Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2016 abc. es estilo GENTESTILO TV 87 Su mecenas Gracias a su esposa, la Reina Margarita, la obra escultórica de Enrique se ha dado a conocer Torso o Pareja de amantes pueden verse en los jardines del palacio de Marselisborg, residencia de verano de la pareja real. Es un artista versátil y valiente que nunca ha visto las limitaciones del arte sino sus retos dice el historiador Christian Thygesen F nss. Paso a dos El marido de Margarita II comparte la pasión por el arte con su esposa, una pasión que se expresa a través de la literatura, la escultura o el diseño de joyas. Fue precisamente de la mano de la Reina cuando la obra escultórica del Enrique de Dinamarca se dio a conocer en otoño de 2013, gracias a la exposición titulada Pas de Deux Royal A lo largo de diez galerías en el museo ARoS, en la ciudad de Aarhus, se plasmaba un diálogo artístico entre ambos cónyuges a través de 150 piezas: la pintura, los diseños textiles y la técnica del decoupage de la monarca frente a la poesía y la escultura de su marido. La poesía es la otra gran pasión del príncipe Enrique. Su primer libro de poemas, Chemin faisant se publicó en Dinamarca en 1982. Escrito en francés, le valió una medalla de la Academia Francesa. Aunque su obra más conocida es Cantabile una colección de poemas que vio la luz en el año 2000 y que contó con las ilustraciones de la Reina Margarita. Veo la poesía como una oportunidad para la introspección en un tiempo superficial dominado por las noticias y la diversión en la que nos sentimos sin raíces y sin descanso explicaba a propósito de su obra. Eterno descontento, Enrique de Dinamarca ha encontrado en su dorada jubilación el tiempo y la tranquilidad necesarios para dar rienda suelta a su creatividad. Momento en el que se subastaba una de las piezas del millonario, en París SOTHEBY S Pujas millonarias por los tesoros del rey de los centros comerciales La colección de arte y muebles de Robert de Balkany comenzó a subastarse esta semana PATRICIA ESPINOSA DE LOS MONTEROS MADRID euros. Por otro, un monumental reloj musical de Charles Clay de 1740 vendido en 867.000 (su estimación más alta era de 250.000) al museo Van Speelklok de Utrecht. Otras piezas importantes fueron un par de armarios de marquetería del taller de Boulle, adquiridos por un coleccionista privado por 699.000 euros; una cómoda de caoba con marquetería, del Trece millones y medio de euros es la cifra alcanzada en la primera sesión de la subasta del año la de la colección privada de Robert de Balkany, el rey de los centros comerciales fallecido en Suiza en septiembre de 2015. En la venta, que tuvo lugar el pasado martes en París, salieron 131 lotes de los 800 que forman el total de la colección, y que se terminarán de subastar los días 28 y 29 de este mes. Dos de estos lotes superaron con creces las estimaciones. Por un lado, un escritorio romano de piedras duras Borghese- Windsor, de 1620, que perteneció al Papa Pablo V y que más tarde fue adquirido por el Rey Jorge V de Inglaterra; el padre del millonario se hizo con él en 1950 y, en la subasta, finalmente se adjudicó al Museo J. Paul Getti por 2,5 millones de Amante de lo bello Así era Balkany (izq. Arriba, dos de sus salones siglo XVIII y firmada por Molitor, por 243.000 euros; el retrato de un perro blanco, obra de G. Stubbs y adquirida por 459.000; o el óleo de una batalla de Lepanto firmado por Tintoretto, en 315.000. Todas las piezas reunidas por Robert de Balkany a lo largo de 50 años se encontraban en su casa del Hôtel de Feuquières, en la rue de Varennes de París. Nacido en Hungría en 1931, su padre le envió a EE. UU. a estudiar arquitectura y pronto se sintió fascinado por los sistemas de centros comerciales americanos, introduciéndolos en Europa. Llegó a tener más de 50; entre otros, fue el responsable de la controvertida Torre de Montparnasse, en París, y en España, de La Vaguada y el Plaza Norte. Antes de su fallecimiento estaba gestionando otro en Madrid Río. Sus negocios, y el contacto con sus amigos, desde Juan Abelló al marqués de Cubas o el propio Rey Don Juan Carlos, le traían al menos una vez al mes al hotel Santo Mauro de Madrid, donde se alojaba. Se casó dos veces (la segunda con María Gabriella de Saboya) tuvo tres hijas y contó con diversas residencias en Francia. En nuestro país tenía una finca de caza en Monfragüe (Cáceres)