Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 ECONOMÍA DOMINGO, 11 DE SEPTIEMBRE DE 2016 abc. es economia ABC EE. UU. cree que aún es posible un acuerdo comercial con la UE Francia pidió que se pararan las negociaciones y Alemania mostró reticencias MARIBEL NÚÑEZ MADRID Los últimos días de agosto fueron muy prolijos en declaraciones sobre la negociación del acuerdo comercial entre la Unión Europea y Estados Unidos, el conocido como TTIP en sus siglas en inglés. Una de las declaraciones que más llamó la atención fue la del presidente de Francia, François Hollande, que dio por muerto el Tratado al entender que hay principios y normas, tanto para el medio ambiente como para los aspectos sociales que no se pueden poner en cuestión de ninguna manera en virtud de ningún acuerdo comercial En la misma línea el vicecanciller de Alemania, Sigmar Gabriel, le echó también una jarra de agua fría a la posibilidad de cerrar este pacto de forma rápida, pero luego Angela Merkel, matizó algo el debate y dijo que tenían que seguir las negociaciones. Sin embargo al otro lado del Atlántico no se ven las cosas igual. Michael Punke, embajador adjunto de Estados Unidos ante la Organización Mundial del Comercio, aseguró esta semana en Madrid que el acuerdo no está muerto sino que, muy al contrario, se han hecho considerables progresos en muchas áreas y si tengo que destacar una sería la de la eliminación de tarifas de exportación, donde ya hay acuerdo en el 97 Punke insistió en que el compromiso del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es cerrar este acuerdo antes de que acabe su mandato, en enero de 2017. El representante de Comercio de Obama aprovechó su estancia en Madrid para entrevistarse con el secretario de Estado de Comercio en funciones, Jaime García- Legaz, quien le transmitió, según Punke, el pleno apoyo del Ejecutivo español al Tratado co- Legislación laboral, uno de los escollos Los principales obstáculos que tienen los negociadores del Tratado se centran en la legislación laboral. El problema radica en las desigualdades normativas en materia laboral entre los distintos países, pues en los EE. UU. impera una fuerte desregulación frente a UE. Por ejemplo, EE. UU. no ha firmado 70 de los tratados de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) entre ellos los relativos a negociación colectiva, libertad sindical, trabajos forzosos, huelga o trabajo infantil. En EE. UU. no son habituales los acuerdos entre empresas y sindicatos. mercial Estados Unidos- Unión Europea pese a que hay socios europeos que están empezando a tener dudas A nadie se le escapa que las próximas citas electorales tanto en Francia como en Alemania, que en principio están previstas para el próximo año, han tenido influencia en estas declaraciones contra un tratado comercial que puede poner en riesgo los estándares laborales europeos, según los sindicatos europeos. Este Tratado, de firmarse finalmente, sería el más importante en el terreno comercial de la historia ya que los intercambios comerciales entre ambos bloques económicos tienen un valor de 1,1 billones de euros y la UE es el comprador de productos a Estados Unidos más importante en términos de valor y de volumen, a lo que se une que es la principal fuente de inversión directa extranjera en Estados Unidos. Los expertos aseguran que si se llega a firmar el acuerdo comercial entre la UE y Estados Unidos se reforzaría más la relación entre ambas potencias ya que se quitarían barreras a la exportación a ambos lados del Atlántico. La idea de Washington es también que aumente el interés de empresas extranjeras por elegir Estados Unidos como lugar para implantarse, de tal modo que se puedan crear nuevos puestos de trabajo en su país. ¿Qué repercusión tendría el acuerdo comercial en la actividad? Los informes más optimistas pronostican un beneficio de 95.000 millones de dólares en aumento de la actividad económica para Estados Unidos y de 119.000 millones de euros para la europea, lo que supondría un crecimiento del PIB de entre 0,5 y el 1 para la UE. Claves del Tratado ¿Cuál sería el impacto del acuerdo en el resto del mundo? S. E. BERLÍN Estados Unidos y la UE suman 800 millones de personas y representan un 60 de la economía mundial, por lo que su unión comercial impactaría en todo el mundo. ¿Por qué se critica el oscurantismo de la negociación? ¿Qué impacto tendría en el empleo? El Tratado facilitaría la creación de 400.000 empleos, 110.000 en España. Los detractores del pacto creen, en cambio, que destruiría 600.000. Además del contenido de la negociación, que se ha ido conociendo por cuentagotas, la otra gran crítica al Tratado es la opacidad con la que la UE y Estados Unidos están llevando la negociación. Aportaciones a la UE Schäuble teme más cargas para Alemania por el Brexit El titular de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, asume que la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) implicará una mayor carga económica para Alemania como contribuyente al presupuesto comunitario. En un documento interno, los asesores del ministro germano han advertido de que el Brexit supone la pérdida del segundo contribuyente neto a los gastos de funcionamiento de la Unión Europea (UE) Con la salida del Reino Unido de la UE, la contribución alemana a la economía comunitaria ascendería del 21 al 25 según asegura el político alemán en una entrevista que publicó ayer el semanario Der Spiegel Según los expertos, es muy probable que se produzca un aumento de la contribución alemana a la financia- ción del presupuesto de la Unión Europea de alrededor de 4.500 millones de euros para los años 2019 y 2020, respectivamente Estos cálculos se desprenden del marco financiero actual y no contempla todavía posibles respuestas compensatorios cita el semanario. Retroceso exportador Estas declaraciones se producen en un momento en el que el motor de la economía alemana, las exportaciones, han echado el freno. Según los datos publicados por la Oficina Federal de Estadística (Destatis) Alemania exportó durante el pasado mes de julio bienes por valor de 96.400 millones de euros, una cifra un 10 %i nferior a la del mismo mes de 2015, lo que supone la mayor caída interanual de las ventas alemanas al exterior desde 2009. En comparación con el mes de junio, las exportaciones alemanas experimentaron una caída del 2,6 según los datos ajustados estacionalmente, su mayor retroceso mensual desde agosto de 2015. Por su parte, las importaciones de Alemania sumaron en julio 76.900 millones, un 6,5 por debajo de la cifra de un año antes y un 0,7 menos que en junio. La balanza comercial alcanzó un superávit de 19.500 millones de euros en julio, por debajo de los 24.800 millones del saldo positivo de julio de 2015.