Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 27.10.2016 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.827 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO La otra guerra Trump- José Andrés El cocinero entra en campaña en favor de Hillary, mientras el magnate inaugura el hotel que iba a albergar su restaurante español IGNACIO RUIZ- QUINTANO EL SUFRAGIO De palabra, todos somos iguales, pero de obra unos somos más iguales que otros y no nos gusta que los demás voten lo que no votamos nosotros E Trump (centro) inaugura su hotel con su esposa, Melania; sus hijas, Tiffany e Ivanka, y sus hijos, Donald y Eric EFE MANUEL ERICE CORRESPONSAL EN WASHINGTON a campaña estadounidense sigue sin dar tregua a las paradojas y a los más variopintos enfrentamientos. No hay espacio para la neutralidad en uno de los procesos más crispados que se recuerdan. El penúltimo miércoles antes de la elección presidencial, que se celebrará el 8 de noviembre, acogió una jornada propia del reality show en el que el Donald Trump ha convertido su apuesta por intentar llegar a la Casa Blanca. El flamante hotel de Washington DC que lleva su nombre era inaugurado por el millonario un mes después de la apertura. En el número 1.100 de Pennsylvania Avenue, a las puertas del céntrico establecimiento, tan sólo a unas manzanas de la Casa Blanca, un grupo de antiguos empleados del imperio Trump protestaban contra el maltrato que supuestamente han recibido como asalariados del magnate. Unos estados más al sur del país, en Tampa (Florida) casi a la misma hora, el cocinero español José Andrés se estrenaba en la campaña electoral inter- L viniendo en un mitin en favor de Hi- thday (Cumpleaños feliz) Clinton llary Clinton. Era la visualización de mostró su agradecimiento a José Anun nuevo frente en la batalla que man- drés proclamando su valentía por hatienen ambos después de que el céle- ber tomado la decisión que hoy le enbre chef asturiano rompiera el contra- frenta a Trump, y por hacerlo en deto para gestionar un restaurante es- fensa de los hispanos. pañol en lo alto del hotel. El candidato republiAyer, José Andrés tuvo decano volvió a hacer gala lante un estrado y un micróde su particular campaña fono para recordar a los cienelectoral, que aprovecha tos de seguidores de Clinton a menudo para promociolos insultos que ha proferinar la marca que honra a do Trump contra los hispasu apellido. Junto a su munos desde que irrumpiera en jer, Melania, y sus hijos la escena electoral. Ese fue el Eric, Ivanka, Donald y motivo de que el cocinero esTiffany, la familia Trump pañol, también nacionalizacortó la simbólica cinta, El chef do estadounidense, decidiepoco antes de que el miparticipó en llonario pregonara las ra desvincularse empresarialmente del millonario. De bondades del proyecto, en el mitin de momento, se mantiene pentiempo y forma: El hotel Clinton en diente de dilucidar por la Jusse ha construido dentro Miami ticia si esa ruptura fue justidel plazo y del presupuesficada o si José Andrés debeto estimados Una afirrá compensar a quien inauguró ayer mación que concuerda con su insistenoficialmente el que es, según presume, te promesa de gestionar EE. UU. con la el mejor hotel de la capital de Esta- misma eficiencia de una empresa, lo dos Unidos. que, a su juicio, se traducirá en muchos Poco después de que el cocinero es- puestos de trabajo y una mejora conpañol presentara a la aspirante a pri- siderable de las clases media y trabajamera presidenta de Estados Unidos y dora. Eso es lo que vamos a hacer y lo de que los fieles la felicitaran por sus que quiero para mí país culminó sa 69 años cantándole el Happy bir- tisfecho. Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Cable, m. Hilo de diferentes grosores que se echa a quien cae en un charco. l asco mediático por el mal llamado populismo no es más que el asco español (y europeo, claro) por el sufragio universal. El español (el europeo) no es demócrata, y se le nota; es socialdemócrata, y quien no lo sea, es populista, y no de los de Boulanger. Vale que, de palabra, todos seamos iguales, pero luego, de obra, resulta que unos somos más iguales que otros y no nos gusta que los demás voten lo que no votamos nosotros. El sufragio se impuso aquí con Posada Herrera, padre del administrativismo, un ismo industrial cada vez más próspero, y, en confidencia a Silvela, Posada Herrera pensaba del sufragio que el Parlamento lo sobrellevaría, pero que en los ayuntamientos de las grandes ciudades supondría su ruina. Yo no he tomado apunte ninguno ni sé por dónde ando al hablar dijo en la tribuna Tengo, además, cierta necesidad, que tenemos todos los mortales que de generación en generación hemos acostumbrado a comer; no puedo entrar ya en más detalles, y, por consiguiente, me siento. Posada Herrera era un chisgarabís de la política, ora allá, ora acá. Pero Sagasta era un progresista como la copa de un pino (ya no se oye lo de la copa del pino) y en la cuestión batallona del sufragio presidía el Congreso: para él, el sufragio universal es una organización armada contra los altos poderes del Estado ¿Qué iba a decir Cánovas, que era el conservador? Pues que el sufragio universal era antirracional y anticientífico y atentatorio contra el sano concepto de soberanía, que, por cierto, todavía en España, por lo que hay que oír y leer, no se entiende qué sea. Soberano, en la definición schmittiana, es quien decide sobre el estado de excepción. La soberanía no puede basarse en una pluralidad de sujetos soberanos, pues se perdería la autoridad del Estado. Pero a lo mejor se trata de eso, cuando los politólogos de guardia insisten en que la soberanía, aquí, es cosa de todos, así que marcho a decretar un estado de excepción.