Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 GENTESTILO TV SÁBADO, 29 DE OCTUBRE DE 2016 abc. es estilo ABC Isabel Pantoja Tras la libertad, llegan los días de rentabilizar la condena Una vez cumplida su pena, la tonadillera pasa página, mientras crece la expectación sobre su regreso a los escenarios, la televisión y las exclusivas BEATRIZ CORTÁZAR MADRID circulación en las redes de la portada de su nuevo trabajo discográfico. Hasta que se apague el sol lleva más de dos años guardado en un cajón, a la espera de que la artista cumpliera su condena. Con un vestido blanco de estilo mexicano, posando junto a unos abrevaderos, sonriente y mirando de frente, la Pantoja aparece rejuvenecida en la carátula del álbum. El bombazo del año La discográfica Universal es la encargada de este lanzamiento y sus responsables aseguran que va a ser todo un bombazo musical, comparable al éxito que tuvo cuando volvió a los escenarios en 1985, tras enviudar de Francisco Rivera Paquirri y arrasando con su famosísimo Marinero de luces un disco compuesto a su medida por José Luis Perales. Para Isabel, la vida cambia radicalmente desde hoy. Tiene que rentabilizar estos años de silencio. Desde hace días se dice que ya habría posado para una millonaria exclusiva, aunque fuentes cercanas aseguran que no es cierto y que será a partir de ahora cuando mida sus tiempos y valore sus apariciones. De entrada, todas las cadenas la quieren incluir en sus parrillas navideñas. Como un preso que va tachando en la pared de la celda los días que le faltan para volver a pisar la calle en libertad. Así ha vivido Isabel Pantoja (60 años) los últimos nueve meses, no en la cárcel de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) de donde salió el pasado 3 de marzo tras firmar el permiso para disfrutar de la libertad condicional en régimen de tercer grado, sino en el interior de su baluarte: la finca Cantora Y ayer llegó el ansiado día. A las dos de la tarde salía del centro de Inserción Social de Jerez de la Frontera, tras firmar el documento que certifica que es una mujer libre. Ha cumplido su deuda con la Justicia, que en su momento le impuso la Audiencia de Málaga: dos años de prisión y más de un millón de euros de multa por blanqueo de capitales. Isabel ya puede decir que tiene los mismos derechos y deberes que cualquier ciudadano español. Ya no deberá personarse en la comisaría de Cádiz ni pedir permiso para salir de la provincia. Ayer, acompañada por su hermano Agustín y ataviada con un chal de lunares, se esfumó en su Mini rojo, tras estampar su rúbrica. Desaparece por poco tiempo, pues el miércoles 2 de noviembre tendremos noticias de ella en forma de un sonoro lanzamiento discográfico. Como aperitivo de la que se avecina, los fans de la Pantoja han estado cebando el atracón que nos vamos a dar con la constante Ingreso en prisión A primera hora del 21 de noviembre de 2014, entraba en Alcalá de Guadaíra En libertad Ayer, a las dos de la tarde, firmaba su carta de libertad en Jerez de la Frontera FOTOS: GTRES Y EFE Álbum de familia TORERA DE LA SUERTE ÁNGEL ANTONIO HERRERA E stamos, con Isabel Pantoja, ante la última folclórica, porque el resto murió, y Falete no cuenta. Isabel queda libre, por ley, y esto significa la resurrección de la jefa de la copla, una jefa que gasta los volantes por fuera, y que ahora ya llevará un alegrón de nuevos volantes por dentro, yo sospecho. Pantoja, durante la condena, ha cubierto algún paseíllo de permiso, con mucho coro de fotógrafos a la puerta de la cárcel, y un ramo de devotas para gritarle guapa Durante la con- dena, Pantoja ha estado en la cróni- venían pronosticando cuándo le daca social sin estar. Ha resultado la au- ban o no le daban suelta, por un rato. sente más presente, auxiliada, Algún día, en el paseíllo precepquizá a su pesar, por su intivo de salir de permiso, la viAMOR quieta familia revuelta, que mos del brazo de su hermaDonde ella le ha pillado gusto a la cáno Agustín, como una alvio un amor tedra de plató. Pantoja, dutiva novia apócrifa, municipal, la ley rante meses, ha sido la reprimiendo, o bien olvienfocó una crónica incesante, la cródando, quizá, ese medio contabilidad de nica de hacer la aritmética cabreo suyo, tan hispánimalabares de cuándo volvía o no volvía co, que nunca sabemos si es a la calle la artista. pena, gripe o paripé. O todo De Pantoja, desde que entró en pri- junto. Pantoja ya ha cumplido la pesión, no ha habido ni mucha ni poca nitencia larga por aquella época, renovedad, salvo los errores de los que mota, o no tanto, de cuando en Mar-