Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 9 DE OCTUBRE DE 2016 abc. es espana ESPAÑA 29 desigualdad social y en los que la democracia es profundamente deficitaria, lo cual permite a esos movimientos llegar a unos extremos de paramilitarización de la sociedad, como en el caso venezolano, que lindan con los populismos nazi- fascistas de raíz europea que, curiosamente, en Europa ya no serían reeditables. El déficit democrático del que pueden partir los populismos europeos no es tan profundo y se refiere sobre todo a la economía y a la ética política, a los recortes sociales en los estados del bienestar y a los casos de corrupción, no a la ausencia de libertades, que están protegidas hasta el punto de que esos mismos populismos abusan con frecuencia de estas y se sirven de las estructuras garantistas del mundo desarrollado, a las cuales se permiten cuestionar y a las que supuestamente desean combatir. Pero todo ese contexto que los atenúa es también el que los protege largo tiempo. La paradoja española es que el sistema democrático que aplaca a los nacionalismos vasco y catalán es el mismo que los blinda y les consiente desarrollarse hasta el desafío. EPÍLOGO CON CAL VIVA De la invocación a la cal viva de Pablo Iglesias podríamos pensar que es inoportuna y oportunista, o que es destemplada, escalofriante y chirriante en un momento en el que no se está debatiendo nada que tenga que ver con ella. Pero, si el mero hecho de recordar el gran baldón que cayó sobre nuestro sistema de libertades nos ofende, debemos mirarnos al espejo y buscar en nuestro rostro qué rasgos tenemos del populismo de Pablo Iglesias o de la cultura antidemocrática que en él rechazamos. La gran pregunta que cabe hacerse es cómo teniendo esa mancha tan reciente en su currículum el PSOE se atrevió a sacarse de la manga el fantasma de la memoria histórica cuando recuperó el poder en 2004. pero sin talante, en versión borde. Eso es lo que le ha hundido. -Llama a los populismos europeos el monstruo ¿no es tremendista? -El libro está contra los diagnósticos apocalípticos. Analizar las herencias totalitarias como si fueran viejos fenómenos del siglo XX es errar en el diagnóstico y haríamos un flaco favor si exageramos. Lo que sí ocurre es que estas nuevas formas están socavando el sistema democrático. Precisamente hay un capítulo en el que se dice que el apocalipsis fue ayer pero también que, aunque las herencias totalitarias no vayan a provocar el fin de Europa ni del mundo, no tenemos por qué soportarlos o resignarnos, puesto que pueden traer otras calamidades, como deteriorar la economía o la propia vida democrática al negar valores esenciales y confundirlos con otros, envilecer el sistema y la vida cotidiana... -Centrándonos en España, ¿se atisba un futuro de retroceso o de crecimiento para estas ideologías? -La sociedad española, como todas las europeas es muy voluble. Se habla de que en unas terceras elecciones el PSOE se hundiría, de que de beneficiarían al PP... Los resultados de unas terceras elecciones son imprevisibles. Llegar a ellas sería dar una tercera oportunidad al populismo totalitario de Podemos. Es característico de nuestra época la oscilación extraordinaria del voto. Las Sociedad imprevisible Es la época menos indicada para hacer referéndums sobre temas que van a determinar la vida de la nación Producto del zapaterismo Pedro Sánchez es un heredero de Zapatero, pero sin talante, en versión borde. Eso es lo que le ha hundido sociedades se mueven por impulsos muy elementales, que tienen que ver con el amarillismo en los medios de comunicación, con una lectura superficial de los problemas... precisamente es la época menos indicada par convocar referéndums sobre temas que van a determinar la vida de la nación en años. A los de Podemos les gustan mucho los referendos de autodeterminación, por oportunismo, pero también por su asambleísmo congénito; por creer que las grandes decisiones políticas se pueden plantear y rebatir en todo momento. Como si la política existiera desde un monitor informático y la realidad se pudiera modificar a capricho en una pantalla permanentemente. gT 9 TPC? T QCD GC; C? b c fs QCD D TÎC O7; T PO MT? TD; T 6 TPOG PK N? T PO D CHC OD oH qC? O jDMHO w sD; O bT; CQKDTPC? CNKQKTH PO 6 J; JC H 7; 6 7 E 4 6 sD; O sLC? T e ZfX z z gfr z 7 B 7! QG z hM qOD; KN: MTPC BB? AG qHT O ODO? MTM; KQT fC; C? b? C GT? p? K 9O rTR 6 A? C; OQ; sLC? T e ZfX z z gfYr z 7 B 7! QG z hM qOD; KN: MTPC BB? AG qHT O ODO? MTM; KQT fC; C? b? C GT? p? K 9O rTR 6 A? C; OQ; OHQC? OKDMHO mO VROIC wb? PO MT? TD; T 9 HKPT PO PO OH PO OA; KOGR? O POH B LT T OH (PO O POH B m (TÎC TPKQKCDTH PO MT? TD; T QCGO? QKTH AC? OMK C CDHKDO AC? HT QCGA? T PO HT 9 TPC? T OQTPC? T 6 HT 9 T OQTPC? T QCD GC; C? b? C GT? m b? PO PO Q: OD; C 9 HKPT POH PO OA; KOGR? O TH PO CQ; R? O PO B ÒHC OD oH qC? O jDMHTM m pO Q: OD; C 6 T OD A 9 A NKDTHm