Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA JAVIER LAMBÁN PRESIDENTE DE ARAGÓN EMILIANO GARCÍA- PAGE PTE. DE CASTILLA- LA MANCHA VIERNES, 16 DE SEPTIEMBRE DE 2016 abc. es espana ABC XIMO PUIG PTE. GENERALITAT VALENCIANA En el debate se está contraponiendo el insulto y eso devalúa mucho la vida interna del partido Confío en que nadie intentará llegar a un acuerdo con quien quiere romper el país Cada uno debe tener derecho a expresar su opinión y hacerlo de una manera razonable Los críticos piden ser escuchados para que el PSOE se oxigene Ferraz reclama unidad frente a los barones, que insisten en la abstención Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados ISABEL PERMUY ESTHER BLANCO MADRID La brecha entre Ferraz y los líderes autonómicos críticos aumenta con el paso de los días por la discrepancia de varios de ellos con la estrategia de bloqueo diseñada por Pedro Sánchez. Los barones críticos trabajan por una alternativa al no es no de su líder que pasa por una abstención que sitúe al PSOE en la oposición. En realidad, se trata de un enfrentamiento más profundo que tiene que ver con el futuro del secretario general socialista al frente del partido. El enfrentamiento abierto por las duras críticas del aparato socialista al presidente extremeño, Guillermo Fer- nández Vara, quien abogó por la convocatoria de un comité federal para decidir el camino a seguir, se ha convertido así en la excusa perfecta para que las dos facciones tomen posiciones y lancen sus ataques. Apoyo a Vara Si el pasado miércoles Susana Díaz fue la primera líder territorial en mostrar su apoyo al presidente extremeño, ayer Emiliano García- Page y Javier Lambán se reafirmaron en su papel de barones contrarios a Sánchez y cerraron filas en torno a Vara, y la abstención. Confío en que nadie intentará llegar a un acuerdo, ni en A ni en B, con quien quiere romper el país aseguró García- Page en una rueda de prensa. Ejerceré a pleno pulmón mi derecho a hablar si lo que está intentando alguien es llevar a tal extremo la situación política en España como para terminar haciendo depender la estabilidad del país de quienes quieren acabar con él afirmó el presidente de Castilla- La Mancha, en una severa advertencia a su secretario general de que un hipotético pacto con Podemos (y por consiguiente con los partidos nacionalistas) no debe ser una opción para el PSOE. Un mensaje en el que también aprovechó para mostrar su apoyo a Fernández Vara, a quien calificó como uno de los mejores políticos del país. Otra de las voces críticas con Pedro Sánchez, Javier Lambán el presidente de Aragón, mostró igualmente su des- contento con la gestión que desde Ferraz se está haciendo de la situación. En su opinión, en el debate se está contraponiendo el insulto y eso devalúa mucho la vida interna del partido Para Lambán es necesario que la propuesta de los críticos sea escuchada para que el partido se oxigene Además, el presidente de Aragón, que es favorable a una abstención que permita desbloquear el país, apuntó que un paso atrás de Rajoy facilitaría las cosas Pero el enfrentamiento entre críticos y la dirección de Ferraz también ha llegado a otros líderes autonómicos afines a Sánchez. Ximo Puig, presidente de la Generalitat Valenciana, admitió que su deseo no es que el ANÁLISIS MANUEL MARÍN SUICIDIOS COLECTIVOS lgo serio y aún desconocido ha ocurrido en el PSOE para que se hayan acelerado de un modo tan autodestructivo los tiempos previstos en el proceso de desautorización de Pedro Sánchez. Nada hacía imaginar que en plena campaña de las elecciones gallegas y vascas, y con un pronóstico demoscópico tan opresivo, iban a romper su silencio Díaz, Lambán, Puig, Rubalcaba, Madina, Chacón y el incesante A goteo de críticos que consideran urgente un relevo en el partido. La herramienta para plantear de modo sibilino, pero inequívoco, la sucesión de Sánchez ha sido dar cobertura mediática a una marea solidaria con Fernández Vara por la idea de Ferraz de despellejarle El argumento formal, como coartada, es creíble. Pero el fondo es un creciente hartazgo interno que llega a su límite. Cuando Lambán admite que lleva un mes sin hablar con Sánchez, y Vara dos, es porque el enquistamiento ha alcanzado un grado irreversible. Nadie en el PSOE quiere que Rajoy renueve como presidente... Pero a partir de esa conclusión común, las soluciones que plantean al dilema del bloqueo los distintos sectores del PSOE difieren. Lo que está en cuestión no es facilitar a Rajoy un gobierno en minoría de corta trayectoria, sino qué nuevo PSOE diseñar. En esa modorra estaba Sánchez desde febrero, pero un cortocircuito ha disparado las alarmas. El encadenamiento organizado de reproches, y la exigencia de un Comité Federal que discuta cómo levantar el veto a una investidura del PP para pasar a la oposición responsable nunca debieron producirse en plena campaña. No estaba previsto, y menos con los caramelos que regala el PP a través de Barberá o Soria. Solo caben dos causas que lo expliquen: o se trata de frenar en seco la maniobra de un pacto real con Podemos y los independentistas; o los críticos dan a priori por catastróficos los resultados vascos y gallegos y están sentando las bases de un relevo más o menos inminente de Sánchez. O ambas. Nadie en el PSOE cree en una gestora provisional. A lo sumo, en unas primarias si hubiese nuevas generales. En cualquier caso es una rebelión adelantada pero organizada. Rubalcaba habla de un PSOE asfixiante y Lambán de una devaluación de la vida en el partido. Los suicidios colectivos en el PSOE son contagiosos.