Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 12 DE SEPTIEMBRE DE 2016 abc. es internacional INTERNACIONAL 29 Fervor junto a la Kaaba Casi dos millones de musulmanes cumplieron ayer con el principal rito de la peregrinación anual a La Meca, la parada en el Monte Arafat, donde Mahoma predicó su último sermón. En la imagen, miles de peregrinos se concentran en torno a la Kaaba, en la mezquita Masjid al- Haram, en el primer día del Hach. COMBATES HASTA EL ÚLTIMO MOMENTO Arranca la tregua en Siria en un clima de desconfianza M. AYESTARAN JERUSALÉN Siria estrena hoy una nueva tregua marcada por la desconfianza y el yugo de los anteriores intentos de alto el fuego que saltaron por los aires al poco de entrar en vigor. Estados Unidos y Rusia esperan que esta sea la primera jornada de un proceso abra las puertas al reparto de ayuda humanitaria, reactive la negociación política para la transición y, superada la primera semana, les permita establecer un centro de operaciones conjunto para acabar con el grupo yihadista Daesh) y Jabat Fatah Al Sham, el nombre adoptado desde julio por el Frente Al Nusra, brazo de Al Qaida en Siria. Las horas previas a la entrada en vigor de la tregua, como es habitual en estas situaciones, estuvieron marcadas por un aumento de la violencia y la oposición denunció que los bombardeos de Rusia y el Gobierno dejaron más de 100 muertos en los ataques contra las provincias de Alepo e Idlib. EFE Las palabras de Rusia son órdenes para el Gobierno del presidente Bashar al Assad, que aceptó de inmediato el acuerdo por el que se compromete a detener sus bombardeos en un día que coincide con el inicio de la festividad musulmana del Eid Al Adha, o fiesta del sacrificio. Lo que no está tan claro es el control que ejerce Estados Unidos sobre los cientos de grupos y diferentes facciones de la oposición armada, a los que exige la separación total de Jabat Fatah Al Sham, que hasta ahora ha sido una pieza clave en frentes como el de la ciudad de Alepo. EE. UU. les amenazó con consecuencias directas si no consuman esta separación de un grupo al que etiquetan de terrorista. La coordinación de fuerzas es tan estrecha que Ahrar Al Sham, importante facción islamista que forma parte del Comité de Negociaciones, anunció que se sumaba a la ofensiva opositora en el suroeste de Alepo que lidera Jabat Fatah Al Sham. mento: evitar la victoria de las milicias suníes del extinto régimen, aliadas con el califato suní de Daesh. Clima de intolerancia Nada nuevo bajo el sol. La división entre chiíes y suníes nació por un problema hereditario- -los primeros abogaban por la sucesión de Mahoma por línea de parentesco, y los segundos, más poderosos, por la elección de los califas y se consumó en la batalla de Kerbala (actual Irak) en el 680. Desde entonces, la guerra entre suníes y chiíes ha sido una constante histórica. Los seguidores del yerno de Mahoma, Alí, han estado en varios momentos a punto de verse físicamente exterminados por los suníes, y nada indica que el clima de to- lerancia interno haya mejorado. Los chiíes han desarrollado una línea político- religiosa que exalta el caudillismo, y vivieron un momento de éxtasis con la llegada de Jomeini, para algunos precursor del duodécimo imán, el mesías que los chiíes creen que debe llegar para redimirles. Los suníes han respetado en cambio cierta separación entre el poder temporal de los califas (hoy los monarcas del Golfo) y el poder espiritual. Después de siglos de división y en- frentamiento cainita, se ha producido además una interpretación distinta del modo de vivir el Corán y la Sharía, la ley islámica. Los suníes, por ejemplo, que constituyen casi el 90 por ciento de los musulmanes del mundo, son iconoclastas radicales: detestan cualquier representación de la divinidad y cualquier mediación entre el hombre y Alá. Los chiíes se aproximan en ese terreno más a los cristianos; creen en el poder de intercesión de sus santos, y les rinden veneración en sus Equilibrio de fuerzas La vieja supremacía suní se ve hoy contestada por la rehabilitación de Irán y el control chií de Irak santuarios, que son hoy uno de los objetivos favoritos del afán destructivo de los yihadistas de Daesh. La violencia que enfrenta a suníes y chiíes es particularmente cruel en las guerras civiles de Siria, Yemen e Irak, pero también está presente en Pakistán, Bahréin, Arabia Saudí y el propio Irán, que cuenta con una minoría suní. Controlar La Meca, la ciudad sagrada por antonomasia para todo mahometano, concede al régimen saudí un puesto preeminente en la batalla por ganar las mentes y los corazones. Pero su supremacía se ve hoy contestada por el retorno de Irán a los foros mundiales, el control chií de Irak, y el compromiso ruso con los chiíes sirios.