Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 11 DE SEPTIEMBRE DE 2016 abc. es internacional INTERNACIONAL 39 a José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch, que califica el acuerdo de La Habana como una piñata de impunidad -Es que eso es lo más curioso, porque este es un acuerdo que ha conllevado ese tipo de coaliciones. Por ejemplo, quién se iba a imaginar a Vivanco y Uribe en coincidencia sobre atropellos a la justicia y los derechos humanos. De la misma manera que han coincidido como principales críticos del proceso el vicepresidente Germán Vargas Lleras, que critica el Tribunal diseñado por un comunista español para las FARC, y el fiscal general Néstor Humberto Martínez, quien plantea que con niveles históricos de cultivos de coca y la permisividad con el cartel de las FARC la paz sería inviable. -Pero el vicepresidente Vargas Lleras ha dicho que él va a votar que sí -El país entero ha entendido ese sí como un no disfrazado de quien aspira a la Presidencia con tesis diametralmente contrarias al acuerdo de Santos y las FARC. Las caricaturas no se hicieron esperar. ¿Cómo se explica un país dividido ante una perspectiva de paz tras tantos años de conflicto? -El presidente se ha empeñado en vender la idea de que en aras de los acuerdos de La Habana el fin justifica los medios. Y esa inmoralidad democrática, por decirlo de alguna manera, ha calado en algunos sectores. Pero también ha generado una airada reacción en quienes creen en las instituciones democráticas como cimientos de una paz real, a los que el pacto con un comunismo rancio y el narcotráfico no convence. -Aparte de que el ELN no esté incluido dentro del proceso de paz, hay indicios de que elementos relevantes de las FARC tampoco se suman... -Que el propio jefe negociador de las FARC pidiera el día de la firma del acuerdo que se declare una guerra a los paramilitares, que hoy son mucho más peligrosos y poderosos que las FARC, y que la guerrilla del ELN, que muchos sindican como sucursal de las FARC, abra negociaciones de paz resume en buena parte lo que viene. Queda además el narcotráfico en el que las FARC son predominantes y en el que sigue actuando con socios como el Chapo Guzmán, Al Qaida y el cártel de los Soles venezolano. Jurisdicción Espacial para la Paz Su efectividad se mide por las penas, según dice la Corte Penal Internacional. Y las penas son una burla, como dice Human Rights Watch. Es un simulacro de justicia Acuerdo de paz solo parcial El negociador de las FARC pidió al firmar el acuerdo que se declare la guerra a los paramilitares, y que el ELN, sindicado por muchos como su sucursal, abra negociaciones de paz Fin del Plan Colombia Por exigencia de las FARC, Santos bajó los brazos y les entregó la cabeza del Plan Colombia. El negocio del cártel de las FARC duplica su tamaño cada dos años El Acuerdo de La Habana Borra la línea entre víctimas y victimarios. Partiendo de ahí, de reescribir la Historia a su antojo, del simulacro de justicia en un seudotribunal, todo queda bajo sospecha La derrota del Estado Si yo les hubiera entregado a las FARC una cuarta parte de lo que les entregó el presidente Santos, ellos me habrían firmado a la carrera cualquier cosa -En esto usted ha sido muy crítico, tal vez porque el asunto toca una fibra muy personal... -Claro, porque todo esto es la consecuencia de la muerte del Plan Colombia por exigencia de las FARC. El Plan fue concebido junto con el presidente Bill Clinton como una ofensiva social y militar contra el narcotráfico y eventualmente contra la guerrilla. Fue tan exitoso que con unas Fuerzas Armadas y Policía renovadas se logró sentar a las FARC de nuevo a la mesa y reducir los cultivos de coca de 180.000 hectáreas en mi Gobierno a 40.000 en el Gobierno Uribe. Pero, por exigencia de FARC, Santos bajó los brazos y les entregó la cabeza del Plan Colombia. Hoy se llega a 200.000 hectáreas y el negocio del cártel de las FARC duplica su tamaño cada dos años. ¿Es relevante en este contexto que se declare al narcotráfico un delito conexo? -El presidente Santos está pidiendo que se declare el narcotráfico