Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 4 DE SEPTIEMBRE DE 2016 abc. es conocer Canonización en Roma SOCIEDAD 53 La santa de los pobres JOSÉ FRANCISCO SERRANO OCEJA LA NOCHE OSCURA DE TERESA Quien aparecía en los edios como una mujer débil físicamente, atravesó, cumplidos los 60 años, una intensa prueba espiritual L REUTERS Una gran relación de amistad entre mujeres La Reina Sofía quiso conocer a la Madre Teresa. El 24 de junio de 1980 tomó la iniciativa para ir a saludarla durante una visita de la religiosa a Madrid y desde entonces muchas fueron las veces que se vieron, como en 1986 (a la izq. cuando acudieron juntas a la apertura de una residencia de ancianos en Leganés. JAIME PATO El Papa saluda a los voluntarios de la Misericordia, ayer en Roma REUTERS afirmó que la Iglesia no puede permitirse actuar como lo hicieron el sacerdote y el levita con el hombre abandonado medio muerto en el camino. No sería digno pasar de largo y pre- tender tener la conciencia tranquila solo porque se ha rezado Pero la oración sincera fortalece a los voluntarios, y el Papa les invitó a hablar con el Señor de todo lo que hacen. Lla- madlo. Haced como la hermana Mary Prema la superiora general de las Misioneras de la Caridad que golpea la puerta del sagrario. ¡Qué valiente! invitó, e insistió en que se necesitan personas capaces de contrarrestar con su vida el individualismo, el pensar solo en sí mismo y desinteresarse de los hermanos necesitados Por toda Roma, los peregrinos y las imágenes de la Madre Teresa desbordan alegría. Entre ellos, se encuentra la familia de Marcilio Andridio, cuya curación fue el milagro incluido en el proceso de canonización. Se diría que hasta los miles de policías y soldados que protegen la ciudad y los alrededores de la plaza de San Pedro participan en esa satisfacción, aunque no bajan la guardia. El Vaticano no tomará medidas de seguridad excepcionales con motivo de la celebración, para la que ha distribuido 100.000 entradas gratuitas. Además, se han acreditado 600 periodistas. a noche oscura de la Madre Teresa de Calcuta convierte su canonización en una oportunidad para reflexionar sobre las paradojas de la fe. Quien aparecía en la escena mediática como una mujer débil físicamente, pero fuerte en su interior, atravesó, cumplidos los 60 años hasta su fallecimiento, una intensa prueba espiritual. ¿Es necesaria la duda de fe, la crisis, para tener una fe auténtica como sostiene alguna teología y espiritualidad? ¿En qué sentido? A los diez años del fallecimiento de la Madre Teresa, el postulador de su causa, el padre Brian Kolodiejchuk MC, director entonces del Mother Teresa Center publicó la correspondencia íntima de esta religiosa. La edición en español se tituló Madre Teresa. Ven, sé mi luz Algunas de esas cartas habían sido editadas antes por el periodista Saverio Gaeta, en el libro El secreto de la Madre Teresa En uno de sus escritos, la Madre Teresa confiesa: Señor, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Yo era la hija de tu Amor, convertida ahora en la más odiada, la que Tú has rechazado, que has echado fuera como no querida y no amada. ¿Dónde está mi fe? En otra, explica: Hay tanta contradicción en mi alma: un profundo anhelo de Dios, tan profundo que hace daño; un sufrimiento continuo, y con ello el sentimiento de no ser querida por Dios, rechazada, vacía, sin fe, sin amor, sin celo... El cielo no significa nada para mí: ¡me parece un lugar vacío! No es la primera vez en la historia de la santidad que ocurre un fenómeno de presencia- ausencia de Dios. Teresa de Lisieux sufrió una dura prueba similar sobre lo que le esperaba después de la muerte. Este camino interior de purificación de lo exterior apunta a la necesidad de una vida de fe anclada no en el sentimiento, estado de ánimo o en lo emotivo. La impresión de que, si al hombre moderno le faltan los sentimientos, se desvanece y contrasta con la certeza de la orientación de la vida que propone la inteligencia de la fe. La Madre Teresa llegó a amar la oscuridad y por eso es hoy luz.