Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 28 DE SEPTIEMBRE DE 2016 abc. es familia FAMILIA 47 afectivo y físico del alumno. La clave para garantizar el éxito en esta fase de enseñanza obligatoria, más que ninguna otra, serían el apoyo y la colaboración de las familias, y una vez más, la comunicación entre centro escolar y los padres aquellos que dan el salto del colegio a un instituto distinto La madurez que se les presupone en Secundaria es un choque para los alumos señala Madorrán. Hay que tener en cuenta que el nivel de exigencia, de autonomía hacia el alumno durante esta etapa, se incrementa a medida que van avanzando los cursos y, por tanto, el trabajo y el rendimiento del estudiante deben ser más intensos que en la etapa anterior. El mayor número de asignaturas implica un nivel mayor de estructuración y organización diaria del tiempo ¿Cómo reaccionará el niño ante la necesidad de irse a otro colegio? Si el objetivo es buscar un colegio que se adapte mejor a las capacidades del menor, se suele apreciar una mejoría en su rendimiento, pero si por el contrario el pequeño está pasando por problemas familiares se puede llegar a producir rechazo y complicaciones sociales explica Ciara Molina. Dependiendo de su edad, se adaptará de manera distinta a su nueva situación. En niños de Educación Infantil el acceso por primera vez a la escuela se produce con mayor fluidez, aunque puedan llorar y hacer chantaje emocional, a los que nunca hay que sucumbir añade Jacinto- Reyes López. Tanto en Primaria como en Secundaria o Bachillerato, el apoyo de profesores y compañeros es crucial para no sentirse aislado. Cuanto mayor sea el niño más complicado será realizar un cambio de centro, ya que suele surgir el rechazo a separarse de su grupo de amigos o el miedo a lo desconocido como nuevos profesores y compañeros. Por lo que el proceso será más complicado una vez entrada la adolescencia. Elegir rama de estudios El último salto dentro de la escolarización del menor se produce con el paso a Bachillerato, donde el estudiante, por su propia iniciativa, ha decidido que quiere continuar estudiando, ya que no se trata de una etapa de estudios obligatoria. El primer contratiempo suele aparecer con la elección de la rama de estudios que desea realizar, pero, como explica Jacinto- Reyes López, psicólogo del colegio Joyfe: El esfuerzo, la constancia, las ganas de mejorar y de no darse por vencido ante las adversidades que pueden presentarse, tales como una mala nota o un mal resultado, garantizan una progresión de éxito Fracaso y adolescencia En cuanto al aumento del fracaso escolar que se puede producir con el cambio de etapa, Madorrán opina que no debería ser así, pero hay que tener en cuenta que este cambio coincide en el tiempo con la adolescencia, un momento clave del desarrollo emocional, El camino a la Universidad Bachillerato no es obligatorio. En este tramo él decidirá qué va a estudiar en el futuro. La responsabilidad en esta fase educativa es toda del estudiante. Deberá informarse de los itinerarios para poder decidir con seguridad Tendrá que aprender a trabajar en equipo porque en la universidad se potencia cada vez más las interacción entre alumnos Apoyo familiar Es importante que el adolescente no pase esta etapa solo, el apoyo de su familia es primordial, pero también el de su grupo de amigos, aunque tengan la necesidad de permanecer separados por el tipo de estudios que previamente han escogido. En este caso, realizar Bachillerato y la ESO en el mismo centro tiene sus ventajas, puesto que el adolescente ya conoce el funcionamiento del lugar, las clases y la dinámica de los profesores y de sus compañeros; así no padecerán una ansiedad excesiva que pueda dificultar su correcto desarrollo personal, social y académico añade este experto. Durante Bachillerato las capacidades emocionales y sociales de los jóvenes se pondrán a prueba en diferentes ocasiones. En muchos casos el adolescente empieza un proceso de búsqueda de un nuevo grupo con intereses similares a los suyos, lo que se produce por la necesidad de pertenencia a un grupo señala la psicóloga emocional Ciara Molina. Mayor exigencia La exigencia de conocimientos y tareas en esta etapa es mayor. No le van a controlar como en Primaria. Ganará en autonomía Mantener las buenas notas depende mucho del trabajo diario Son importantes los ratos de deporte y esparcimiento, a ser posible al aire libre Un nuevo principio Coincide aquí que la adolescencia es la etapa evolutiva más estresante, debido al conjunto de los cambios, tanto físicos como emocionales que el niño tendrá que superar, con que los hijos empiezan a sentir sus primeras libertades: Vienen de un entorno más protegido donde los profesores y las familias estaban muy encima de ellos, y pasan a un ambiente donde sus capacidades sociales y emocionales se tienen que poner a prueba una vez más señala Molina. Bachillerato o el final de la ESO significa, en muchos casos, que se ha llegado a alcanzar el nivel madurativo en el que cada uno debe poder encontrar la respuesta a lo que quiere en su futuro; sin embargo, juegan a ser mayores y aún no pueden ser considerados adultos concluye esta psicóloga.