como un delito conexo, amnistiable, porque sus recursos fueron utilizados supuestamente con fines de rebelión, para ganar la guerra que le declararon a Colombia. ¿Cómo le podemos explicar al mundo que el tráfico de drogas y sus secuelas tan graves de terrorismo y salud pública son apenas un delito conexo, una infracción tan grave como estacionarse en una zona no permitida? -Es evidente que todo proceso implica hacer concesiones, porque si no no hay una negociación. El escritor Héctor Abad Faciolince sostiene que Uribe o usted si hubieran estado en el poder ofrecerían una impunidad igual o mayor que esta a las FARC. -Ese argumento de Abad a favor de la impunidad de criminales de guerra y delincuentes de lesa humanidad es, en lo que a mí concierne, absurdo. Es que el fin justifica los medios. Si yo les hubiera entregado a las FARC una cuar- ta parte de lo que les entregó Santos, ellos me habrían firmado a la carrera cualquier cosa. A un alto costo político, no entregué nada y retomé de inmediato el área de negociación. A Santos le dije lo acompaño dentro de la Constitución y de la ley Así lo hice. Pero cuando la propiedad privada se puso en duda, cuando entrega diez millones de hectáreas productivas a las FARC, cuando pasa por encima de la separación de poderes y las garantías democráticas y asume poderes dictatoriales, cuando entrega la Justicia, cuando redacta otra constitución con las FARC, ahí dije no más. -Pero parecen estar desgañitándose contra un acuerdo que una amplia mayoría considera que es bueno... -La función de los líderes políticos es advertir en conciencia. Aun a riesgo de asumir el papel de aguafiestas. El Gobierno bajó el umbral de participación en el plebiscito de la amplia mayoría de 50 por ciento, violentando una salvaguarda constitucional, a un mínimo 13 por ciento. Mala señal. Solo entre 2012 y 2014, para la campaña presidencial de Santos sobre el mismo tema, se gastaron mil millones de dólares del presupuesto en publicidad y eventos Pésima señal. Esta corrupción no tiene antecedente en el mundo. En medio de esta avalancha, obviamente vamos a contramano de la aplanadora publicitaria del régimen y su propaganda con imágenes de ríos de leche y miel. -Hablemos de la justicia transicional que es especialmente cuestionada. Comisión de la Verdad parece normal que en cualquier proceso de este tipo tenga que haber una comisión así. ¿Por qué sus críticas, entonces? -El Acuerdo de La Habana borra la línea entre víctimas y victimarios. Se perdió la figura del victimario. Partiendo de ahí, de la historia que pretenden reescribir a su antojo, del simulacro de justicia montado en un seudotribunal, todo queda bajo sospecha. -Pero esa Jurisdicción Especial para la Paz contempla el poder confesar sus delitos, el reconocer aquello que se ha hecho mal y así obtener penas reducidas. -La efectividad de la jurisdicción se mide por las penas, dice la Corte Penal Internacional. Y las penas son una burla, como dice Human Rights Watch. ODO? KNO u bHT 6 T bT? T, C kT? P CQI kC; OH ODO? KNO! w o AOQKTH D: O9 T TAO? T z P, T u DCQLO x GO O KD KD; O? O O kTRK; TQKãD pOH: 7O KH 9O? T ONaQ b Z Z VaQ (m (B) sp n pO Q: OD; C DK C OHC 6 T HTPC KDQH: KPC nQ ZT W P ã STQ S QPTUb J PObU Zb U baZOb ZÊU WNK kZWM Q M- WZ T SbQb O QVZUb bP bP W S QZT T SNaWZ b T 5 b SQ MZPOb bS QONQb D T ONaQ p vU WNJ MN WTP U WbP ONQZPOb PbWZ b P rb QZ ObPbP bËQ bP J OQbPWb TPp P N UOT G 2 SbQb UZ TP PÊWT PTaQ W ZVSTQO W TO Wp TUPNWOb TU Z ZTU P bP J b P bSWZ b ZÊUp xbPOTP POZÊU 5 C e STQ Q P QMb UT ZU WNZ TPp nb T U 4 V P P PZU ZUO Q P P ZUO Q P P PNaM U ZTUb TP STQ hZbY P zW TQO vU WËP kp p yZUbU Zb ZÊU PNY Ob b Wb bSQTab ZÊU yZUbU Z Qb zW TQO U WP C; B; G; 2 5; L; 6 -T! U T 8 S 1; A. POTP PO VU U. U, TP U (NU, VU RTQO M UO. J P 81 PO. NU! K T 0 F 1; C R TP 8! P P P U UO Q P PJ? RTQO J 09 S 12 901 P 2 3? S 42 j z D 9 22 POTP PO VU 812 RTQO OTO. QW $O T N T 0981; RTQO J 0; 9 SS 12 9 S 1 P 2 3? S 42 j z G 22 POTP PO VU 0 F 1 RTQO OTO. QW $O T N T 0; 90 F 1; 6 TU T P U Z O NTO. 7 E. P $O. P; GTUPN O. TU TU P; LDJ T UOT H P. HNUT; G; G; L; 9) C 6 5? L 00 F I LD 6? D;