Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 4 DE SEPTIEMBRE DE 2016 abc. es cultura CULTURA 61 para mí era cómodo. Pero luego, con la rutina de giras y discos, aquello cambió. Empecé a tener un deseo que me quemaba de contar lo que yo llevaba dentro. Otro asunto que influía, claro, es que todo el tiempo que estuve con miedos y tomando drogas no estaba en el estado adecuado para componer. Cuando compones tienes la piel muy fina, te vuelves muy vulnerable y no logré afrontar eso hasta el pasado año. ¿Quién es la niña rubia que aparece con usted en la portada del disco? -Es mi hija. El álbum realmente cuenta una historia, un viaje de la oscuridad a la luz, y yo quise que cada canción se reflejase en una foto. Trabajé con un fotógrafo muy veterano, que lo hizo. En el caso de la de mi hija, quería contarle mi visión de la vida, que hay momentos brillantes, pero también otros de mierda. No quería contarle que la realidad es solo azúcar, como hacen muchos padres, quería que supiese que también existe la resaca. Pero en esa canción hay algo más. En el primer año de su vida yo realmente no estaba. No era un buen padre para ella, andaba fuera y con mi adicción. Ahora soy mejor y le he hecho una promesa: Siempre estaré ahí si me necesitas Hoy puede confiar en mí por completo. Para mí es importantísimo poder decir algo así. -Escuchándole durante años, alguna vez he pensado que usted habría podido cantar ópera. -Oh, sí. Es verdad que tengo el registro adecuado. Es gracioso, recuerdo que cuando murió Pavarotti, sentado al piano traté de hacer Nessun dorma Uff, allí me di cuenta de que en realidad necesitas años y años de entrenamiento para hacerlo bien. Puede que tenga el talento natural, pero tendría que trabajar muchísimo para ser un gran cantante de ópera. El Festival de Venecia El Papa de Jude Law y Paolo Sorrentino triunfa en la Mostra La serie sobre un Pontífice joven y guapo está llena de intriga y secretos ÁNGEL GÓMEZ FUENTES ENVIADO ESPECIAL A VENECIA Me encanta España -Usted ha cantado mucho en España. ¿Le gusta? Igual por la fiesta hasta le gustaba más de lo debido... -Ja, ja ja, sí... Me encanta. Adoro España. La cultura es tan rica y estimulante. Inglaterra es muy agradable, pero no existe esa pasión. -Bueno, ustedes cuando caen unas pintas también alborotan lo suyo. ¡Exactamente, así somos en Inglaterra! Y eso es una vergüenza. Prefiero que las cosas salgan de manera natural, como ocurre en España. Los conciertos allí siempre estaban llenos de energía, la gente te da tanto... ¡Y la comida! Oh, esa comida. Es mi favorita en todo el mundo. ¿Está contento con el Brexit? Usted es muy inglés, tal vez votó Leave. -No, realmente no voté. La razón es que encuentro la política muy confusa. Con frecuencia se miente tanto como se puede. No creo que un ser humano pueda tomar la decisión correcta con un simple sí o no. Es imposible, la vida no es blanca o negra, está llena de grises. Se ha creado un gran dolor de cabeza, pero al final no creo que la situación sea muy diferente a la de antes. Habrá acuerdos y la misma libertad de movimientos, etc. Era una de las citas más esperadas del Festival de cine de Venecia: El estreno mundial de los dos primeros capítulos de la serie de televisión Sky The Young Pope El Papa joven de Paolo Sorrentino, ganador de un Oscar con La gran belleza (2013) El británico Jude Law interpreta a Lenny Belardo, un cardenal estadounidense conservador que se convertirá en Pio XIII, un Papa joven y bello, el primer pontífice norteamericano, que se ve acosado por dudas y contradicciones: ingenuo y astuto, irónico y pedante, determinado e inseguro, antiguo y moderno, distraído pero seducido por las intrigas de la curia. Mantiene la prohibición de fumar en el Vaticano, introducida por su predecesor Juan Pablo II, pero él sí fuma. Supe que Ratzinguer fumaba ha explicado Sorrentino. Como asistente más cercana, Pio XIII cuenta con la anciana monja que lo acogió en el orfanato: la hermana María (Diane Keaton) Y su maestro de ceremonias es el cardenal Gutiérrez (Javier Cámara) Como otros cineastas, también el realizador napolitano se ha sentido atraído por la figura carismática que representa un Papa y lo hace con su estilo innovador habitual: efectos visuales extraordinarios y escenas oníricas, con evocaciones al cine de Fellini, Antonioni y al Habemus Papam de Nanni Moretti. La fascinación de Sorrentino por Venecia se abre precisamente con un sueño en la plaza de San Marcos: Un bebé gatea sobre una serie de querubines dormidos y de ese contexto onírico surge la figura de espaldas del pontífice vestido de blanco. Pío XIII exige para desayunar Cherry Coke Cero y no autoriza que se comercie con su figura fotografiada en objetos promocionados por el Vaticano, porque Dios es la única figura que importa. Su duelo con el cardenal Voiello (Silvio Orlando) encargado Paolo Sorrentino, en la presentación de su filme en Venecia Jude Law, que encarna al Papa de la serie, atiende a los fans REUTERS también de las finanzas, abunda en las intrigas: El Papa logra que el confesor de la curia rompa el secreto del confesionario y le revele los pecados del cortesano cardenal Voiello, que resultan ser pensamientos lujuriosos con la estatua Venus de Willendorf (famosa figura del arte prehistórico) Inevitable que en la rueda de prensa la primera pregunta a Sorrentino fuera sobre qué reacción esperaba del Vaticano ante su serie: Es un problema del Vaticano, no es un problema mío. No es ni siquiera un problema. Si tienen la paciencia de verlo completamente comprenderán que es un trabajo que afronta con curiosidad y con honestidad, sin ningún deseo de hacer estériles provocaciones ni de mostrar alguna forma de prejuicio o de intolerancia. Se trata de un trabajo que indaga con honestidad y curiosidad las contradicciones y las cosas fascinantes del clero, de los curas y de las monjas, y de un sacerdote distinto a los demás que es el Papa declaró Sorrentino, quien al mismo tiempo reconoció sus limitaciones para abordar un mundo tan complejo como el de la curia y el Vaticano en diez horas que dura la serie. A Paolo Sorrentino se le ha preguntado si no va contracorriente al plasmar en la serie un Papa conservador que no sería el caso de Francisco: El Papa que hemos tratado de reflejar es opuesto al actual, pero podría ocurrir que después de un Papa liberal venga uno que tenga ideas diversas El Papa joven en los dos capítulos presentados, es una obra entretenida, con cierta comicidad, con fuerza plástica, pero está por ver si Sorrentino es capaz de mantener el interés en toda la serie. AFP