Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 14 DE OCTUBRE DE 2016 abc. es opinion OPINIÓN 15 VIDAS EJEMPLARES Marta Domínguez Aspirante a policía La trayectoria de Marta Domínguez, excampeona de atletismo y protagonista de un escándalo de dopaje que marcó el final de su carrera deportiva, no se detiene. La exsenadora ha iniciado los trámites para ingresar como inspectora en la escala ejecutiva de la Policía. Hace un par de semanas se sometió a las pruebas físicas y durante este mes tiene previsto hacer los exámenes escritos. La vida sigue. Marta Domínguez JAIME GARCÍA Galicia, las tasas más bajas Universidades públicas: radiografía de la desigualdad Los precios públicos universitarios en España están entre los cuatro más altos de la UE. Solo en Reino Unido, Irlanda y Holanda la Universidad es más cara. Este es uno de los datos que destaca el informe La Universidad española en cifras 2014 2015 editado por la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) Llaman la atención las abismales diferencias entre comunidades. En general, todas han incrementado las tasas desde 2008, pero en proporciones muy diferentes. Mientras que Galicia solo lo ha hecho en un 5,1 por ciento, Cataluña las ha aumentado en un 158 por ciento. Lo que pone de manifiesto que la igualdad sigue siendo la gran asignatura pendiente en un país donde las tasas académicas varían sensiblemente en función del territorio. Un auténtico dislate. Miguel, y el acto finalizó pacíficamente en una España que estaba en plena guerra civil. Unamuno murió a los pocos meses, se dice que de pena por la guerra entre españoles. Es lamentable que a día de hoy, en el Paraninfo de Salamanca, se mienta a los visitantes diciéndoles: Aquí es donde Millán Astray sacó la pistola a Unamuno Millán Astray combatió en la guerra de Filipinas en el siglo XIX, y en la de África a principios del siglo XX. Quedó mutilado, alcanzó el empleo de general y pasó a retirado en 1927. Posteriormente creó la actual Radio Nacional de España y fundó el Cuerpo de Mutilados, pero sobre todo fue un valiente militar, perfectamente coherente con su obra, aplicándose a sí mismo el temerario valor que exigía a sus legionarios. Siempre he pensado que es por ello por lo que su figura no ha caído en el olvido y su memoria es respetada en los cuarteles y recordada en cualquier rincón de España. Estimada alcaldesa, no emborrone la historia de Madrid. Que no le quiten la calle a Millán Astray. RAFAEL REIG DE LA VEGA ANTIGUO GENERAL DE LA LEGIÓN LUIS VENTOSO BOB Los suecos son quienes se honran premiando a Dylan A Pablo Iglesias mezcla churras con merinas De nuevo, Iglesias vuelve a hacer un pupurrí surrealista, en plan cóctel de todo un poco, para intentar atacar el 12 de Octubre, que, junto con el 6 de diciembre, día de la Constitución, es uno de los días más grandes para la Historia de todos los españoles. Y así, mezclando desfile y patria con colonización y élites, se queda tan tranquilo de su disparate verbal, sin respetar que el ejercicio al servicio de nuestra democracia, y la gente que asiste a su desfile como elemento integrador de toda España, es algo tan natural y básico en cualquier otro país democrático, que tendría que apoyar, y cuanto menos, respetar. Él solito se autodefine en sus monólogos y él sería candidato a encabezar el día de mañana cualquier otro desfile civil en el que se rindiera homenaje a la demagogia, al más rancio populismo, y a ese frentismo que no para de pretender inocular. DAVID GARCÍA MADRID Astray la calle que lleva su nombre desde el año 1927. En los años noventa, como he dicho, aquel periodista mencionó un incidente ocurrido en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca en la inauguración del curso de 1936, en el que chocaron dos insignes españoles, Unamuno y Millán Astray. Tenía la palabra Unamuno y Millán Astray le interrumpió con una frase que ha pasado a la historia: Muera la inteligencia En realidad, parece ser que dijo muera la inteligencia traidora o mueran los intelectuales traidores Utilizar esta frase de forma incompleta