Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 SOCIEDAD DOMINGO, 2 DE OCTUBRE DE 2016 abc. es conocer ABC Álvaro Marañón Bertrán de Lis La vida de la Madre Maravillas fue una aventura El sobrino nieto de la religiosa saca a la venta el martes un libro que cuenta su vida de ayuda a los desfavorecidos SARA AGULLÓ MARTÍNEZ MADRID Una carmelita descalza poco común LAURA DANIELE MADRID Álvaro Marañón Bertrán de Lis, sobrino nieto de la Madre Maravillas, ha querido acercar la historia de su antepasada al público no religioso. Para ello, ha escrito el libro biográfico La Madre Maravillas: Del palacio al convento. Recuerdos y anécdotas de una vida (editado por Esfera de los Libros) cuya fecha de publicación será el próximo martes 4 de octubre. Nieto del historiador y médico Gregorio Marañón Posadillo e hijo del abogado y embajador Gregorio Marañon Moya, el autor tiene como propósito intentar que la vida y los logros de la Madre Maravillas no caigan en el olvido, ya que con el paso del tiempo estos personajes pierden actualidad si no se acercan un poco al público Así, esta biografía incluye tanto episodios totalmente verídicos de la vida de la protagonista como fotos inéditas y cartas manuscritas. ¿Qué le ha llevado a escribir este libro? -Lo que yo quería era escribir el libro sobre la Madre Maravillas porque no se ha escrito nada fuera del entorno religioso, y dado mi conocimiento de su vida y mi situación como pariente, pensé que era bueno tener un libro que se escapase un poco de la estricta visión religiosa que hay de su figura. ¿Ha aprovechado su parentesco con la Madre Maravillas para conseguir algún tipo de información exclusiva? -Hay un compendio que no hay en ningún otro libro de los principales hitos y episodios de su larga vida. Yo ten- Santa Maravillas de Jesús era hija de los Marqueses de Pidal ABC A pesar de ser una mujer fuera de serie por su carisma y su enorme calidad humana, su nombre saltó a la escena pública en 2008 cuando el Congreso de los Diputados, tras una lamentable disputa, se negó a colocar en una de sus salas una placa para rememorar su lugar de nacimiento. Canonizada por san Juan Pablo II durante su última visita a España en 2003, la Madre Maravillas era una carmelita descalza poco común, ya que desde la más rigurosa vida contemplativa fue capaz de emprender una obra social. Con una personalidad entrañable y un profundo amor a Dios y a los más necesitados, María de las Maravillas de Jesús Pidal y Chico de Guzmán decidió muy joven dejar su vida acomodada para abrazar la austeridad del carmelo. Nació el 4 de noviembre de 1891 en uno de los edificios que hoy ocupapa el Congreso de los Diputados, concretamente el número 36 de la calle San Jerónimo. Sus padres, muy católicos, eran los Marqueses de Pidal. Por línea paterna, la mayoría eran políticos. Su padre, Don Luis Pidal, trabajaba como embajador de España ante la Santa Sede y su abuelo había sido diputado. Era normal que, en este ambiente aristocrático, la Madre Maravillas recibiera una educación por encima de la que podía otorgarse a cualquier mujer de su época. Sin embargo, la comodidad no fue óbice para que cambiara radicalmente de vida. Algunos párrafos del libro ESTALLA LA GUERRA. La onda expansiva de los acontecimientos que estallaron en España durante julio de 1936 también llegó hasta el Cerro de los Ángeles. Allí, Maravillas, al frente de un grupo de jóvenes religiosas, se resistía en abandonar su preciado monasterio erigido en el promontorio. La mañana siguiente a la noche del 21 de julio escucharon un rumor de motores que se acercaban. Eran unos milicianos con órdenes de desalojarlas. El pretexto: que el monumento al Corazón de Jesús iba a ser dinamitado y la vida de todas corría peligro. Las carmelitas temían que aquello fuera una simple excusa para acabar con ellas. Se negaron a cumplir la orden. El registro del convento tiñó de decepción los rostros de aquellos hombres, que no encontraron nada de valor. De manera que finalmente fueron obligadas a subir a un camión en medio de un clima de tensión e incertidumbre. Los ojos impenetrables de aquellos jóvenes que empuñaban fusiles les hacían temer lo peor. UN REFUGIO DISCRETO. El pequeño piso de Claudio Coello, 33, pertenecía a una hermana soltera de una carmelita. Era insuficiente para acogerlas con un mínimo de comodidad. Allí cabían tres personas y ahora debía acoger a veintiuna religiosas jóvenes que no tenían cartilla de abastecimiento, ni apenas lo indispensable para sobrevivir a un futuro incierto. El cabo Bezón miró con perplejidad el lugar, pero se limitó a decir: Ya están ustedes en casa En aquel pisito de Claudio Coello jamás faltó alegría, en las horas de la recreación se reían al repasar con humor los pequeños incidentes diarios. Dormían en el suelo, por los pasillos, en los cuartos, en cualquier rincón, una al lado de la otra. Caían exhaustas cada noche porque las privaciones pasaban factura. Estaban, de momento, a salvo. MUERTES VIOLENTAS Maravillas y Dolores fueron a la DGS, en la Puerta del Sol, porque habían escuchado rumores de que el padre Epifanio, que tanto había hecho por ellas cuando la fundación del Cerro, había encontrado la muerte en uno de los habituales paseos. Fueron correctamente atendidas y les dejaron repasar los álbumes con las siniestras fotografías de cadáveres mutilados y desfigurados. En uno de ellos creyeron reconocer al padre Epifanio. Carecía de nombre, solo se apuntaba un número y este dato: Lleva escapulario