Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 28 DE SEPTIEMBRE DE 2016 abc. es estilo GENTESTILO TV 77 Los riesgos de hablarle a un extra Amenábar confiesa que, al principio, veía a los actores con los ojos de Hitchcock, como muebles e incluso como un incordio Pero me he dado cuenta de que es muy duro y los respeto muchísimo. Juegan con su mente y con sus emociones. Procuro no bloquearlos. Incluso cuando vienen con alguna propuesta, casi siempre tienen razón En el rodaje de Regresión en Canadá, donde los sindicatos son muy estrictos, como en EE. UU. cuenta que le advirtieron: Ten cuidado, porque si hablas con un extra, automáticamente se convierte en actor y cuesta más dinero Por eso, explica, allí todas las instrucciones hay que dárselas a través del ayudante de dirección. Alejandro Amenábar, en el Museo Guggenheim, junto con el moderador de la charla, David Martos SUNDANCE TV Amenábar Me encantaría hacer series, pero me cuesta el formato El cineasta impartió una clase magistral en Bilbao y habló del papel de las cadenas en la industria FEDERICO MARÍN BELLÓN BILBAO De la expresión clase magistral se abusa casi tanto como de la palabra genio pero Alejandro Amenábar encaja en ambas categorías sin dificultad. El director de Mar adentro ganador de un Oscar, un Globo de Oro y nueve premios Goya, impartió el lunes una lección inolvidable para cerca de trescientos estudiantes de cine. El Museo Guggenheim de Bilbao fue el escenario elegido por la cadena Sundance TV, organizadora del acto. Amenábar, relajado y cercano, repasó innumerables aspectos de su oficio y habló de su (limitada) afición a las series, de su dificultad para subirse al fenómeno y del papel de las cadenas en la industria. Solo se guardó los detalles de su próxima película, una historia cuyo guión ya ha escrito y que será algo importante Al menos para mí añadió en un requiebro. Preguntado por David Martos, moderador de la charla, sobre la posibilidad de emular a Woody Allen y Scorsese y lanzarse a dirigir para televisión, Amenábar admitió que no es animal de series Me encantaría hacer alguna. Es lo que se lleva. Son buenas para todos. Los productores aprovechan los decorados, los guionistas pueden de- sarrollar mejor los personajes, los espectadores tienen más horas de consumo, pero a mí me cuesta pensar en formato serie. La última que he visto entera es Breaking bad que me llevó medio año. Me cuestan porque pienso que me quedan cuatro temporadas y me agoto La serie de Vince Gilligan tiene la virtud, explicó, de que el creador tiene clara la evolución del protagonista desde el principio hasta el final En cambio, abandonó Perdidos en la segunda temporada. Me dije: me están tomando el pelo Serie favorita Breaking Bad la última que ha visto entera. Perdidos la abandoné en la segunda temporada. Dije: me están tomando el pelo Cambio de modelo El cine se enfrenta a algo muy gordo: que la gente mueva el culo y vaya a la sala. La televisión empieza a invertir en creatividad Cine en casa De vuelta a su oficio, Alejandro Amenábar no dejó fuera de campo el mundo de la televisión. Recordó que el IVA cultural es el más caro de Europa y que hacer una película es una operación de alto riesgo antes de reflexionar sobre la dolorosa metamorfosis que vive el cine. Es esencial el papel de las cadenas. Lo bueno es que se seguirá viendo cine, pero en el salón de casa. Hay que ver cómo se mantiene ese modelo Él mismo, por cierto, acabó contando que ve casi todas las películas con su sistema de cine en casa, aunque por supuesto de forma legal, en una época en la que con plataformas y canales como Movistar y Netflix somos parte de una cultura civilizada por lo que no tiene sentido pretender bajarte en un clic una película de 50 millones En todo caso, Amenábar piensa que algo se está moviendo en el mundo de las plataformas Creo que habrá trabajo y el público quiere que le cuenten historias. El cine se enfrenta a algo muy gordo: que la gente mueva el culo y vaya a la sala. Pero la tele empieza a invertir en creatividad y los guionistas están mejor valorados en España Él mismo, después de la clase magistral, confesó en privado sentirse el niño mimado de las cadenas, porque ha trabajado con ellas y nunca ha sentido ninguna presión ni le han sugerido cambios. En el aire quedaba el dardo de los hermanos Almodóvar sobre la supuesta uniformidad que provoca en el cine español que las televisiones sean los principales productores. Con Ágora sin embargo, sí tuvo que adelgazar el presupuesto. Rodar el primer guión costaba 80 millones y solo consiguió 50. Al final, fueron todas soluciones de guión Otras veces ha optado por esperar. Ahora tengo en el cajón un proyecto que no podría levantar, porque es demasiado caro. Lo ideal es hacer una película barata, que emocione y tenga un final sorprendente, pero no es tan fácil ¿Se pasaría a la comedia? Me encantaría hacer Ocho apellidos vascos 3 bromeó. Creo que tengo chispa cuando estoy con mis amigos y mis películas tienen algo de humor, como Tesis Pero generalmente tiendo a cosas más oscuras. Desde niño. No sé por qué Y como detalle de su entrega al auditorio, confesó que su peor película le parece Abre los ojos En cambio, Mar adentro y Los otros le gustan. Al menos no paso vergüenza ajena cuando las veo dijo. Y entre sus actores favoritos, citó a tres antes de perder la carrerilla: Javier Bardem, Penélope Cruz y Meryl Streep.