y manipuladora para tachar de inculto a Millán Astray era una torpeza impropia de un buen periodista. El fundador de la Legión era diplomado de Estado Mayor, dominaba el idioma francés (fue comisionado junto a los franceses para delimitar la frontera pirenaica) fue profesor de Táctica de la Academia de Infantería y, en África, dirigió complejas acciones militares en las que se entrecruzan la táctica, la inteligencia y la logística. Enfrente, Unamuno, pensador y escritor universal, autor del bellísimo Soneto al Cristo de Velázquez pero también capaz de decir cosas gordas y molestas. Fue desposeído de su cátedra en Madrid en 1912, y deportado a Fuerteventura en 1924, donde alguna de sus frases consiguió herir a los majoreros, que mantienen desde entonces una estatua suya, pero de espaldas a la montaña sagrada en actitud de castigo. Aquel día de 1936, Millán Astray, con su personalidad arrolladora, hizo callar a don Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. L distinguir a Robert Allen Zimmerman, de 75 años, judío errante y nieto de las diásporas lituana y ucraniana, los suecos se honran a sí mismos. Dylan es uno de los artistas capitales del siglo XX, el Picasso de lo suyo. ¿Y qué es exactamente lo suyo En esas entrevistas espaciadas que concede a desgana, ha reconocido que no es un gran melodista, ni un extraordinario cantante (en lo segundo discrepo: hay más verdad en un fraseo suyo que en todo Coldplay, incluso hoy, cuando de su garganta afloran gorjeos de lija) Sin explicitarlo, pues en el universo Dylan nada queda nunca claro, Bob venía a concluir que él es un poeta. Sus memorias se leen como quien surca un sueño. Allí cuenta que cuando era un gatito beatnik, ávido por despuntar en el Greenwich Village, dormía a salto de mata en sofás de conocidos. Algunos anfitriones eran letraheridos, con buenas bibliotecas. Bobby, una esponja insomne, lo metió todo en la batidora que hervía bajo sus rizos: Homero y Keats, Rimbaud y Dylan Thomas de quien tomó su apellido Yeats y Kerouac, Mark Twain, los periódicos y el Apocalipsis, hasta el manual militar de Von Clausewitz. Su prodigio alquímico consistió en hornearlos en el fuego de una sensibilidad nueva. El eco de los salmos bíblicos de su fe de cuna se daba la mano con las dudas y anhelos de la primera generación de jóvenes tal vez libres. No soy muy cofrade del pundonoroso Springsteen (lo suyo al lado de lo de Dylan es como comparar a Stephen King con Poe) pero resumió todo muy bien cuando dijo que Sinatra puso la voz, Elvis el cuerpo y Dylan el cerebro. Bobby, que era un mocoso, emergía como un bardo de raigambre shakesperiana, con billete en el mistery train que surca las inabarcables soledades de Norteamérica. Era el más moderno. También el más antiguo. Las rimas que entonaban Frank o Crosby se volvían de repente añejas ante el zafiro cortante de Dylan y su mística pálida y anfetamínica. Para su profundo desagrado, pronto lo coronaron profeta de la contracultura. Título del que desertó exagerando los daños de un accidente con su moto Triumph. Su próxima escala fue casarse, cortarse el pelo y criar a media docena de hijos. ¿Cómo no honrar a un tipo que para enamorar a su mujer le escribió una canción de doce minutos de versos alucinados, donde le hablaba de tu boca de mercurio en los tiempos misionarios, tus ojos como humo y tus oraciones como rimas Dylan ha sido político sin ser obvio ni dogmático (mutó en eléctrico para huir de la turrada progre) Ha descrito la desolación y la extrañeza. Ha zaherido a su ex en versos cebados de ira y ha implorado perdón. Ha predicado a Dios y a veces lo ha perdido. Miró a milímetros a la parca y la desafió Not dark yet Siempre ha sabido que no se ha creado nada mejor que las mujeres. Tampoco más indescifrable. Anoche, la gira sin fin del zíngaro paró en un casino de Las Vegas. Se sentó al piano. Con voz arrasada desgranó sus versos sagrados. ¿El Nobel? ¿Lo han ganado Isaías, Homero, Shakespeare? Bob se subió a su autobús y se desvaneció en la noche ancha de América. Así será hasta que su Dios lo reclame.