Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2016 abc. es ENFOQUE 5 Alfonso Rueda, Alberto Núñez Feijóo, Mariano Rajoy y Elena Muñoz en el mitin de cierre de campaña del PP ayer en Vigo Pedro Sánchez cierra la campaña del PSOE con un mitin en Redondela, Pontevedra DAVID MUDARRA AFP Joseba Egibar, Íñigo Urkullu, y Andoni Ortuzar, en Bilbao Convergència, en su extravío político y moral, ha ofrecido al PSOE su voto afirmativo sin pensarlo, a cambio de relevancia política en el nuevo escenario. Esquerra, que no está tan desesperada, prefiere no venderse antes de que la compren y espera que Pedro Sánchez ofrezca las suculentas contrapartidas. Si mi gran reproche a los independentistas ha sido siempre que están perdiendo el partido contra ellos mismos, sin que el Estado haya tenido que hacer nada, el argumento podría fácilmente girarse si, a cambio de un gobierno imposible, los socialistas dieran aire a una intentona que estaba acabada, y en su afán por acceder a cualquier precio al poder acabaran abriendo grietas en lo que hasta ahora había sido una roca inexpugnable. Por el mismo motivo que ignorar el poder de lo que un Estado es y representa vuelve a los independentistas débiles y pueriles, el Estado se podría volver lo frágil que los independentistas necesitan para romperlo si se juega con lo que no tiene repuesto y se compadrea con la soberanía, como si el orden, la jerarquía y la Ley, en realidad, no importaran demasiado. ESPAÑA EFE Concluye la campaña electoral Créanme si les digo SALVADOR SOSTRES Son las elecciones menos localistas de la democracia, las que menos afectan por lo previsible del resultado a sus respectivas comunidades, y las que una más intensa y exagerada lectura nacional van a tener. Intensa porque todo el mundo espera que pase algo, y exagerada porque no va a pasar. A veces pienso que hace sólo un año y pico que escribo en nuestro ABC, y que es excesivo pedirles que confíen a ciegas en mí. Pero créanme si les digo que los socialistas no tienen otro escrúpulo que alcanzar y retener el poder, y que los partidos independentistas catalanes están tan apurados en el fracaso de su proceso secesionista que a cambio de echar a Rajoy y de ganar tiempo y margen estarían dispuestos a favorecer la investidura de Pedro Sánchez sin que el referendo independentista sea una condición imprescindible.