Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN CAMBIO DE GUARDIA PUEBLA LUNES, 12 DE SEPTIEMBRE DE 2016 abc. es opinion ABC GABRIEL ALBIAC ESTÓLIDOS FERVORES Tras de un golpe de Estado, se abren sólo o la gloria o el presidio A prueba de lo peor dice Séneca que es la muchedumbre Estólida, la multitud avanza en Barcelona: 11, otra vez, de septiembre. Bajo la misma quincalla patriotera de cada año. Son los emblemas del fervor. Intemporales. Como lo irracional, ese motor político que gira en el vacío cuando ya ninguna lógica contiene a pasiones y afectos: Somos una nación Madrid nos roba o cualquier otra nadería rimbombante. Nadie va a detenerse a meditar qué significan las palabras. No significan; imponen. Con el dictado de un deseo ciego, que es la vía segura a lo peor. Sólo hay suicidio al final del irracionalismo político. Los estandartes, las inmensas banderas, los cánticos cuyo ridículo el fervor enmascara, dan de bruces sobre un abismo. Que su fulgor impide ver. Estólida, la muchedumbre. Y repetida. La misma que Canetti vio anegar Berlín o Viena: Ein Volk, ein Reich, ein Führer! pueblo, patria, jefe. Que el patriarca de ahora esté en las antesalas de la cárcel por robos familiares más allá de lo sensato, en nada modifica el fervor del patriota. Los padres de una patria naciente están legitimados para todos los crímenes: la ley no cuenta para los creadores de nación y Estado. Y las coreografías son las mismas siempre: Núremberg, 1934; Barcelona, 2016. E idénticos serán sus desenlaces. Cuando en una población lo irracional impera, el suicidio está al doblar la esquina. Estólida, la muchedumbre avanza. Un súbito recuerdo me lleva a buscar en la biblioteca las Consideraciones políticas sobre los golpes de Estado de quien era, en 1639, el más grande de aquellos libertinos políticos que pusieron la libertad como clave de la política moderna: Todo lo que la plebe piensa no es sino vanidad, todo lo que dice es falso y absurdo, todo lo que desaprueba es bueno, y malo lo que aprueba, infame lo que alaba, y todo cuanto hace y emprende no es más que locura Muchedumbres: metáfora complacida de la muerte, a la cual diera imagen Leni Riefenstahl en su Triunfo de la voluntad: Alemania, 1934. Sin pasión, sin muchedumbre, en frío, ¿qué es una nación? No un mito milenario. Las naciones son un invento de 1789, que cristaliza a lo largo del siglo XIX. ¿Qué las define? El pacto de un sujeto constituyente. ¿Quién puede disolverlas? El sujeto que las constituyó. La nación española es lo que la Constitución de 1978 establece. Se funda sobre el voto mayoritario del sujeto entonces constituido. Y ese sujeto, la ciudadanía española, puede decidir destruirse. Por los procedimientos que la propia Constitución regula. O puede ser destruido por un ataque militar externo, o por una sedición interna. A esto último se llama golpe de Estado Sale caro. Cataluña o cualquier lugar de España puede llamar a abolir la Constitución vigente. Pero sólo la población española, en referéndum, puede aprobar eso. Si una parte del Estado la Generalidad lo es viola tal norma, consuma el golpe de Estado. Y, tras de un golpe de Estado, se abren sólo o la gloria o el presidio. L EL ÁNGULO OSCURO JOSÉ MANUEL DE PRADA PODEMOS Y EL PAPA Ni los podemitas más obtusos podrán negar que el Vaticano es el Estado con la constitución más avanzada del planeta veces, la visión caricaturesca que se ofrece de Podemos, como una patulea de perroflautas chupópteros de la teta chavista y siempre a la greña, impide que reparemos en movimientos muy sorprendentes que se están produciendo en su seno. Resulta muy llamativo, por ejemplo, constatar la franca admiración que Pablo Iglesias ha empleado siempre para referirse a Francisco. El Papa rema en una dirección muy parecida a nosotros ha afirmado en más de una ocasión; y también: Creo bastante en lo que dice el Papa, dice cosas muy sensatas No soy religioso, pero me sorprende estar tan de acuerdo con el Papa Cuando Francisco viajó a Estrasburgo, no hubo nadie que se mostrase tan encandilado con su discurso como Iglesias: Me encantaría conocer a Jorge Bergoglio dijo entonces Estoy convencido de que estaríamos de acuerdo en muchas cosas. Si ese encuentro fuera posible, para mí sería un honor tenerlo. En el Vaticano o en mi casa de Vallecas, donde sea posible En aquella ocasión Iglesias no pudo verse con Francisco; pero sí pudo regalarle (siempre hace regalos muy bien pensados) un ejemplar de San Manuel Bueno, mártir, la novela de Unamuno. Poco después, convocaron a Iglesias para una audiencia con el Papa que tendría que haberse celebrado en estos días ¡no contaban en Roma con que en España siguiésemos sin gobierno! y que, inevitablemente, ha sido aplazada has- A ta que dejemos de estar en campaña electoral. Lo cual tal vez ocurra cuando San Juan baje el dedo. No es la única prueba de esta sintonía. Íñigo Errejón, por ejemplo, no ha vacilado en fotografiarse con un ejemplar de la encíclica Laudato si entre sus manos, acompañado por Gustavo Vera, un político y activista social porteño que disfruta de la máxima privanza ante el Papa. Y, hace apenas unos días, Santiago Alba Rico, uno de los más finos intelectuales en la órbita de Podemos, publicaba en Cuarto Poder un artículo de atrevido tono paradójico en el que exhortaba a la izquierda a reconsiderar su visión contemporánea de la Iglesia y de su papel histórico en un mundo que se derrumba y en el que se contenía un encendido ditirambo de Francisco: Tenemos a un anticlerical anticapitalista en la Santa Sede, mientras el resto de los gobiernos del mundo se clericaliza de un modo u otro, vía el nacionalismo identitario, el laicismo fanático o el capitalismo mafioso. ¿No deberíamos alegrarnos de ello, para sumar nuestras huestes con nuestros debates y dudas a la lucha común? Alba Rico concluye así su artículo: Haciendo un pequeño esfuerzo, Unidos Podemos podría ser tan de izquierdas como el papa Francisco; de lo que no cabe duda es de que, si la doctrina católica la dicta el papa de Roma, en estos momentos Unidos Podemos es el partido más católico que existe en España. La vieja izquierda tenía a la URSS, a Cuba, a América Latina. La nueva, sin periódicos ni televisiones, sin apoyos geopolíticos, sólo tiene al Vaticano, de cuyas tropas tanto se burló Stalin. Es, en todo caso incluso electoralmente nuestra única baza Huelga añadir que el artículo de Alba Rico ha provocado sarpullidos en los sectores más cristofóbicos (que suelen ser los menos permeables al razonamiento paradójico) de Podemos; pero también el aplauso de otros sectores que piensan que una Iglesia comandada por Francisco (al que ven como una especie de Chávez sin boina y con muchos más seguidores) puede ser un excelente compañero de viaje A fin de cuentas, ni los podemitas más obtusos (que tanto hacen el caldo gordo a sus caricaturistas) podrán negar que el Vaticano es el Estado con la constitución más avanzada ¡y antigua! del planeta.