Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2016 abc. es internacional INTERNACIONAL 31 OWEN SMITH EXMINISTRO EN LA SOMBRA Un europeísta que no ilusiona Perfil Owen Smith, galés, trabajó de productor televisivo y como lobbysta para el laboratorio Pfizer, el de la viagra, algo que muchos puristas no le perdonan. Fue ministro de Trabajo en la sombra en el gabinete de Corbyn, pero dio el portazo en la gran ola de dimisiones. Sus propuestas no difieren demasiado de las de su oponente, salvo en que es mucho más europeísta. Se postula como una persona más contemporánea y terrenal. Pero, paradójicamente, los jóvenes ven más auténtico al viejo Jeremy. HERMANN LA LUCHA POR PERDER La izquierda democrática está en profunda crisis oy se conocerá el resultado de las primarias en el Partido Laborista británico entre su actual líder Jeremy Corbyn y Owen Smith, un experiodista que intenta capitalizar el descontento con el radicalismo del primero. Todo indica que Corbyn volverá a ganar y mantendrá ese liderazgo laborista que es el más cómodo para sus rivales del Partido Conservador desde aquel legendario Michael Foot. Está claro que entre la militancia del partido y los sindicalistas con derecho a voto el apoyo al izquierdismo radical de Corbyn es mayoritario. La representación parlamentaria dejó muy claro antes del verano su rotundo rechazo 170 en contra, solo 40 a favor a un Corbyn con el que nadie cree posible una mayoría en Westminster. Porque tanto el electorado como sus diputados están mucho más al centro que sus militantes. No sucede solo en el Reino Unido. Todos los partidos de la izquierda democrática están en profunda crisis. La falta de alternativas económicas creíbles a las reformas de la derecha los condena a una oposición ideológica que radicaliza las bases hasta niveles pueriles. El laborismo llegó al poder tras la revolución thatcheriana cuando un líder rompió la obediencia del partido a radicales y sindicalistas. Era Tony Blair. La previsible confirmación de Corbyn quita un peso a unos tories acosados por sus propias cuitas con el Brexit. Corbyn gana hoy, pero solo para perder. H Corbyn (izquierda) y Smith se saludan en el Centro de Convenciones de Glasgow Pesimismo Si hubiese elecciones mañana, el laborismo quedaría diezmado EFE mentum ha ejercido una presión muy controvertida en las redes sociales y también de intimidación en agrupaciones locales. Corbyn se ha inhibido. Como está haciendo ahora Pedro Sánchez en España, el veterano líder se refugia en las bases para mantenerse. Cierto que el censo electoral es muy grande: pueden participar 640.000 personas (343.000 miembros del partido, 168.000 sindicalistas y 129.000 simpatizantes que se han inscrito para poder votar pagando 25 libras) Pero aun así, hablamos de un partido que en las últimas generales obtuvo 9,3 millones de votos. Es discutible hasta qué punto las bases encarnan el auténtico sentir de los británicos de querencia laborista. Corbyn, con su aire santurrón e impertérrito, ha vencido al fogoso Smith en los debates televisivos. El aspirante apeló a una sola idea: Jeremy es un político honesto y bienintencionado, pero no sirve para esto, no tiene madera de primer ministro El aludido se ha limitado a seguir a piñón fijo con su discurso contra la austeridad tory y a favor de aumentar el gasto social y nacionalizar el ferrocarril y otros servicios. Una gran diferencia es Europa. Smith demanda un segundo referéndum. Corbyn, profundamente euroescéptico y que hizo una campaña meliflua por el Remain, llama a respetar el triunfo del Brexit. Videoanálisis de la crisis en el laborismo británico