Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 11 DE SEPTIEMBRE DE 2016 abc. es estilo GENTESTILO TV 113 Capri La Semana de la Moda de Nueva York sorprende tanto al público asistente como al sector La involuntaria elegancia austera de Lacoste La marca francesa se inspira en el verano al estilo Brigitte Bardot en la Casa Malaparte MARÍA LUISA FUNES NUEVA YORK Tommy pier Instalación del desfile, inspirada en los parques de atracciones Messenger; se constituyó una suerte de comercio de conversación en el que el cliente interactuaba con un sistema informatizado que replicaba la comunicación humana. La nueva logística Para privilegiar la inmediatez de la venta tras el desfile, Tommy Hilfiger ha tenido que cambiar todo el flujo operativo de la empresa, un esfuerzo ímprobo en un tiempo récord. Claro que, en Tommy han decidido darse ciertas ventajas: las prendas presentadas en el desfile eran algunos clásicos de la casa norteamericana. La colección se presentó ya en febrero y por lo tanto los puntos de venta ya había realizado sus pedidos más importantes y la cadena de producción estaba más que en marcha. Se añadieron algunas piezas concretas para refrescar la oferta y se realizaron tests comerciales para estudiar la reacción a distintos modelos en la web www. mytheresa. com. Nueva estrategia Con la nueva estrategia de complacer al cliente y de reposicionar la marca, en Tommy Hilfiger han pretendido volver a dar frescura a sus colecciones y acercarse más a la moda, a la vez que tomar ventaja frente a ciertas colecciones de Abercrombie o Ralph Lauren, entre otras marcas. El grupo PVH Corp, actual propietario de la enseña, así como de Calvin Klein, ha conseguido con esta iniciativa impulsar su comercio digital, alejándose del formato tradicional de desfile y creando una experiencia interactiva. Los clientes más jóvenes ya no quieren esperar 6 meses para comprar lo que ven ha declarado Hilfiger en persona, quien, ante la cuestión de si será posible repetir esta hazaña la próxima temporada, ha contestado: Buena pregunta 1963. Brigitte Bardot, en albornoz y bustiers, posaba con naturalidad durante el rodaje de la película El desprecio bajo la batuta de Jean- Luc Godard, en la curiosa casa de Curzio Malaparte en Capri. El edificio, una obra arquitectónica de 1937 ideada inicialmente por el arquitecto racionalista Adalberto Libera, la acabó el propio escritor, Malaparte, que dirigió a un equipo de albañiles para rematar con austeridad y sencillez esta casa situada en uno de los acantilados más bellos de Italia, frente al Golfo de Salerno. La película y los volúmenes sencillos pero exagerados de la Casa Malaparte han marcado la colección que Lacoste presentó ayer en la Semana de la Moda de Nueva York. Con esta sugerente idea en mente, Felipe Oliveira Baptista ha desarrollado la colección de la casa francesa para la primavera del 2017. Capri representa casi mejor que ningún sitio, el verano. Y la casa de Curzio Malaparte, su interpretación más peculiar. Su impresionante terraza solárium y los cortados de más de 30 metros conforman el moderno y a la vez austero escenario que inspira una colección sensual y elegante, pero relajada. Con la idea de un partido de tenis en Casa Malaparte Oliveira Baptista muestra una selección de prendas que va desde amplios chandals en azul marino con raya lateral blanca, hasta faldas blancas con vuelo o sudaderas con capucha de corte deportivo. Los albornoces en tela de toalla que la Bardot paseaba en el film Le mépris que la actriz protagonizó junto Michel Piccoli basado en la novela de Alberto Moravia se retoman en forma y fondo. Se trata de una colección de prendas cómodas, cortes de albornoz, colores rotundos y tela de toalla, que se atan con improvisados cinturones. Los materiales como el pvc semitransparente en colores ácidos se combinan en chaquetas, capas y gabardinas de distinto largo, dejando ver las prendas que se llevan debajo. Las parkas y abrigos en hule blanco o verde con capuchas de algodón para ellas y ellos y los vestidos con rayas marineras de corte camiseta, se alternaron en la pasarela, combinados solamente con sencillos accesorios. Los bolsos, llevados a la espalda, eran sencillos modelos tipo mochila de varios tamaños, en lona barnizada de distintos colores. Quizás los accesorios más peculiares y atractivos fuesen los zuecos en cuero de distintos tonos, abiertos por delante y con una gigante plataforma en madera. Estaban inspirados en el sencillo y a la vez rompedor mobiliario brasileño de los años 50. Los demás atuendos, se combinaban con zapatillas de deporte sin anudar blancas, en ocasiones hasta el tobillo. Las prendas reversibles, los logotipos en relieve y las mangas retráctiles estaban entre las curiosidades de la colección. Algunos tejidos de algodón, se presentaban descoloridos como si el efecto del sol les hubiera minado prestancia, mostrando una elegancia involuntaria casi monacal. Felipe Oliveira Baptista reinventa con sencillez y prendas poco habituales, el estilo veraniego francés de una casa que representa el sport chic sin excesos. Inspiración cinematográfica Brigitte Bardot, en albornoz, en la película El desprecio ABC