Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 2 DE OCTUBRE DE 2016 abc. es cultura CULTURA 69 el Prado Clara Peeters ¿Amberes? h. 1594- h. 1659) Conocemos muy poco de su biografía, explica Alejandro Vergara, comisario de la exposición. No sabemos quién era, ni dónde ni cuándo nació, ni siquiera si es hija del pintor Jan Peeters. Tan solo que desarrolló su actividad en Amberes y que su primera obra fechada es de 1607. Seguro que era flamenca y no holandesa. Pero no sabemos nada más No conocemos su rostro, pero en sus cuadros hay diminutos autorretratos reflejados en objetos que pinta (arriba, a la izquierda, un autorretrato doble reflejado en una jarra que incorpora a su cuadro Mesa abajo, a la izquierda uno de los cuatro de la artista que atesora el Prado) Llegó a autorretratarse hasta siete veces en dos cuadros una forma de reafirmarse. Solo pintó bodegones. Las mujeres no podían acudir a las academias del desnudo, que era donde se formaban los pintores. No estaba bien visto que una chica joven se mudase a vivir a casa del maestro un par de años, que era lo habitual para aprender a ser pintor dice Vergara. Advierte el comisario un aire muy elegante en sus obras; las pinta en unos tonos marrones oscuros y parecen irradiar luz a través del color También las ve misteriosas: Por un lado, no sabemos quién es ella. Por otro, lo que pinta. ¿Por qué junta en una mesa esas cosas? Para Vergara, es una de las mejores bodegonistas del XVII (incluyendo hombres y mujeres) en toda Europa y un nombre importante en el Prado FOTOS: MUSEO DEL PRADO ABC sición de Clara Peeters es porque es una pintora interesante y una figura importante en la evolución de la pintura de naturalezas muertas en el mundo flamenco y holandés, no por el mero hecho de ser mujer. Si no satisficiera unos mínimos requisitos de calidad, no la expondríamos. Le haríamos un flaquísimo favor Casi todas estas artistas, explica Falomir, suelen ser hijas de pintores y se educaban en casa. Suponía un plus para la mujer saber dibujar, como saber bordar o tocar un instrumento. Pero la mayoría de ellas se dedican a la naturaleza muerta o al retrato, muy pocas cultivan la pintura de historia. Y no es por falta de talento. No se les permitió tener la misma educación que a sus colegas masculinos Injusticias históricas ¿Hay que reivindicar una mayor presencia de mujeres en el Prado? A Alejandro Vergara le parece correcto hablar de cuotas para corregir injusticias históricas: Los conservadores somos sensibles a los problemas que les preocupan a todos. Hay un gran interés por este asunto. Durante siglos las mujeres lo tenían muy difícil para poder pintar, de ahí que haya muy pocas buenas pintoras. Pero los cuadros de Clara Peeters del Prado los compró Felipe IV. El marqués de Leganés, al que Rubens llama el mayor coleccionista de su época, tiene dos cuadros de ella en su colección, que ya no están en España. Es una mujer de grandes colecciones en su época Su exposición, añade el comisario, permitirá recuperar el valor histórico de esta pintora. La hacemos con la intención de mirar a la colección del museo y buscar mujeres pintoras que no han recibido la atención que merecen. Seguramente, como ocurre en estos casos, a partir de esta muestra empezarán a salir a la luz más cuadros suyos A las artistas les costó muchísimo hacerse un hueco en la Historia del Arte, salir de los almacenes de los museos para colgar en sus salas de exposiciones, pero hoy las mujeres están presentes en las colecciones de los grandes museos de arte contemporáneo, en las listas de personas más influyentes del mundo del arte... Artistas como Frida Kahlo, Louise Bourgeois, Yoko Ono, Marina Abramovic o Cindy Sherman, por citar solo algunas, compiten en fama, prestigio y cotización en el mercado con sus colegas masculinos. En la época de nuestras heroínas la cosa era bien distinta. Son muy pocas las pintoras que vivían de su profesión: Clara Peeters, Artemisia Gentileschi, Lavinia Fontana... Estas dos últimas rompen moldes, se profesionalizan y compiten en igualdad de condiciones con los hombres; son pintoras que no se circunscriben a géneros como el retrato y la naturaleza Sofonisba Anguissola (Cremona, h. 1530- Palermo, 1626) Procedente de una familia noble, contó con maestros como Bernardino Campi y Bernardino Gatti. Se especializó en el retrato (a la izquierda, un autorretrato) Gracias al duque de Alba, en 1559 fue invitada a la Corte de Felipe II (a la derecha, su retrato del Rey, de la colección del Prado) como dama de compañía de la Reina Isabel de Valois. Se casó dos veces. Louise- Elisabeth Vigée- Lebrun (París, 1755- 1842) Hija del pintor Louis Vigée y esposa del marchante de arte Jean- Baptiste Lebrun, fue una de las artistas más célebres del XVIII y miembro de las principales academias artísticas (a la izquierda, un autorretrato) Viajó por las grandes Cortes europeas y publicó sus memorias. A la derecha, La princesa María Cristina Teresa de Borbón del Prado.