Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 8 DE OCTUBRE DE 2016 abc. es cultura CULTURA 45 arrastraba hacia esos sonidos a músicos como Dizzy Gillespie. Eran los primeros acentos espaCLAVE ñoles colándose a través Pedro de su influencia en la Iturralde y música cubana. En Paco de Lucía aquella época, el guitadieron con la rrista Sabicas se convirfórmula del tió en el embajador del encuentro arte jondo en la ciudad de los rascacielos. En 1956 Lionel Hampton publicó Jazz flamenco un disco que, aparte de contar con Tete Montoliú en la formación, poco más tenía de español que la portada con el dibujo de una anABC Gil Evans y Miles Davis, autores de Sketches of Spain daluza prototípica. Fue Miles Davis, como en tantas otras ocasiones, quien dio un paso decisivo con Sketches of Spain de 1960, con la colaboración del arreglista Gil Evans y una orquesta. El Concierto de Aranjuez retorcido por la trompeta de Miles, forma parte de su repertorio, P. M. P. MADRID guez, Niño Josele y Jorge Pardo, en- así como una Saeta y una Soleá Hoy estamos acostumbrados a escu- tre otros muchos, hacen realidad día Más experimental fue John Coltrachar unidas dos músicas de orígenes a día la comunión entre ambos mun- ne con su tema Olé de 1961. muy diferentes, el jazz y el flamen- dos. Sin embargo, para llegar hasta A finales de los años sesenta, Peco. Paco de Lucía, John McLaughlin aquí ha habido un largo recorrido. dro Iturralde, ayudado por un joven y Al Di Meola llevaron por todo el Mientras Bebo Valdés investigaba llamado Paco de Lucía, dio finalmundo sus experimentos sonoros a en los años cuarenta en un jazz de tin- mente con la clave, con el sonido tres guitarras, y hoy en día Chick Co- tes afrocubanos, en Nueva York su pai- que después ha sido ampliamente rea, Carles Benavent, Chano Domín- sano el percusionista Chano Pozo desarrollado por grandes músicos. forzado. Hubo que cuidar los tempos, los tonos, la manera de ir tejiendo el discurso musical. Y además que nos retara a los dos, porque cada uno toca diferente en cada tono A lo que Tomatito añade una dificultad más: Como son temas tan versionados, también había que tener cuidado para que sonaran con el mismo cariño que si fuera el primer día, como digo La intención es enamorar al público con esos temas que ya conocen, pero al mismo tiempo que los redescubra a través de nuestra visión añade Michel Camilo. Mundos paralelos Cada vez son más los músicos de jazz que se acercan al flamenco y viceversa. En el caso de estos dos músicos que han logrado un gran éxito entablando un diálogo entre dos intrumentos de difícil compenetración, le preguntamos a cada uno qué es lo que le atrae de ese otro mundo ajeno al de sus orígenes. Michel Camilo no lo duda: La pasión del cante jondo. Esa pasión es inmensa. Indescriptible. Te llega, te penetra, te pone los pelos de punta y te hace llorar. Me agarró por ahí, porque lo equiparo a lo que siento cuando escucho un blues. Como jazzista, por ahí fue por donde conecté, por ese desgarro, ese quejío del cual soy un enamorado completo Tomatito, por su parte, encontró en el otro bando una forma de salir de ese sentido trágico de la vida: Me atrajo lo felices que son los músicos de jazz, en el sentido de que hacen una melodía, y sobre la armonía ya se expresan como ellos son. Los músicos muchas veces nos ponemos muy dictadores, y si no salen las cosas como queremos no nos vale. De repente vi que esta gente... ¡cada uno expresa el mismo tema de una manera! Y cuando les toca hacer sus solos hay frases preciosas, y hay otro que viene detrás que hace frases que son bonitas también. La vida tiene que ser divertida y no sufrir. Hay músicas que son tan sufridoras que casi no merecen la pena. Irte de este mundo sufriendo... ¿para qué? Le tengo simpatía al jazz y me atrae por eso, porque digo: Qué bien se lo pasan, yo también me lo quiero pasar bien El largo viaje hacia la fusión del jazz y el flamenco nio Morricone Cinema Paradiso incluso de un maestro en el arte de controlar los silencios, Erik Satie, que fue en realidad quien les dio la clave. Fuimos probando cositas en conciertos, delante del público, a ver cómo reaccionaba y también cómo nos sentíamos nosotros comenta el pianista dominicano. La búsqueda duró varios varios años. Esta es la ventaja de este proyecto. Entre el segundo volumen y este pasaron diez años, pero en ese tiempo no hemos dejado de tocar juntos, y ese reencuentro siempre tenía una frescura, y en cada concierto nos arriesgábamos un poquito, íbamos probando cosas nuevas. Aquí mismo, en Madrid, tocamos la Gnossienne N 1 de Satie, y fue como una reve- lación, tanto para el público como para la prensa, que incluso escribió sobre ello. Supimos que la teníamos que grabar, estaba clarísimo. Así surgió la idea de hacer esa escalas del Mediterráneo profundo, de buscar otras armonías Tejer los sonidos La línea ya estaba trazada, dejar el virtuosismo un poco de lado, poner el instrumento al servicio de la música y no al revés. Cuando comenzó a tomar cuerpo el proyecto y teníamos más clara la dirección, decidimos que, si íbamos a lanzarnos, nos lanzábamos de lleno a buscar ese espacio íntimo. El reto era cómo enlazar cada pieza con la siguiente para que hubiera una continuidad orgánica, que no hubiera nada Michel Camilo La intención es enamorar al público con esos temas que ya conocen, pero al mismo tiempo que los redescubra con nuestra visión Tomatito Hay músicas tan sufridoras que casi no merecen la pena. Irte de este mundo sufriendo ¿para qué? El jazz me atrae porque se lo pasan bien