará en su día uno en la Casa Blanca y sorprendió que no mencionara muchos de los asuntos en los que basó su ascenso a la presidencia durante la campaña. Aseguró que emitirá una declaración de intenciones para salir del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, en sus siglas en inglés) que cancelará las restricciones para la producción de energía y que, para dinamizar la economía, eliminará dos regulaciones por cada nueva regulación que se apruebe, entre otras cosas. Ni rastro de la cacareada promesa de construir un muro en la frontera con México, ni de la estrategia para deportar dos o tres millones de inmigrantes indocumentados con antece- Lo que ha anunciado para los primeros cien días Salida del Tratado de Comercio del Pacífico Será su primera decisión al llegar a la Casa Blanca. El TPP fue firmado por los representantes de doce países del área del Pacífico en 2015, que representan el 40 por ciento del comercio mundial. Según Donald Trump, el acuerdo de libre comercio es malo para los trabajadores norteamericanos, y solo beneficia a las grandes corporaciones. Sin restricciones en la producción de energía El año pasado, el presidente Obama firmó el Plan de Energía Limpia, dirigido a reducir las emisiones de carbono que influyen en el cambio climático. Trump ha dicho que revertirá esa acción ejecutiva, que según él perjudica a las industrias norteamericanas que consumen carbón, y que según los sindicatos han llevado a la pérdida de muchos empleos. Reducir las reglas para la industria Durante su campaña electoral, Trump se comprometió a levantar hasta el 70 por ciento de las reglamentaciones que según él atenazan a la industria, a escala federal y estatal. Para sus primeros días, Donald Trump se ha comprometido a eliminar dos regulaciones antiguas por cada una nueva que introduzca. Dará prioridad a la seguridad. Vigilar los visados para extranjeros Trump encargará al Ministerio de Trabajo que investigue el posible mal uso de visados que perjudique a los trabajadores En campaña, el candidato republicano criticó que ciertas grandes empresas ofrecen empleos a licenciados extranjeros, con sueldos más bajos que los nacionales, pero con el atractivo de conseguir el visado de residencia permanente.