Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 CULTURA Javier Gomá Filósofo, gestor cultural Miguel Zugaza Director del Museo del Prado Gregorio Marañón Presidente del Teatro Real Jorge Herralde Editor Enrique Cerezo Productor, presidente de Egeda DOMINGO, 9 DE OCTUBRE DE 2016 abc. es cultura ABC César Luis A. de Marta R. Antonio Cuenca de la Cruz Molina Ex secretario Escritora y Exministro de Estado de política en de Cultura Cultura Ciudadanos Morante de Antonio la Puebla Resines Matador Actor, expte. de toros de la Academia de Cine El ministro es ministro y representa a un millón de personas de las industrias culturales, a 500 millones de hablantes, y además se puede pelear mejor con el ministro de Hacienda Si hubiera ministerio, el centenario de Cervantes habría sido su razón de ser. Ha sido una oportunidad perdida. No se tienen armas si se depende de una instancia superior Sin ministerio estamos cediendo terreno a otros países. Tenemos falta de ambición. Y debemos dejar la cultura fuera del rifirrafe político La cultura es muchas cosas más que la política cultural, pero entiendo que con la representación que otorga puedo estar de acuerdo con la creación de un ministerio competente No creo que sea tan trascendente dónde se sitúa la cultura en el Consejo de Ministros. Es más importante saber con qué presupuestos cuenta La realidad ha demostrado que la cultura necesita un ministerio propio que la defienda y promueva por su riqueza y valor identitario, aunque el ministro actual ha sido extraordinario Sin apoyo oficial a la cultura, al revés que en otros países civilizados, necesitamos un Ministerio de Cultura auténtico, no el fantasmal que hemos padecido con Rajoy No importa tanto que haya un ministerio único e independiente, sino el que lo lleve. Necesitamos una persona que sepa de qué va esto El ministerio debería ser de Arte y Cultura como en EE. UU. ya que el arte y la cultura son lo suficientemente importantes como para tener ministerio propio Además de un Ministerio de Cultura único, lo que necesitamos es un pacto de Estado para la cultura, porque en realidad la cultura es una cuestión de Estado El mundo de la cultura clama por un ministerio propio España pierde oportunidades por la falta de una estrategia cultural clara en un momento decisivo La cultura es el elemento cohesionador y de transformación idóneo en momentos de crisis ABC S i España ha aportado algo al mundo durante los últimos siglos, ha sido cultura. Y, como nos recuerda Darío Villanueva, director de la RAE, la palabra cultura es la más buscada en la web de la Academia. Por algo será. Estamos en los dominios de un idioma que no nos pertenece, que compartimos con 500 millones de personas. Pero... ¿hemos sido conscientes de su valor, se ha hecho lo mejor desde el Gobierno para darle la resonancia que merece? No parece. Están recientes las severas críticas a los resultados del IV Centenario de Cervantes, para muchos una oportunidad perdida. Cuando la crisis anegó como un tsunami las cuentas públicas y privadas, no se marcó una prioridad cultural. El PP decidió volver a fusionar los ministerios de Educación y Cultura, dos ámbitos llenos de vínculos cuya unión iba a ahorrar recursos. Ese tal vez fue el error. La palabra relevante no era crisis, sino estrategia. Otros países, como Francia o Italia, lo hicieron mejor, como les mostramos en estas páginas. En España la educación volvió a enredarse en la política y se comió el espacio de la cultura. Ni uno solo de los grandes debates culturales (el IVA, el mecenazgo, la piratería) ha encontrado consenso ni solución. Y sigue habiendo una silla vacía en el Consejo de Ministros, como símbolo. ABC ha pedido en varias ocasiones que se ponga remedio a esta situación. Hoy ampliamos el debate preguntando al sector y explicando qué hacen otros países cuyo ejemplo importa para esta cuestión. El resultado es unánimemente favorable a un ministerio separado del de Educación. Razones de peso Pocos países hay en Europa con un problema mayor de identidad que el que vivimos en España. Y todos seña- lan la cultura como el mejor elemento de transformación y cohesión que hay. Otorgarle rango ministerial autónomo es un primer paso. El director de la RAE cree fundamental el tema. El Estado parece poco interesado en una política cultural integradora, escudándose en la transferencia a las comunidades autonómicas dice pero es necesario crear un ministerio para un empoderamiento de nuestra cultura, que aporta parte considerable de nuestras señas de identidad como españoles en el mundo Igualmente, el exministro de Cultura César Antonio Molina cree que debe haber un ministerio porque la cultura refleja la identidad de un país, y porque representa también a quinientos millones de personas que hablan nuestra lengua común. Debemos liderar el Representación de máximo nivel Un ministro representa a un millón de personas que viven de nuestra industria cultural y tiene más peso para pelearse con el ministro de Hacienda mundo iberoamericano Además opina que un secretario de Estado es visto como un consejero de una comunidad autónoma y en Bruselas la autoridad de un ministro es mayor. Un ministro tiene más peso en el Consejo y ante el ministro de Hacienda (con el que siempre tendrá que pelearse El ministro de Cultura representa a más de un millón de personas que viven de nuestra industria cultural, una de las más poderosas de Europa, que aporta al PIB un tanto por ciento muy importante concluye. Se muestra muy de acuerdo Marta Rivera de la Cruz, escritora y diputada de Ciudadanos, que preside la Comisión de Cultura en el Congreso. Y añade un elemento que le preocupa: La gran desafección en la sociedad