Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 28 DE SEPTIEMBRE DE 2016 abc. es internacional INTERNACIONAL 31 El magnate, desarmado IMPACIENTE Y ALGO GRITÓN El candidato republicano empezó bien, con un tono más bajo que de costumbre y un ritmo pausado en el arranque. Pero fue elevando la voz a medida que transcurría el debate y se iba sofocando, hasta parecer algo gritón en ocasiones. Le faltó paciencia en las respuestas Supuesta delicadeza El magnate sugiere que eludió los asuntos más comprometidos de la demócrata para no herir sentimientos Trabajo previo En un debate gris y sin posiciones nuevas, el trabajo previo de Clinton venció a la improvisación del republicano trapusieron dos proyectos económicos, en especial cuando el magnate despreció los grandes acuerdos comerciales, que a su juicio han llevado a Estados Unidos al desastre El Nafta, primero, y ahora, el recién firmado Acuerdo TransPacífico (TPP) De ambos culpó al presidente Obama y a la candidata Clinton, por un lado, y a China y México como grandes beneficiarios. En una de las pocas novedades del cara a cara, la demócrata se desmarcó abiertamente del TPP, en atención a los intereses de los trabajadores norteamericanos pero fue rotunda contra el proteccionismo: El libre comercio es lo que hace crecer a los países, y también a Estados Unidos Dos mundos Proteccionismo frente a libre comercio Parecía el mundo al revés, cuando el candidato republicano se erigió en el portavoz del proteccionismo nacionalista, en defensa del empleo, contra el Nafta y el TPP. Aunque coincidiendo en la defensa de los intereses de los trabajadores, Clinton fue rotunda: El libre comercio es lo que hace crecer a los países IMPROVISACIÓN Su falta de trabajo previo puso al descubierto demasiadas carencias. La improvisación no pudo con una rival más experimentada. En los días previos, el magnate se limitó a ver vídeos de debates de Clinton y a tener tormentas de ideas con su equipo, pero no había estudiado frases EL MOMENTO MÁS DIFÍCIL Fue cuando tuvo que escuchar de Clinton la acusación de racista y mentiroso al mantener durante muchos años en la televisión que el presidente Obama no podía ser presidente por no haber nacido en Estados Unidos. No había preparado respuesta para un tema tan previsible Menos impuestos frente a gasto público Trump planteó una fuerte rebaja de impuestos, al estilo Reagan, mientras que Clinton replicó que los impuestos son necesarios, y propuso una fuerte inversión en infraestructura para crear puestos de trabajo. A la manera keynesiana. ERROR POR OMISIÓN No haber incidido apenas en los asuntos más delicados que arrastra Hillary Clinton, desde el escándalo de los e- mails, que sólo tocó muy de pasada, hasta el asalto terrorista a la embajada de Bengasi (Libia) la Fundación Clinton o la alusión a los votantes de Trump como deplorables Bajada de impuestos La visión de ambos también se distanció radicalmente en cuestiones fiscales. Ante la promesa de Trump de una tremenda bajada de impuestos para crear millones de puestos de trabajo Clinton advirtió de que la economía necesita de impuestos para funcionar Y aprovechó para afear a su contrincante que no pague impuestos en alusión a su controvertida manera de hacer negocios. El otro gran choque frontal vino de la política exterior, cuando el magnate arremetió contra Clinton por haber contribuido al origen de Daesh con el desastre de la guerra de Irak, que la demócrata votó en el Congreso. Aunque esta vez no se atrevió a parafrasear su reciente afirmación de que la exsecretaria de Estado y el presidente Obama eran los fundadores de la organización terrorista, como en un reciente mitin. La aspirante a presidenta echó en cara a Trump que niegue que él también apoyó la guerra, y la de Libia, que también critica, como demuestran los vídeos de entrevistas pasadas que todos hemos visto Y cuando en el capítulo siguiente, el magnate cuestionó la OTAN y la escasa aportación de los demás países, Clinton buscó el calor de los republicanos moderados con esta frase: Cuando sea presidenta, reforzaré el vínculo con nuestros aliados Trump saluda a Clinton antes del debate celebrado en la Universidad Hofstra REUTERS Relación con los aliados La relación de EE. UU. con la OTAN y sus aliados abrió dos mundos diferentes entre el republicano y la demócrata. Si para Trump la clave está en que los demás países contribuyan con más dinero para reducir lo que aporta Estados Unidos, Clinton aseguró que, si es presidenta, reforzará los lazos con los aliados. te a un 27 por ciento en favor de Clinton. La consultora Public Policy Polling, un 51 por ciento frente a un 40 por ciento. En casi todos los focus group algunos pilotados por republicanos, los electores que presenciaron el debate concedieron al final la victoria a la demócrata por amplia mayoría. Paradójicamente, hace cuatro años, el candidato republicano y aspirante, Mitt Romney, sorprendió al favorito, Barack Obama, venciéndole en el primer intercambio. Esta vez, sólo apuntaron un triunfo del magnate encuestas de escasa fiabilidad, en la red social Twitter, donde el equipo del magnate sabe hacer viral cualquier mensaje, por propagandístico que sea. Contra el moderador A la legión de colaboradores de Trump le tocaba echar agua al vino del primer triunfo de Clinton. Rudolph Giuliani rompió el fuego arremetiendo contra la parcialidad del moderador y justificando la falta de pegada de Trump con un argumento que después avalaría el magnate: No quería herir sentimientos El exalcalde de Nueva York salió al paso de la principal crítica a Trump entre los suyos, que hu- biera dejado escapar viva a Clinton en los asuntos más controvertidos. Apenas un minuto de alusión al escándalo de los e- mails, que él mismo dejó sin efecto cuando condicionó la publicación de sus declaraciones de impuestos a que la demócrata hiciera lo mismo con los correos electrónicos. Ni una mención a la Fundación Clinton, al polémico ataque a la embajada de Bengasi (Libia) Ni siquiera al error de la rival cuando hace unas semanas llamó deplorables a la mitad de los votantes de Trump. Fuera porque se trataba del primer debate o por la falta de ideas novedosas y de intercambio de golpes ingeniosos, el foco del análisis se trasladó del contenido a las formas. El cara a cara fue poco prometedor para quienes buscaban proyectos ilusionantes. El tono grisáceo, plúmbeo, se abrió camino a medida que avanzaba el tira y afloja de la contienda, que el moderador, Lester Holt, contribuyó a trabar por momentos con innecesarias interrupciones al candidato republicano. Aunque no se puede decir que en conjunto el presentador de la cadena NBC estuviera mal. Donald Trump y Hillary Clinton con- Ley y orden frente a justicia Trump alabó la política de tolerancia cero de Giuliani en Nueva York como el modelo para solucionar las miles de muertes que se producen en Chicago y otras ciudades. Su propuesta de ley y orden contrasta con la reforma del sistema penal que pide Clinton, más preocupada por el trato justo a los ciudadanos afroamericanos. Fotogalería del debate entre Donald Trump y Hillary Clinton